Home > Toros > ¿Motivos para quejarnos? Motivos para unirnos

¿Motivos para quejarnos? Motivos para unirnos

Pablo Casado Muriel

Desde hace unos meses, el mundo del toro se estremece ante los datos que se publican en unos y otros informes respecto a la reducción de festejos taurinos. Una realidad negativa que no puede obviarse, pero que tampoco debe convertirse en base para predecir el fin de la Fiesta. La situación que vive el país hacía inviable una cantidad de corridas y espectáculos que se programaron en la época de las vacas gordas, cuando vivíamos en la “burbuja”.

Vamos a ver algunos ejemplos bastante claros.

La asistencia al cine se redujo en un 10% en España y en 2010, es decir 11 millones menos de entradas vendidas (http://goo.gl/a5rhW). En 2011 cayó un 7% más (http://goo.gl/ZI09j). El teatro tampoco se salva: en Castilla-La Mancha la asistencia cayó en un 41%, por lo tanto el número de representaciones un 38%. (http://goo.gl/on0ql)

Esto pasa con el cine y con el teatro. ¿Cómo está el deporte -el mayor motor de ocio que a priori se tiene-?

En la “primera división” de baloncesto, la Liga Endesa de la ACB, dos equipos han estado a punto de perder la categoría por no disponer del dinero para la inscripción (http://goo.gl/uJvxk –  http://goo.gl/FwaQ7). Finalmente fueron admitidos, pero un deporte tan presente en la sociedad parece temblar. En balonmano, un histórico como el san Antonio desaparecía este verano al perder a su patrocinador (http://goo.gl/m1CNx).

¿Y el fútbol? El deporte “rey” se mueve entre concursos de acreedores, deudas con Hacienda y estafas por parte de “jeques”, “sultanes” y similares. La asistencia a los estadios, salvo excepciones, también es preocupante; el Coliseum de Getafe (1ª división) es ejemplo representativo. 

Puestos los ejemplos, vamos con la conclusión:

La crisis económica que vive España está repercutiendo en el ocio popular, no hay dinero que gastar. A esto sumamos que el mundo del toro no cuenta con el acomodo social que tienen los ejemplos expuestos, pero sí con la losa de ser atacado por políticos, trepas, “progres”, etc.

La reducción de festejos es lógica, y puede ser buena para sanear el sistema. Un sistema que debe cambiar de arriba abajo, con empresarios trabajando no solo como elaboradores de carteles, sino como creadores de interés por la tauromaquia; con toreros y, en especial, figuras accesibles y concienciadas con la situación, reduciendo en lo posible sus honorarios. Repercutiendo, por supuesto, con bajada de precios en taquillas, ganaderos fomentando el toro encastado y que provoque emoción, medios que se preocupen por la difusión de la Fiesta, organizaciones y asociaciones que promuevan los espectáculos taurinos y los abran a un público mayor (apoyados por toreros, empresarios, etc.).

Todo esto no se hizo en la época de las vacas gordas, las vacas flacas deben servir para unir a todos los taurinos y analizar la situación. En definitiva, remar en la misma dirección para que una vez hayamos superado la tempestad, tengamos un barco mucho más fuerte.

_______________
– Otros artículos relacionados con el toreo en nuestra sección Por chicuelinas

Continúa el camino...
«Peer Gynt»: la grandeza de la alienación
Flores, vacíos y silencios para Mucha
«Vania». Moriré así pero podría no hacerlo
Low Roar. La calidez del hielo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar