Home > Música > Jazz > Delirium blues tremens

Delirium blues tremens

Juan González Laborda

Paseaba yo por Cádiz tras haberme dado un chapuzón en la playa de La Caleta cuando mi curiosidad periodística me hizo acercarme al centro de la ciudad, desde donde se erigía una gran columna de humo. Al llegar, vi que cerca de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen y Santa Teresa había un incendio en el último piso de un edificio, pero no me acerqué a platicar con los vecinos del barrio del Mentidero que iban saliendo de sus casas para informarse sobre el suceso. Observé que un fuego mayor se estaba preparando en el Baluarte de la Candelaria: el XVI Festival Internacional “La Isla del Blues” en Cádiz.

The Milkyway Express

El festival comenzó con la banda sevillana The Milkyway Express, toda una sorpresa de rock sureño que te hace viajar hasta Nashville o Georgia como si de los Allman Brothers se tratase. Un poco de rock experimental y el toque de blues necesario para ser invitados al festival hacen de este grupo un motivo para mover tu culo del sofá, dejar de escuchar la música de siempre y apoyar la buena música como se merece: acudiendo a los conciertos. La voz ronca y seria de su cantante Charly Riverboy parece atribuir tintes abusivamente melódicos, pero encaja a la perfección con una puesta en escena magnífica gracias a la batería, el acompañamiento de dos guitarras y la armónica versátil de HoochieÁlvaro AspeAquí puedes escuchar algo de The Milkyway Express.

El segundo grupo que se pasó por el Baluarte de la Candelaria fue el conjunto madrileño: LaBelle. La trabajada puesta en escena hizo viajar en el tiempo a las más de 100 personas que allí se dieron cita, hasta el Rock&Roll de los años 50. La voz seductora de la despampanante Alicia LaBelle, líder y cantante de la banda, es el aderezo fundamental para que el ritmo entre por los ojos y se escape al chasquear los dedos como si uno se encontrase en un musical. Escucha aquí al grupo LaBelle.

Pero el blues estaba por llegar, era un festival de blues y nadie había parado de bailar cuando se presentó Alan Nimmo con su falda escocesa. El blues casi no había hecho aparición en el festival, pero eso iba a cambiar con la llegada del grupo King King. Con los premios al Mejor Álbum y Mejor Banda en los British Blues Awards de 2012, se esperaba una actuación que no dejó indiferente a nadie. Alan pidió al público que se acercase: “quiero sentir vuestro aliento y ver vuestros ojos”, quería sentir nuestro calor y fueron ellos los que nos calentaron mientras soplaba el fuerte viento de levante.

King King

Los escoceses pusieron la piel de gallina a los mismos asistentes que vieron el comienzo del Festival, y a algunos que se incorporaron durante el mismo, nadie se quiso perder este prodigio de la música. La voz sublime de Alan estremeció a los espectadores, que llegaron al clímax cuando apagó los ‘amplis’ y obligó a todos a permanecer en silencio para escuchar su punteo que fue subiendo progresivamente hasta que su unió con el resto de su banda. Ya lo decía él al principio del concierto, quería sentir nuestro aliento y ver nuestros ojos. Si lo consiguió, pudo ver en ellos la satisfacción de quien siente como recorre el blues por todo su cuerpo.

Continúa el camino...
Las diez películas de 2014 según Hombre en Camino
“Blockbuster”: el amigo de los niños
Aquí también sabemos hacer superpoducciones
Actualidad atemporal y fina chabacanería

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar