Home > Uncategorized > El pícaro cortesano

El pícaro cortesano

Fernando Bonete Vizcaino

El Lazarillo de Tormes en la escena de la Corte” es la interesantísima y original propuesta de Eduardo Torres Corominas para entender esta imperecedera obra de la literatura española desde una nueva perspectiva. Las investigaciones realizadas por el Dr. Torres Corominas son fruto de un intenso estudio posdoctoral, y fueron expuestas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la USP-CEU de Madrid durante el XV Ciclo de Conferencias de Literatura Española, conjunto de ponencias que dirige y coordina la Drª. Isabel Pérez Cuenca, profesora de Literatura en dicha Universidad.

En los años 90, José Martínez Millán, catedrático de Historia Moderna de la Universidad Autónoma de Madrid, iniciaba una sorprendente incursión en la Corte española del siglo XVI para proponer una visión renovadora del concepto. Esta indagación abría las puertas a todo un mundo de posibilidades interpretativas de la Historia de la Música y del Arte, pero también de la Literatura Española.

Envuelta en la expansión de esta manera de entender la realidad política y social del momento hay que entender las teorías de Corominas y su interpretación de la obra que fue objeto de su ponencia: El Lazarillo de Tormes. “La corte no es solo un lugar. Es una serie de redes clientelares de servicio-merced que permiten medrar hasta el nivel de las élites y cohesionar el sistema político para la acumulación de poder”. En este sentido el afán del hombre, que hay que entender contenido en el antropocentrismo surgido el siglo anterior, la lucha contra el otro, sería núcleo de la constante pugna entre facciones por hacerse con el poder.

Y para tal fin de lograr las aspiraciones personales, solo las apariencias pueden servir. Junto al verdadero “hombre nuevo”, de formación moral e intelectual de calidad, Corominas sitúa el aglutinamiento de toda una serie de oportunistas que se valdrían de su “fachada” para, a través del “discurso constante en escena”, “actuar de por vida y llegar al nivel de las élites para imponer su voluntad de gobierno en distintas esferas y círculos”.

En este contexto de “farsa perpetua e inmoralidad” ha de ser entendida, para Torres Corominas, la vida de Lázaro. El prólogo, con el relato de la historia materna y la separación familiar, es la primera evocación del inicio de una aventura en la que la “desvinculación moral y la voluntad de lograr la integración en la civilización, en la Corte, es patente”. Desde esta primera aproximación, Corominas ve claro el proceso de aprendizaje, primero con el ciego, quien le muestra “avisos”, es decir, trucos para simular su fachada, más tarde con el clérigo, con el que corta todo nexo con la religión, y por último su encuentro con el escudero, paradigma del “disfraz exterior con un interior que en realidad está vacío, tal y como su casa: de fachada aparente, pero falto de muebles y sustento”.

El Tratado VII sería para Corominas el final del Lázaro ya formado y listo para congraciarse con quien le otorgue la honra necesaria para introducirse en la Corte. Y así lo consigue gracias al arcipreste, que le otorga “favor” para casarse y obtener el oficio de pregonero. La integración en el modelo de Corte sacrificando toda actitud moral.

La importancia de las tesis de Corominas también residen en que no contradicen la diversidad de perspectivas a las que se puede optar con la lectura del texto. Ya sea como tratado práctico de cortesanía, manteniendo una visión crítica, o como parodia del cortesano (que no es otro que un pícaro), la interpretación de las palabras de Lázaro sobre aquellos que “consiguieron con fuerza y maña remando llegar a buen puerto” siguen guardando su sentido más auténtico: la vida.

Continúa el camino...
‘La Guerra de los Doscientos Años’ de Abulafia: una obra necesaria
Los Cinco y yo
Mujer sin hijo
La vida de las abejas

6 Responses

  1. No me lo puedo creer… XD muy buena idea la de publicarlo! Ya encarnas el perfil del profesional periodístico! Para mí, ha sido la conferencia más interesante de todas las de Literatura… se agradece que reúnas la información aquí. Podrías hacerlo con el resto de conferencias… Un saludo!

  2. Eres mi ídolo y yo soy tu fan! ole tu Fernando. Me encanta el blog, me encantan tus entradas, la temática, la estructura, todo. GENIAL! TÚ SI QUE VALES! Jeje! Un abrazo

  3. Pablo

    No digo nada pero lo mejor del artículo es la última foto, por el chico ese de rojo con barbas, que tio más guapo.
    De la conferencia solo decir que magnifica.
    Del blog decir que magnífico.
    Del cambio de formato decir que muy moderno.

    1. Sin lugar a dudas. Esa mirada de héroe crepuscular, ese bolígrafo cual estoque, símbolo del arrojo y valentía que supone escribir apuntes… y rodeado de mujeres de todos los países y culturas… ¡Qué chico más limpio y más majo!

  4. j.Williams

    buen artículo buena foto sobre todo buen encuadre, supongo que la conferencia estaría hasta arriba , diste en el clavo fotografiando a tan ruines personajes sobre todo el de rojo .( alias, el nuevo quivo) quien es el de verrde? parece interesante

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar