Home > Columna Sónica > Wild Beasts y el renacimiento

Wild Beasts y el renacimiento

Carlos Maroto Pla
@blacknoveau


Debo reconocer que Wild Beasts nunca fueron un grupo de esos que me entraron por el oído inmediatamente. Les conocí vagamente por el tema “Albatross”, uno de sus singles, con ese falsete por parte de su cantante que me llamó la atención lo suficiente como para tratar de desentrañar el álbum al que pertenecía dicha canción, “Smother”. No, “Smother” no era un mal álbum, desde luego, ni Wild Beasts podían ser considerados un mal grupo, sin embargo, temas como “Lion’s Share” o “Deeper” no acabaron de aficionarme a estos ingleses; podría deberse a que pese a que gozaban de temas hermosos y emocionantes, a veces pecaban de repetitivos en la fórmula y de hasta cargantes.

Wild-Beasts

Sin embargo, todo cambió cuando puse mi atención en “Present Tense”, el último álbum de la banda, ya en 2014. “Wanderlust” abría el LP con fuerza, oscuridad, rabia y vehemencia, con ese sintetizador atrevido heredado de la mejor tradición coldwave de los 80. El tema rebosa inquietud y emoción a partes iguales, con un “in crescendo” en su fase final que sólo puede ser calificado de brillante. A partir de éste momento, Wild Beasts me llegaron a parecer un grupo diferente al que conocí dos años antes. La banda de Tom Fleming ha alcanzado niveles superlativos al incorporar a su música elementos de synthpop y un aire industrial que fascina en temas como “Daughter”, por nunca haber sonado tan oscuros y sucios, malvados y perturbadores, con letras tenebrosas y hasta provocadoras: I am destroyer of worlds, Jesus was a woman.

La banda también se esmera en crear composiciones taciturnas y elegantes en donde los sintetizadores siguen llevando el peso como “Nature Boy”, “A Dog’s Life” (atención a ésta última y lo que parece ser su estribillo) o temas en donde la belleza sale a relucir más que nunca, “Mecca”, “A Simple Beautiful Truth”. Así, Wild Beasts se encargan de configurar el que es hasta éste momento, el mejor álbum de su carrera. Un álbum brillante en donde los de Kendal vuelcan sus esfuerzos en crear un universo en donde belleza y horror acaban dándose la mano, donde luz y oscuridad bailan y a veces se confunden entre ellas. Nada volverá a ser igual para mi con respecto a Wild Beasts tras escuchar éste “Present Tense”, un nuevo comienzo, un nuevo camino. Imperdible y emocionante.

ColumnaSónica

Continúa el camino...
Zola Jesus, entre el blanco y el negro
Tu risa cansada
Y por fin, Interpol
Camaleones, post-punk y post-adolescencia

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar