Home > Columna Sónica > Zola Jesus, entre el blanco y el negro

Zola Jesus, entre el blanco y el negro

Carlos Maroto Pla
@blacknoveau


Zola Jesus abarca la visión de una artista polifacética y cuyo valor principal es el eclecticismo que desprende su arte. Conocí a Zola por The Spoils hace un puñado de años, en una etapa de mi vida en la que me dejaba llevar por los sonidos oscuros de los ochenta.

Su propuesta me encandiló, podía resultar lúgubre y bella a la vez, su voz me evocaba a una Siouxsie contemporánea, pero con algo que sólo Zola podía transmitir, su sello, su estilo característico y lo que la hacía diferente de cualquier otra voz. En sus inicios Zola se presentó como una artista encasillada en el género darkwave por la oscuridad que desprendía su música, así como sus letras y esa gravedad vocal llena de morbidez.

Sin embargo, no podemos olvidar que la artista norteaméricana de raíces rusas nunca ha dejado de experimentar y de tocar terrenos hinóspitos, dejando cada vez más atrás las tinieblas para rebozarse en la luz que ofrece su nuevo álbum, Taiga. Un álbum que nos presenta el punto de evolución en el que se encuentra Zola, eclecticismo y exotismo por igual, experimentación y sonidos tribales, y hasta hits instantáneos como “Dangerous Days”, el tema más accesible que Zola haya publicado jamás. Taiga toca diversos palos, y pese a que pueda ser tildado de un paso de su autora hacia la comercialidad y las ventas, mantiene en su pura esencia la magia de sus anteriores trabajos y el sello personal de su autora.

Zola Jesus es una artista tremendamente recomendable y que no decepciona, sino que maravilla cuando ofrece su complejo mundo al oyente, donde temas como la pertenencia a la naturaleza, a la misma tierra, a modo de ritual casi prehistórico pueblan unas letras brillantes de un fuerte contexto filosófico que le debe hasta a pensadores como Shopenhauer.

Su música es necesaria en los días que corren, días peligrosos.

ColumnaSónica

Continúa el camino...
Tu risa cansada
Wild Beasts y el renacimiento
Y por fin, Interpol
Camaleones, post-punk y post-adolescencia

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar