Home > Pensamiento > ¿Han muerto los poetas?

¿Han muerto los poetas?

Pablo Casado Muriel
@pablo_casado


Y si no han muerto, los vais a matar. Uno piensa en versos como aquel “cerrar podrá mis ojos la postrera”, o ese otro “escrito está en mi alma vuestro gesto”, o el reciente “Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres”… piensa en ellos y reconoce el arte en cada palabra, en cada rima o en cada figura literaria. Son poemas. Tienen ritmo, sonoridad, métrica, sentido, e incluso un espacio reservado para la interpretación o incluso la transcendencia.

Vamos ahora con un poema de los que “triunfan” en nuestros días. Y les pongo el poema entero porque con un verso no me basta:

A veces hacen falta sólo

56 segundos

de conversación inalámbrica

para alegrar el día de alguien

que está a kilómetros de distancia.

Y todos tenemos 56 segundos sueltos

Esta maravilla la firma Carlos Miguel Cortés, y se está haciendo de oro. Podríamos considerarle el máximo exponente de una generación de “poetas-tuiteros” (vamos, que son a la poesía lo que el bombero-torero a la tauromaquia) a la que los años recordará como los poetioners. Y digo poetiners porque al igual que algunas jovenzuelas, y jovenzuelos, deciden adherirse a movimientos de como gemeliers, biebers, o directioners, pues cuando les da por la lectura se van a los poetioners.

Y es que la estructura es la misma que tienes esos grupos de música. Poemas que aprovechan la baja autoestima de la tropa, una baja autoestima provocada por la misma sociedad, para aparentar una intensidad que no es más que cartón piedra. Eso sí, da el pego. Cualquiera de los ¿poemas? parece basarse en nuestra cruel existencia y por si fuera poco no hace falta ni leerlo dos veces, se le facilito y queda más que genial si lo pongo en un tuit.

Escribir una de estas maravillas es sencillo. Consiste en formar una frase con mucho fondo, al más puro estilo Paulo Coelho. Una ves que la tenemos, la troceamos al azar y la dividimos en renglones, porque me niego a llamarlos versos. Si repites esta acción 100 veces tienes un poemario.

Yo ya estoy trabajando en el mío:

Mi madre ha hecho

macarrones.

Me encanta cuando los pone con tomate,

lástima que hoy lleven

bechamel

Continúa el camino...
Gino Bartali, el ciclista que salvó mil vidas y evitó una guerra
Miguel de Cervantes: honores al príncipe de las letras españolas
Hamlet
Hamlet: la valentía del ser o no ser
Graphiclassic: por el bien de la literatura

6 Responses

  1. Personalmente, detesto a toda esta nueva generación de “poetuiteros”. Pero afirmar que los poetas murieron con Dámaso Alonso o que la rima y la métrica son cualidades esenciales de la poesía es tan limitador que me cuesta concebirlo. ¿Acaso nuestros mejores poetas del siglo pasado no eran poetas? ¿Habría que darle lecciones, quizá, a Luis Alberto de Cuenca, a José Manuel Caballero Bonald o a José María Álvarez sobre cómo hacer rimar sus versos?

    Que las redes sociales estén invadidas por sucedáneos de Luis García Montero no implica en modo alguno que la poesía muriera junto al Siglo de Oro. Personalmente, creo que la poesía española del siglo XX (la del XXI, ya veremos) es la mejor de nuestra Literatura. El verso libre no mató a la poesía, sino la ignorancia. Como a prácticamente todo en nuestros días.

    Un saludo.

    1. Pablo Casado

      Introducir ese verso de Dámaso Alonso en el inicio del artículo era una manera de reflejar que el verso libre, por supuesto, es una forma poética que permite verdaderas maravillas. El ejemplo de Dámaso me parece uno de los mejores, a nivel personal. Posteriormente añado una serie de características que, como ve, no son solo rima y métrica. Hablo de ritmo, sonoridad…trascendencia.
      Esperaba que ese encabezado dejase claro que no limito la poesía al Siglo de Oro, aunque en mi opinión aquello fue el punto más elevado de nuestras letras. Pero es opinión.
      Gracias por leer el artículo y por su comentario. Se agradece la apertura del debate.
      Un saludo.
      Pablo Casado.

      1. Margot Schrödinger (@elgatodijomiau)

        Como ya le dije en mi primer comentario, estoy de acuerdo punto por punto con la crítica que hace hacia los “poetuiteros” y demás mercachifles literarios que no hacen más que frivolizar la literatura en general, llegando al absurdo de reducir la poesía a unas frases estúpidas pintadas en los pasos de cebra.

        Pero -y, como también dije, esto es personal- me dolió ver como usted pasaba de los versos de Quevedo a los de Garcilaso consumando la muerte de la poesía con Dámaso (cuyo poema que cita me encanta). Insisto en que la cantidad de poetas que ha dado (e infravalorado sistemáticamente) nuestra tierra en el siglo XX y aún en este, es increíble. Antes de que esta poesía de segundo nivel -escrita por cualquiera menos por poetas- invadiera todos los anaqueles de las librerías, hemos tenido varias generaciones de poetas de los que nos orgulleceremos, tristemente, cuando sea demasiado tarde, como suele pasar.

        Aparte de los que le cité en el otro comentario, tenemos a nuestras queridas generaciones previas a la Guerra Civil, a las generaciones de posguerra, sobre todo la del 50, a los novísimos y, más recientemente, a los de la llamada poesía de la experiencia. Tenemos a Jaime Gil de Biedma, a Luis Rosales y a Ángel González; a José Ángel Valente, a Leopoldo María Panero y a Luis Antonio de Villena… Entre muchos otros; a los cuales no dudo que conozca y que respeto que no prefiera antes que a los genios del Siglo de Oro.

        Pido perdón por el entusiasmo, me apasiona este tema. Y gracias a usted por responder y escribir sobre poesía, que es lo que hace falta 🙂

        Un saludo.

  2. Abel Della Costa

    ¡Qué soberbia, madre mía! ¿Quién te crees que eres?
    Me parece que te falta leer mucho antes de dictar cátedra sobre la poeticidad de los demás.
    De todos modos, y para que veas que a pesar de tu inopia no te desprecio, te recomiendo dos cuentas de poetuiteros de primerísima calidad: @Antonomasico y @jaudenes.
    Si luego de ver eso aun te crees con derecho a hablar sin conocimiento, es que tu ignorancia no tiene remedio. Suerte.

  3. Pablo

    A lo mejor esos 56 segundos son los que forman parte de los 3 minutos y 56 segundos de diferencia en el movimiento de rotación de la tierra en el día siderio o el día solar. Si tiene alguna otra referencia la desconozco.
    Gracias

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar