Home > Pensamiento > A por ellos

A por ellos

Fernando Bonete Vizcaino

No sé ustedes, yo estoy harto de que se burlen de mí. Anuncio tras anuncio desde 2011, la marca Coca-Cola no ha hecho más que mofarse de nosotros. Mi cabreo comenzó con este spot publicitario que celebraba los 125 años de la marca en 125 segundos, una idea original y de gran valor audiovisual, pero que dejaba una coletilla cuanto menos sospechosa:

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”fm4W6HDi5l8″]

_

“Está hecha para hacer feliz a la gente”… Sí hombre, claro que sí, el nuevo bálsamo de Fierabrás, capaz de sanar todas las dolencias físicas y morales en un plis. Ya lo vaticinó su inventor, el farmacéutico señor Pemberton: “la medicina final y la bebida perfecta”. Y haciéndose eco de este mensaje, y para demostrar que este sólo era el aperitivo de la farsa, The Coca-Cola Company seguía con su “canto de alabanza a esta sustancia mágica” (Freud dixit):

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”rKrJt2t7Uns”]

_

¡Qué emotivo! ¡Qué tierno! Y qué gran CHORRADA. A los creativos de Coca-Cola, refresco en mano, les importó más bien nada el hecho de mezclar churras con merinas, dejándonos intuir que la manera de cambiar el mundo se resumía en destapar una botella. Prestos a continuar, por si la Coca-colaba, ahí va el culmen en materia de velocidad y tocino, y mi enfado total, cuando esta mañana, cruasán en mano, presencio cómo desde la televisión se ríen en mi cara:

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”spZ_vaTacWU”]

_

No sé si a los alrededor de cinco millones y medio de parados a fecha de hoy en España (según la EPA) les habrá entusiasmado la idea de que Coca-Cola se haya aprovechado del desastre económico que afecta al país para dar razón de un anuncio que a todas luces le importa un pito que miles de familias estén en una situación, por decirlo suave, precaria. Rompan los periódicos, apaguen las noticias, sáltense las clases, y no busquen trabajo ni preocupaciones, que juntos desde el Bar Manolo somos capaces de todo, y hasta de terminar de hundir la nación.

Pan y circo, pan y fútbol… ¡Coca-Cola y fútbol!


___________________
– Otros enfados y alegrías en nuestra sección Miscelánea

Continúa el camino...
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
‘De la Pepa a Podemos’: ideas políticas en la España contemporánea
‘Yo no soy mi cerebro’: pensar en cómo pensamos
Celtic Fringe Festival: cuando Irlanda recordó a los héroes de España

8 Responses

  1. MR

    Coca-cola tiene una estrategia de comunicación clarísima: felicidad y buenrollismo. Todos sus anuncios van sobre la superación, la familia, el amor, la bondad humana… Se limitan a asociarse con valores positivos y les funciona. Nunca falta alguien que comparta sus anuncios en facebook, twitter…
    Es como Estrella Damm, ayer una amiga publicaba el video diciendo “Ya es veranito cuando llega el anuncio de Estrella Damn” y luego añadía (porque es una persona muy loable que piensa) “son más listos que el hambre sus publicistas, han sabido convertirlo en una tradición”.

    Dicho esto… ¿Es eso algo malo? Coca-cola es una empresa privada que busca ganar dinero, ni más, ni menos. Utiliza la publicidad para generar más ventas y les funciona.

    Yo creo que el problema que el autor presenta respecto al video es mucho más estructural que todo eso: ¿es lícito emplear un medio público como es el espacio radioeléctrico para emitir mensajes de aborregamiento? ¿Es responsabilidad pública controlar la publicidad hasta ese punto? Y el consumidor, ¿debe ser protegido, o ha de suponérsele lo bastante inteligente para poder analizar esos mensajes? ¿De quién es la responsabilidad de educar al consumidor: del estado o de su entorno (familia, amigos, etc.)?

    Yo no tengo respuesta a estas preguntas, pero ahí las dejo.

    Y sobre el fútbol no digo nada porque hay poco que añadir: https://twitter.com/DrZurdo/status/208521146444943360

    1. Coca-Cola, como cualquier empresa comercial, tiene derecho a vender su producto y obtener lucro de él, valiéndose de la publicidad para ello. Ni siquiera me lo planteo en mi artículo.

      Por desgracia, la intención de The Coca-Cola Company desborda esas simples intenciones de marketing. Hemos podido apreciar, con los vídeos que he enlazado en el artículo, que el mensaje de Coca-Cola avanza hacia un claro objetivo: encumbrar su producto como el fin último: la felicidad.

      Este mensaje debe, por lo menos, resultarnos sospechoso, más aún teniendo en cuenta otras campañas de la marca como “La Nueva Era” de Aquarius, un slogan panteísta se mire por donde se mire.

      Desde luego, no podemos censurar el contenido de sus anuncios (menos aún en cuanto que a este país le encanta la mediocridad), pero sí llamar la atención sobre las intenciones ocultas de una marca que pretende reducir el sentido del hombre y su felicidad (¡la felicidad!) a la obtención material y el consumismo de una lata, y que se toma a risa y jolgorio una situación tan complicada como la española.

      Denunciar estas prácticas es misión de cada uno, responsabilidad de todos, partiendo de una educación que no es la del “consumidor”, sino la de la persona, que antecede a cualquier categoría que se le quiera imponer. Esta educación comienza en la familia y termina en los demás. Y la cocacolita nada pinta entre medias.

    1. Evidentemente, Coca-Cola va a seguir arrasando, aunque creo que ambos productos tienen objetivos diferentes. Loewe solo pretendía dar que hablar, y ellos mismos sabían lo estúpido de su anuncio; pero cuanto más tonto más se comenta. Ahora bien, vuelvo a señalar que Coca-Cola va más allá. Sus ventas ya están aseguradas, la Coca-Cola se vende sola, ahora queda cambiar mentalidades. Si los clientes ya están conquistados, ¿por qué no conquistar a las personas?

      Dejo por aquí una versión del anuncio de Loewe que mola más: http://solocomedia.com/2012/03/23/sc-version-extendida/

  2. María Suche

    No soy muy versada, pero sólo diré un par de cosas:

    http://www.cuantarazon.com/244976/simplemente

    Me ha llamado especialmente la atención este artículo porque, aunque ya ha sido borrado, cuando empezó a salir en la tele ese último anuncio de CocaCola, twiteé sobre él. Me indignó y me entristeció. Particularmente expresé en el tweet mi decepción por el hecho de que CocaCola se molestase en hacer anuncios que a mí, sinceramente, no dejan de alucinarme, conmoverme y ponerme el vello de punta, a base de mentiras. O tal vez no mentiras del todo, pero desde luego sí ocultación. Para nada me pareció apropiado que, en momentos como los que vivimos, busquen erizarnos los pelos y provocarnos cosquilleos en el estómago. Esta vez es, si cabe, incisivamente descarada la intención de apartar nuestra mirada, de embotar nuestra mente. Yo me alegro por las donaciones y demás realidades bonitas que se enumeran ahí, y es cierto que no hay que perderlas de vista, incluso puede que sea cierto que debamos intentar ser positivos y no hundirnos en el pesimismo de cara larga… pero a la vez me resulta tan impúdico.
    No sé, mi reacción particular es, ante todo, de tristeza. Quizá es una reacción un poco extraña, pero es que me resulta profundamente triste que lo poco bueno, lo poco que de verdad vale la pena en este mundo, se encuentre también manchado, manipulado, vendido y prostituido. En este caso, con un fin superficial y publicitario.
    La verdad dejó de ser pura e intocable desde Dios sabrá cuando… y por cosas así, ya nunca ninguna verdad podrá ser creída. Y eso, visto desde determinados puntos, me resulta sumamente deprimente y desesperanzador.

    1. Hola María,

      Agradezco tu comentario, porque en parte me siento como tú. Reducir las razones para cambiar el mundo a una botella de Coca-Cola me produce, cuanto menos, tristeza, al margen del sentimiento de enfado que indicaba en el artículo.

      Pero al mismo tiempo albergo la esperanza de que no todo está perdido. Por eso te mando un mensaje de ánimo. Precisamente lo que pretenden este tipo de anuncios es que nos entreguemos, quitarnos las ganas de actuar. De actuar de verdad, porque es en la verdad donde está la gran revolución de este siglo. No desistas, hay verdades que aún merecen la pena ser creídas. Buscarlas, encontrarlas, es misión de aquellos que sí queremos comprometernos para cambiar el mundo.

      P.D.: Al hilo del enlace que citabas arriba, ahí va el vídeo completo, que ofrece una imagen aproximada de lo que realmente hay detrás del buenismo de Coca-Cola: http://www.youtube.com/watch?v=hZrKIOGM7y4&feature=related

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar