Home > Columna Sónica > Tu risa cansada

Tu risa cansada

Carlos Maroto Pla
@blacknoveau


“Antes siempre esperaba tu risa cansada”, así empieza uno de los mejores cortes del disco debut del proyecto en solitario de Gerard Alegre, El Último Vecino. Y es que en ésta #ColumnaSónica poco o nada se ha llegado a hablar de grupos patrios underground.

El debut de El Último Vecino es un disco cuyos sonido bebe directamente de los 80 con descaro, entremezclándose diversas influencias que van desde Inglaterra a nuestras tierras, todo encuadrado en la década prodigiosa de sintes y guitarras con reverb, obviando toda la iconografía hortera que hicieron famosos los 80 (hombreras, purpurina, Alaska, Boy George o Modern Talking) y por los cuales se han ganado una connotación ciertamente peyorativa ante los menos entendidos.

El último vecino2

Por suerte, El Último Vecino ahonda en lo mejor de la new wave y sus temas encuentran paralelismos con New Order (Un Sueño Terrible) u OMD (Los Ángeles), así como especialmente Décima Víctima en la fascinante Antes siempre esperaba. En el álbum flota una sensación de melancolía y soledad, hasta casi el lamento, que se extiende prácticamente a todos los temas. Letras trufadas de agrio resentimiento y el surrealismo de algunos versos, en boca de una voz taciturna que a ratos parece desesperada. El Último Vecino ofrece una propuesta magnífica dentro de la escena underground de nuestro país, emparentados inevitablemente (sólo cabe ver la portada ultrarracionalista y cerebral) con los postulados sónicos y estéticos de New Order y a su vez deudores del legado de grupos como Derribos Arias o Aviador Dro, un estilo uniforme y definido que ni la mancha negra de la placa, Los nuevos vecinos, es capaz de perjudicar; el único tema totalmente que parece fuera de lugar en el compactísimo y depurado trabajo de Gerard.

Cabe decir que el debut de El Último Vecino es un álbum imprescindible dentro del circuito independiente de nuestro país, una muestra de la buena salud de que goza la escena patria, con grupos que nada tienen que envidiarle a lo que nos viene de fuera, cuando toca ofrecer calidad, inventiva y compromisos estéticos más que notables. Un álbum que ahonda en las profundidades de la psique humana para desentrañar todos sus miedos y obsesiones en clave de pop, brillante como las estrellas y oscuro como la noche.

ColumnaSónica

Continúa el camino...
Zola Jesus, entre el blanco y el negro
Wild Beasts y el renacimiento
Y por fin, Interpol
Camaleones, post-punk y post-adolescencia

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar