Home > Pensamiento > La democracia ha muerto

La democracia ha muerto

Angélica Anquela Gil
@AAnquela

[col2]

Ojeando estos días un libro que me llevaba rondando la cabeza durante años, ni más ni menos que el ensayo sobre la libertad de John Stuart Mill (publicado en 1859), descubrí con cierto apremio que el apelativo de profeta se queda pequeño para este gran personaje, que ahora cuenta con un  puesto alto entre los favoritos de mi biblioteca. No era de las creyentes en la teoría de que la historia es cíclica pero al leer al ahora (para mí) genio Mill, veo cada vez más claro que el pasado se nos presenta constantemente de la manera más inverosímil.

No hacía falta que Antonio Gala (columna del 14 de agosto en el diario El Mundo) nos vaticinara que la democracia nunca ha existido; tampoco lo diría por primera vez un Joseba Arregui (1 de agosto en el diario El Mundo) en un artículo que en mi opinión no deja de evidenciar que la democracia está más muerta que viva. La verdad ya residía en los textos desde mucho antes.

Seamos justos, no se podía esperar gran cosa del conjunto de ideas. Pero sí es cierto que podíamos esperar cierta libertad de expresión. Stuart Mill no fue considerado en su época un politólogo experto pero sí analizó algunos problemas de la sociedad en la que vivía que curiosamente se repiten a día de hoy.

Mill defendió en vida y en obra la capacidad y la libertad justa del hombre a la hora de elegir. Pues bien, nuestra democracia siempre pregonó ser símbolo de dicha libertad. Sin embargo, a día de hoy, yo me pregunto: ¿Quién de vosotros se considera libre en un país donde el bipartidismo y el señor Estado nos representan hasta en la elección de la educación? La sobre-confianza que se ha depositado en la política española ha acabado siendo la tumba de los sueños de la Transición. Si en algo acertó el señor Gala es en dejarnos claro que la generación venidera sufre de un vacío ideológico provocado por una Transición sin final feliz.

[/col2]

[col2]

En definitiva, el anhelado deseo de ser libres nos ha llevado a la pereza y al hastio en el campo político. Todos descargamos nuestros sueños y propósitos en el Partido, que creemos, va a representarnos. Cuando la actuación de dicho Partido no es la esperada, unos se decepcionan en sus casas y otros lo hacen en la calle, pero díganme: ¿Quien tiene más culpa, el que confía o el que se pone en el papel del confiado? La libertad nunca nos llegará de la mano de otro y mucho menos si ese otro es el confiado de media España. Si en algo acertó de lleno Mill es en que lo único que nos diferencia de los animales es nuestra capacidad de elección. Si a día de hoy no hay alternativas que llenen nuestros propósitos, ¿por qué seguimos culpando al confiado?

Ciertamente a la hora de hablar de democracia todo son preguntas con muy pocas respuestas. Solo me gustaría dejaros unas palabras que escribía un magnifico Isaiah Berlin en el prólogo a dicha obra: “la conducta de una persona a veces es más genuina que sus escritos más profundos”. Dejemos de quejarnos en voz alta y hagámoslo más a menudo en voz baja, ya que a la hora de hablar de culpas, todos tenemos piedras que tirar y que recibir.

La democracia que vivimos no es más que el resultado de lo que llevamos alimentando desde hace muchos años: la confianza desmesurada en que otro lleve a cabo nuestros sueños e ideales ¿No es hora de que empecemos a ser el confiado de nosotros mismos? El verdadero reto será  cumplir lo que Mill sí hizo en vida: llevarlos  a  cabo el día de mañana ¿Se apuntan?

¿Quien tiene más culpa, el que confía o el que se pone en el papel del confiado? La libertad nunca nos llegará de la mano de otro y mucho menos si ese otro es el confiado de media España

[/col2]

John Stuart Mill

Continúa el camino...
Dumas, el Reverte del siglo XIX
La jerga de hoy
Gibraltar, ¿español?
El político y avanzado siglo XV

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar