Los 80

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88

Ya podemos tomarnos la licencia de llamar a este mito vivo del rock amigo. Dos entregas acerca de su vida musical ya son suficientes para permitirnos este trato con ‘el jefe’. La semana pasada le dejamos consiguiendo su primer gran éxito: Born to Run. Y hoy comenzamos contando más curiosidades.

A ese disco le siguió Darkness on the Edge of Town, un disco que seguía en la línea anterior, de ahí su nuevo éxito. Bruce estaba comenzando a fijar su nombre en el Olimpo del rock a fuego y con un grabado muy fino, de esos que cuando uno lo mira, se recrea en la observación evocando y recibiendo todo el ser del artista. El disco constaba de diez canciones entre las que destacan las rock’n’rolleras Badlands, Candy’s Room, The Promised Land y la balada Racing in the Street.

http://www.youtube.com/watch?v=XGGGZetEkz0

Dicen que el segundo álbum es el que debe consagrar a un artista y, en cierto modo, a Springsteen le ocurrió este fenómeno, pero lo curioso es que este éxito le llegó con el cuarto disco a cuestas. Bruce fue un artista que triunfó a base de perseguir un sueño que estaba llamado a lograr, ser un gran músico.

Toda esta línea ascendente la corroboró con el quinto álbum, un doble cd bajo el título The River. En él podemos encontrar un total de veinte grandes canciones como The Ties that Bind, Jackson Cage, Two Hearts, Out in the Street, la prodigiosa The River y la maravillosa Ramrod entre otras muchas. Personalmente afirmo que esta es la mejor obra compuesta por Springsteen en mucho tiempo. Tantas canciones y tan buenas, más las que se quedaron fuera y que años más tarde compondrían el álbum de Tracks y el reciente The Promise, sólo pueden ser fruto del mejor momento compositivo del autor. El Boss demostraba así su poderío una vez más, dejando a todo el mundo, prensa, público y productora boquiabiertos con su nuevo trabajo.

Tal fue el éxito logrado por Bruce con estos tres álbumes (BTR, Darkness y The River) que tuvo que descansar dos años para lanzar una perla sólo apta para los amantes del rock del desierto americano, Nebraska. Un álbum mucho más íntimo que a los fans del jefe les resulta brillante, pero que la crítica y las ventas lo definen como una obra menor del músico de Jersey. Esta delicia musical la realizó sin sus inseparables compañeros de la E Street Band, merecían un fuerte descanso tras varios años sin parar en las carreteras de Estados Unidos y tocando noches sin parar, cada vez que podían en el Asbury Park, el local talismán de Bruce. Dos son los temas más destacados: Johnny 99 y, sobre todo, Reason to Believe, un tema que sube el ánimo a cualquiera que lo escuche atentamente. Con esa canción, será imposible no enamorarse del genio de Freehold. 

Bruce en el escenario

Bruce SpringsteenY con todas estas premisas, nos situamos en medio de los años 80. Springsteen es ya toda una estrella en el panorama musical norteamericano.  Ese año (1985) se convirtió en el artista más vendido en todo el mundo con más de 15 millones de copias de su nuevo álbum, Born in the USA. La canción que da título a la obra habla sobre el maltrato que recibieron los veteranos de la guerra del Vietnam y, sin embargo, el público interpretó los versos de forma errónea. La elevó hasta la cima, la subió a un alto, como si de un himno se tratase. Tal fue el éxito que la canción fue empleada como lema de campaña del futuro presidente Ronald Reagan (Republicano) ese mismo año. Dato curioso, pues Springsteen siempre ha defendido al bando demócrata. ”Su melodía pudo a la letra. La gente sólo se quedó con el estribillo”, dijo John Landau, productor del ‘Boss’ a los medios cuando le preguntaron por esta anécdota.

Springsteen se quejó de que no habían entendido el significado de su canción. Esto es lo peor que le puede ocurrir a un artista sin ninguna duda, pero por ello no dejó de tocarla allá por donde iba. Acababa de lograr el éxito definitivo que le consagraba como un gran artista, por eso el joven rockero natural de Freehold (Nueva Jersey) no se molestó demasiado con lo ocurrido y se dedicó a promocionar por medio mundo su nuevo trabajo, el cual, como ya decía, había llegado de la mano de un malentendido.

Born in the U.S.A representa a toda la generación americana de los años 60 y 70. Gran parte de esos tipos se identificaron con el nuevo trabajo de Bruce. ¿Cuántos ex militares norteamericanos lograron buenos trabajos tras la guerra? ¿Cuántos volvieron con alguna lesión que les ha impedido volver a trabajar o les ha dejado un sueldo mísero? ¿Quién ha reconocido la labor de aquellos hombres que se dejaron su vida por su país sin saber bien el motivo del conflicto? Springsteen no deja cabo suelto en la canción. Describe a la sociedad depresiva post Vietnam. Esa sociedad llena de familias rotas, de personas dedicadas a la bebida, de gente que se daba a la perdición. Además, eran personas de barrios humildes, donde todo se magnifica. Y eso Bruce lo describe de forma sensacional porque tiene amigos y familiares que han pasado por esa situación. La canción que habla de cómo se seleccionaron militares para la batalla. Gente sin experiencia, con problemas con la ley, que fueron enviados al otro lado del mundo a matar. Y de cómo pasan penurias todos aquellos que vuelven. Apenas les aceptan en puestos de trabajos, incluso en los más sufridos. Muchos incluso tuvieron altercados violentos que acabó con ellos en la cárcel. Otros, tuvieron que verse obligados a vivir en la calle debido a impagos. Y todo esto choca con el sueño americano, con la tierra de las oportunidades. La gente se volvió pesimista, ya no creían en su país, ya no creía en los Estados Unidos.

Born in the U.S.A actualmente forma parte de la lista de los mejores temas americanas de la historia. Ocupa el puesto 49 según el ránking que hizo la popular revista Rolling Stone. Hoy en día, nadie puede negar que se ha elevado a la categoría de himno. Cada vez hay más gente que cree que esta es la canción que mejor define a los Estados Unidos. La pena, es que nadie ha querido comprender el significado de su letra.

Durante la gira de este disco conoció a su primera mujer, Julianne Philips, con la que estuvo casado 3 años. Tras ese periodo sacó un nuevo disco inspirado en ella, y realizó la mejor gira mundial que todo el mundo recuerda, presentando Tunnel of Love, un disco flojo que no le impidió seguir siendo el nº 1. Ese año hizo oficial la relación con la corista de su banda Pati Scialfa, con la que posteriormente se casó y actualmente tienen 3 hijos. La gira no tuvo igual. Llegó a Madrid por primera vez. El concierto lo dio en el Vicente Calderón el 2 de agosto de 1988. Lleno absoluto, un calor increíble. Había personas de todo el mundo paseando por la rivera del Manzanares esperando la hora del concierto. A las 21:00 horas dio comenzó el espectáculo, 4h y 30min, increíble, histórico, y el arriba firmante con solo unos meses.

El único escollo que seguía teniendo el Boss, era que cuatro chicos irlandeses de Dublín aún le adelantaban en la carrera como el grupo más vendido a nivel mundial. Estos jóvenes eran los ahora veteranísimos U2, que con su segundo disco, The Joshua Tree, consiguieron el éxito en todo el mundo con canciones como Where the Streets have no name o la mítica With or Without You.

Monográfico Bruce Springsteen - HV

Continúa el camino...
La Pimpinela Escarlata: ‘best sellers’ clásicos de nuestros días
Hablemos de sexo
La mediación creativa
El último pirata: aventuras viento en popa a toda vela

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar