Home > Pensamiento > La verdadera naturaleza de los recursos naturales

La verdadera naturaleza de los recursos naturales

La verdadera naturaleza de los recursos naturales

Andrea Reyes de Prado
@AudreyRdP

En el mundo hay dos tipos de países: los desarrollados y todos los demás. Porque no tenemos muy claro cuáles son los subdesarrollados y qué significa exactamente ser “sub”, y porque tampoco tenemos muy claro cuáles están en vías de desarrollo y en qué consiste exactamente ese proceso.

Ese grupo de países pobres, aislados y alejados de nuestro día a día, suponen un gran signo de interrogación en muchos sentidos. ¿Cuáles son? ¿Por qué lo son? ¿Y por qué no pueden dejan de serlo?

Mi intención no es escribir un libro respondiendo a éstas y muchas otras preguntas. Gente mucho más cualificada ya se ha encargado de ello. Gente formada, con cientos de cargos y títulos y miles de vueltas al mundo en menos de ochenta días. Mi intención es, desde mi ignorancia e inexperiencia, centrarme en uno de los muchos problemas que tiene el subdesarrollo y exponer las ideas que desenmascaran a los siempre bien pintados recursos naturales. Para ello y por si acaso, empecemos con esta pregunta:

¿Qué son los recursos naturales? “Se denominan recursos naturales a aquellos bienes materiales o servicios proporcionados por la naturaleza sin alteraciones por parte del ser humano; y que son valiosos para las sociedades humanas por contribuir a su bienestar y a su desarrollo de manera directa (materias primas, minerales, alimentos) o indirecta (servicios ecológicos)”, dicta una página cuyo nombre prefiero evitar para no restarle seriedad a mis párrafos.

Repasado el concepto, mi segunda pregunta es: ¿lo lógico no sería que los recursos naturales sirviesen de trampolín para alcanzar la prosperidad? Por ejemplo, el petróleo, uno de los más necesarios y deseados. Aquel país que, por gracia de la naturaleza, tenga petróleo en su territorio, tendría que salir muy beneficiado. En ocasiones es así, pero, por extraño que parezca, son casos excepcionales.
La mayoría de los países que poseen abundantes recursos naturales destacan en igual medida por su inestabilidad política y su falta de desarrollo, llegando incluso a guerras civiles. El panorama, por lo tanto, no es muy halagüeño… Incluso hace replantearse si no sería mejor andar escasos de carbón pero saciados de un gobierno estable y justo.

Thomas Friedman, periodista y escritor estadounidense (y tres veces ganador del Premio Pulitzer, dato que le separa de la mayoría de periodistas y escritores estadounidenses), argumentó en un artículo: “Hay solamente una cosa más tonta que ser un país adicto al consumo de petróleo y es ser un país adicto a la venta de petróleo. Porque ser adicto a la venta de petróleo puede hacer al país realmente estúpido”.

La clave de la maldición de los recursos naturales parece encontrarse en las rentas. Por ejemplo, a nivel social la distribución del dinero no está asociada al trabajo y al esfuerzo personal. ¿Para qué esforzarse si el gobierno cubre (aparentemente) todas las necesidades? Se genera así una sociedad pasiva, lo opuesto al espíritu que se necesita para el desarrollo.

Algo tan sencillo como una roca llena de minerales o, incluso, el propio viento, generan conflictos muy complicados a nivel político, económico y social. ¿Cómo podrían controlar los recursos y saber manejarlos? ¿Tiene alguna solución la maldición de los recursos naturales? ¿Tiene alguna solución la pobreza? Según aquella gente cualificada, sí. Enumeran medidas que podrían y/o deberían seguir los países subdesarrollados para librarse de ese prefijo, pero ninguna parece poder llevarse a cabo.

La teoría está muy bien. Muy bien planteada, muy bien redactada y muy bien publicada. Pero, ¿y la práctica…? Por ello, a menudo el ser humano me resulta contradictorio. Sacando sobresalientes y Matrículas de Honor en política, economía, ciencia y tecnología y, al mismo tiempo, suspendiendo en la vida.

Continúa el camino...
Informe desde la ciudad sitiada. Zbigniew Herbert
«Ya no estaremos aquí». Relatos de un tóxico dónde
Libros para cuando navegar
Cartas desde Alejandra Pizarnik

4 Responses

  1. Saludos y enhorabuena por los artículos, éste es muy importante y deberíamos pensar en ello.

    Te doy mi opinión, un aspecto que pienso; ¿qué creencias son las que dominan en estos países? Sabemos que la creencia es lo que nos mueve y es aquello que amamos lo que nos ayuda a superar las dificultades. Estos países son dominados por sectas y pseudo-religiones, magia, fanatismos e idolatrías; no han conocido el amor verdadero de Dios, ni son libres para conocerlo. El mal anida en la ambición y la avaricia del “oro” y riquezas naturales. La verdad es perseguida porque no interesa, viven a costa de hacer a las personas esclavas de un régimen de una figura política. La pregunta es: ¿cómo hacer que las personas consigan ser libres?
    _La formación y la comunicación, educación cultural, respeto a las diferencias y valoración de la diversidad. Dios ha creado todo para el Bien, la Belleza y el Amor.

    Suena idealista y sencillo. Puede ser un principio.

  2. Precisamente hoy en clase de Geografía hemos estado hablando de esto. Una cosa que me ha llamado la atención es que enviamos ONGs y grupos para ayudar a esos países, para intentar cambiar su situación, para enseñarles, construir colegios, hospitales… Pero eso, en vez de hacerles más libres, les hace cada vez más dependientes de esa ayuda exterior. (El profesor lo ha explicado más detalladamente y mejor).
    Con sus sistemas políticos, efectivamente, hay que tener mucho cuidado… Es fácil, cuando la población tiene una mentalidad débil y dependiente, caer ante cualquier aprovechado. Al ser humano, por desgracia, le atrae demasiado el poder y la riqueza…

    ¡Muchas gracias por opinar! : )

    1. Giuseppe

      ¿Qué opina del aumento de la Deuda Externa de las dos últimas décadas, propiciadas por las medidas del FMI y del BM?
      ¿Qué opina de que los estados tengan que refinanciar la deuda constantemente y que la mayor parte de su gasto sea para pagar los intereses de la deuda?
      ¿Qué opina del aumento de la especulación en el Mercado de Alimentos (Bolsa de Chicago), tras la huida de los especuladores del Mercado Financiero?
      ¿Qué opina del proteccionismo agrícola europeo frente a los productos agrícolas africanos en el marco del supuesto Mercado Libre global?
      Agradecería que me diera respuesta concreta a estas preguntas.

      Por otro lado, el racismo tiene sus orígenes históricos. proviene de un supuesto complejo de superioridad cultural y religioso europeo, que derivó en la masacre humana de los africanos, en la esclavitud, en el expolio cultural y en la represión religiosa. ¿Quién fueron más animales? Evidentemente los blancos de la cruz y la espada. Saludos

  3. Giuseppe

    Evidentemente en este artículo no se habla de los principales problemas históricos que han derivado en la conformación actual geopolítica.
    Es obvio para cualquiera que estudie un poco el problema, que precisamente han sido las medidas liberales, es decir, las directrices del FMI y del BM las que han disparado la deuda externa de los países africanos.
    Como siempre, se pretende echar la culpa a los gobiernos de estos países, y sin quitarles la responsabilidad, no son peores que los gobiernos de este país en donde hay una corrupción sistémica, cargos hereditarios y una institución como la iglesia, cuya relación con la sociedad e instituciones no está regulada y por tanto, se presenta como privilegiada. El caso es que ningún gobierno, lúcido o torpe, puede hacerse cargo de los intereses de la deuda externa de los países africanos. De nuevo, el FMI y BM, durante décadas han intentado reducir el peso del gasto del estado , lo que ha dado lugar a un aumento exponencial de la deuda externa y ha imposibilitado la transferencia de riqueza de los ricos a los menos favorecidos, obtenidas indirectamente por la inversión privada. Son precisamente las medidas liberales las que impiden el desarrollo de éstos países. Occidente y EEUU no apoyan los gobiernos democráticos en África, sólo apoyan los gobiernos que se abren sus puertas para la entrada de sus empresas.
    Como problema actual, sin duda, sería un enorme error no pronunciarse sobre la especulación en el Mercado de Alimentos y el proteccionismo agrícola de los países europeos frente a los productos africanos en este falso Mercado Libre global.
    Si hablamos de recursos es menester recordar a las personas lo siguiente:
    1. El desarrollo del capitalismo y de la Revolución Industrial no hubiera sido posible sin la mano de obra esclava, obtenida con violencia y represión de este continente, produciendo el expolio cultural de estos pueblos. Es decir, el desarrollo industrial europeo es consecuencia de lo que se considera hoy como crímenes contra la humanidad.

    2. El colonialismo dotó a Occidente de las materias primas necesarias para el desarrollo industrial, sin embargo, impidió el desarrollo industrial de las colonias donde se extraían estos recursos. La riqueza obtenida por las compañías privadas no se invertía en estos países sino que se llevaba a Europa, precisamente porque el estado no interfería en estos negocios. Cuando el proceso colonial finalizó, los países africanos debían vender materia prima barata y comprar productos manofacturados caros. Esto ha favorecido el actual imperialismo capitalista.

    3. LA división política y la creación de estados artificiales en África, así como el expolio religioso practicado por diversas iglesias del cristianismo y del islamismo, han propiciado los conflictos internos y las guerras civiles de las que se habla en el artículo.

    Gracias, pero en mi opinión, el artículo no analiza las causas principales por las que estos países con recursos no se han industrializado y no consiguen el traspaso de riqueza a sus ciudadanos. El artículo por tanto hierra notablemente su dirección de análisis,

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar