Home > Música > Jazz > A Love Supreme

A Love Supreme

Fernando Bonete Vizcaino

Desde el mismo comienzo de su carrera musical, John Coltrane siempre se deslizó por dos senderos paralelos, los dos hacia la fama, pero solo uno de ellos encaminado a la verdadera experimentación, siempre con la vista puesta en algo más grande, más pleno. A partir del año 57 complementaria con su vertiente de colaborador en diferentes grupos de jazz con su faceta espiritual e introvertida, en busca de la verdadera conjunción de armonías y líneas melódicas que le permitieran desnudar su alma por completo. Ese es sin duda el nuevo rumbo que toma con Blue Train. La llamada de atención que suponen los primeros acordes y ritmos del tema que da nombre al álbum intentan captar nuestros sentidos para introducir y dar a conocer un nuevo lenguaje complejo y elaborado, pero resolutivo y convincente a un mismo tiempo.

Por supuesto, tuvo grandes maestros. La experiencia con Thelonious Monk y Miles Davis sin duda le enseñaron la senda de la innovación constante y la necesidad de probar y desarrollar arriesgadas combinaciones musicales. Sus estilos caminaron de la mano durante muchos compases, pero nadie como él llegó a conseguir tal grado de elevación para el jazz como lo hizo en A Love Supreme.

Un verdadero canto a Dios, íntimo, como ese sencillo acorde del que surge toda una oración de auténtica fe. A la vez profundo, audaz, desgarrador y penetrante, todo un elenco de paz y serenidad combinadas con la tensión de un cálido y vibrante saxo tenor flotando, elevándose hasta cimas insospechadas y estridentes sobre los maravillosos Tyner, Garrison y Jones. Es el empeño de quien no descansó hasta lograr la pureza de espíritu, límpida y cristalina del verdadero Arte dedicado en forma de plegaria.


This album is a humble offering to Him. An attempt to say “THANK YOU GOD” through our work, even as we do in our hearts and with our tongues. May He help and strengthen all men in every good endeavor.

Continúa el camino...
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
‘Yo no soy mi cerebro’: pensar en cómo pensamos
Ángel Herrera Oria: 90 años de estudios periodísticos
Pandolfi, phantasticus

1 Response

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar