Paréntesis de páginas indefinidas

Anónimo

Sabía que no debía hacerlo pero lo hizo. Había pasado mucho tiempo desde la última vez… quizá demasiado, quizá ya solo era una ilusión olvidada. Todo rodaba en su vida, trabajaba donde siempre había querido, Madrid era una ciudad que nunca se le había quedado pequeña, no le faltaban amigos ni tampoco planes de futuro. Pero tenía que hacerlo.

Aquella mañana de otoño volvió a ponerse su sudadera verde, se calzó sus descuidadas botas de siempre y decidió acudir a una cita que nadie había concertado. Era el lugar señalado en el día indicado. Una fecha marcada en rojo cada año, pero que siempre acaba siendo esquivada. Hasta entonces. La aventura podía salir muy cara, el castillo de naipes que llevaba construyendo durante meses podía  derrumbarse en un solo instante.

El frío de la calle no era comparable a la gelidez de sus manos, el ajetreo de los viandantes no era nada junto a las vueltas que había dado su cabeza en las últimas semanas, solo la punta de un iceberg que empezó a coger forma una mañana bastante más soleada y calurosa que aquella. Una vez allí no sabía qué hacer, cuánto tiempo esperar, cómo excusarse por la dilatada ausencia, cómo consolarse si la cita quedaba en nada. Cómo seguir por el camino dorado que parecía recorrer, pero que solo era un trampantojo. ¿Podía seguir viviendo sin ella?

Pasaban los minutos, los nervios dejaban paso a la desesperanza, la gente entraba en la sala y algunos lo reconocían al salir. Murmuraban. ¿Cómo sería su día a día? ¿llegaría más tarde? ¿por qué seguía allí? La garganta empezaba a anudarse cuando una figura reconocible se acercó por la calle. No había duda, no podía ser otra, conservaba su esencia, aquellos detalles que lo hicieron enloquecer y que le provocaron la misma sensación a pesar de los años.

Había pensado en este momento durante varios años, meses y meses en los que nunca acudió a la cita. Tenía miedo. Había mucho que decir, estaba todo ensayado. Pero cuando abrió la boca de ella solo salió un tópico:

– Ha pasado mucho tiempo…

– ¿Por qué has tardado tanto?

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar