Home > Miscelánea > Santiago y Ahab

Santiago y Ahab

Pablo Casado Muriel
@pablo_casado


Santiago y Ahab, dos viejos lobos de mar que fracasan en su intento por vencer a los elementos y al mismo tiempo a su destino aciago. La historia del pescador cubano bebe de la monomaniaca persecución del marino de Nantucket, sin embargo, su lucha frente al gran pez muestra una visión completamente diferente del hombre que a continuación comentaremos. Ante ustedes una lectura  de “El viejo y el mar” frente a “Moby Dick”.

Hemingway trató durante años de dar una nueva forma a la feroz imagen que supone el capitán Ahab empuñando su último arpón frente a la ballena blanca. Después de meses de travesía alrededor del mundo en un barco que representa a la humanidad y persiguiendo a un ser convertido en enemigo mortal de todos ellos, el capitán del Pequod vuelve a tener frente a sí a Moby Dick, el cachalote leviatánico que le arrancó una pierna y que representa su último destino, el de morir ciego de ira y sed de venganza.

En la nueva fotografía encontramos a un viejo pescador que ama el mar e incluso llega a sentir una empatía, tristeza y compasión con el gran pez que acaba de morder su anzuelo.

Moby Dick

Tres días duró la funesta batalla entre Ahab y Moby Dick. Tres días duró también el singular combate entre el viejo Santiago y el impresionante pez que después de 84 días haciéndose a la mar para volver sin pesca a su pequeña choza.

La perturbada figura del capitán ballenero podría verse en un primer momento como la de un hombre que busca poner fin a un gran Mal, representando en el cachalote que atemoriza a cualquier barco que se cruce con su figura, y que segó su propia pierna. Sin embargo, Melville nos hace ver que Ahab es el mal, un hombre encolerizado que es capaz de bautizar su postrera arma “no en el nombre del Padre sino en el del Diablo”.

El humilde pescador que nos dibuja el premio Nobel es, sin embargo, un hombre golpeado por la vida –viudo, pobre, y atrasado técnicamente en el arte de la pesca– que a pesar de ello no pierde la esperanza de un futuro mejor. Santiago no busca venganza en el mar. Diremos además que la mirada del viejo se posa en el Altísimo que es para él un último soporte a pesar de no mostrar una fe de libro.

El estilo de Melville y Hemingway choca a la hora de exponernos el caso y sus consecuencias, y bien podríamos reconocer un paralelismo, lejano en el tiempo, en las diferencias que podemos ver entre Mateo Alemán y su “Guzmán de Alfarache” y Miguel de Cervantes, padre de “El Quijote”. Mientras Melville explica al lector cualquier pormenor moral que le haga entender el trasfondo de cada gesto en el ballenero, Hemingway deja que sea la acción, y apenas unas pinceladas introspectivas, la que esbocen el fondo de la cuestión. Bien es verdad que la grandiosidad que supone Moby Dick es más proclive a enfoques, opiniones y lecturas.

27.024000,27.024000

Ahab y Santiago no triunfarán, a pesar de su particular mirada al enemigo. Ahab morirá atado a su enemigo .El capitán, antes de sumergirse eternamente escupirá su odio. Santiago llorará, y lo hará después de capturar al gran pez, de atarlo así pequeña barca y ver como el mar recupera lo que es suyo en forma de tiburones. Santiago no morirá, pierde la captura que podría haber cambiado su sino, pero a cambio gana un hijo, Manolín. Y precisamente como un hijo sin padre, como un huérfano, es como se presenta Ismael una vez que es rescatado del océano por otro barco después de que Moby Dick hundiese el Pequod.  El odio ha provocado que el hombre quede solo frente a la barbarie y la inmensidad.

Comentaba el novelista Oak Park que Santiago había vencido a Ahab. Esa afirmación les dejo a ustedes que la afirmen o la nieguen.

Continúa el camino...
Gino Bartali, el ciclista que salvó mil vidas y evitó una guerra
Miguel de Cervantes: honores al príncipe de las letras españolas
Hamlet
Hamlet: la valentía del ser o no ser
Graphiclassic: por el bien de la literatura

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar