Home > Música > Clásica > Pandolfi, phantasticus

Pandolfi, phantasticus

Ficha técnica

Violin Sonatas - Pandolfi

Título: Complete Violin Sonatas

Compositor: G. A. Pandolfi

Intérpretes: Andrew Manza (violín) y Richard Egarr (clavicémbalo)

Sello: Harmonia Mundi

_

_

_

Fernando Bonete Vizcaino
@ferbovi


Sabemos muy poco de Giovanni Antonio Pandolfi Mealli. Que fue violinista, que fue compositor del seicento y que cosechó grandes éxitos en las Cortes de Innsbruck, Roma y la Capilla Real del Madrid de los Austrias. También sabemos que liquidó al castrato Giovanni Marquett de un espadazo en pleno Duomo de la Ciudad Eterna, aunque las circunstancias que rodearon el altercado nos son desconocidas. La fecha de nacimiento y muerte de Pandolfi son difusas, cerca de 1629 y 1679, y la producción que nos ha llegado de este compositor del barroco temprano, exigua: un par de colecciones de sonatas para violín y clavicémbalo, y otra de la que es mejor dar referencia directa de su título para no ahorrarme esfuerzos: Sonate cioe balletti, sarabande, correnti, passacagli, capriccetti, e una trombetta a uno e dui violini con la terza parte della viola a beneplacito.

Lo que sí sabemos de Pandolfi es que la experiencia que nos brinda su música es fascinante, y que, a pesar de lo poco que nos quedó de ella, disponemos de la suficiente como para convertirlo con sobrada justicia en uno de los máximos exponentes del stilus phantasticus. Llenas de fantasía, repletas de libertad sin coartada, de pasión cuando hace falta, y cuando hacen falta también de disonancias buscadas u olvidadas como por descuido, sus partituras son una verdadera delicia. Su música, como la práctica totalidad del stilus phantasticus, se erige como una advertencia profética para todos aquellos que asocian con exclusividad el carácter y lo virtuoso al romanticismo, y relegan la interpretación del barroco a un estado de insipidez sin personalidad. El mundo imaginario representado por Pandolfi es narrativamente discontinuo y vertiginoso; el viaje que nos brinda, una sorpresa continua y maravillosa; su ejecución, un riesgo valiente.

Como aliciente, recomiendo acercarse al universo de Pandolfi de la mano de Andrew Manze (violín) y Richard Egarr (clavicémbalo), en la pieza maestra de la interpretación que es su grabación de las sonatas para violín y clavicémbalo para el exquisito sello Harmonia Mundi.

Continúa el camino...
‘Yo no soy mi cerebro’: pensar en cómo pensamos
Ángel Herrera Oria: 90 años de estudios periodísticos
Our Man In Paris
Page One

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar