Home > Miscelánea > Buenos días, Françoise

Buenos días, Françoise

Andrea Reyes de Prado
@AudreyRdP

El hombre es un ser social por naturaleza. Desde que nace necesita de otros para sobrevivir y, según crece, tiende a juntarse o relacionarse con quienes poseen genética, oficio, cualidades o intereses similares a los suyos.

Los hermanos Castillo, la familia del quinto, las enfermeras de la tercera planta, los profesores de Filosofía, las exnovias de Fulanito. No importa qué tipo de grupo sea, siempre estará identificado, definido y delimitado. Siempre se sabrá quiénes forman parte de ese grupo y tendrán características en común que les diferencien de los demás. Todo un mundo social perfectamente organizado y ordenado.

Lástima que siempre haya excepciones que alteran el orden de las cosas. Hay una excepción en particular, que vive de altibajos, creada por un grupo de personas que no están identificadas, ni definidas ni delimitadas. Y mucho menos son ordenadas.

Detalle de "Portrait of Duranty" - Edgar Degas

Lo único que tienen en común los artistas es que raramente tienen algo en común. Como define Nicolas Barreau en una de sus novelas: Los artistas son seres muy especiales. Junto con todo su instinto creativo poseen espíritus muy sensibles y una inseguridad en sí mismos terriblemente inestable que hay que reforzar continuamente. Gente irregular, gente extraña, gente estrambótica, exagerada, olvidadiza, despistada, alocada, amable, solitaria, con constantes subidas de azúcar y bajadas de tensión.

Uno nunca se aburrirá con un artista. No sabrá de dónde ha salido su imaginación, no será capaz de descifrar el misterio de sus manos, de su voz, de su mirada. No podrá alcanzar su mente ni sus ideas. Jamás podrá conocerle del todo, porque ni él mismo se entiende.

Todos los días nacen, crecen, se frustran y mueren miles de pequeñas almas inquietas malditas por ese adjetivo que parece decirlo todo y no aclarar nada al mismo tiempo. Almas que son pasionales, que necesitan una dosis diaria de adrenalina, que no soportan la monotonía. Almas que viven con la razón en la tierra y el corazón en las nubes.

Hoy hace nueve años nos dejaba una de esas mentes maravillosas, una vivaz y atrevida francesa que adoptó su apellido de una novela de Proust: Françoise Sagan. Un perfecto ejemplo de artista común, Comenzó redactando artículos semanales sobre Italia para la revista Elle, cuyos títulos siempre saludaban a una ciudad: Buenos días, Capri, Buenos días, Venecia… Recibió el éxito precozmente y, tras escribir varias novelas y obras de teatro, siempre con protagonistas que vagaban sin rumbo (tal vez como ella), el escándalo y las calles oscuras terminaron por convertirla en un personaje más de su propia imaginación.

François Sagan

Tanto en lo personal como en lo profesional, su vida fue caótica e intensa. En ocasiones, los artistas pueden parecer seres etéreos, abstraídos de la realidad, abstraídos incluso de sí mismos; pero son los que más conectan con ella. Son los más humanos. Son los que consiguen llegar hasta el alma. Descubren su escondite, la acarician, la abrazan, la conocen. Y después, si quieren y como quieran, la expresan ante el mundo. Los artistas son los más sensibles, viven todo con intensidad, están llenos de vida. Ello se puede entrever en esta delicada y atractiva cita: He amado hasta llegar a la locura, y eso a lo que llaman locura, para mí, es la única forma sensata de amar.

La primera frase es de Aristóteles. La última, de Françoise Sagan. La palabrería que hay entre ambas, mía. Una pequeña alma inquieta más.

Continúa el camino...
Libros para cuando navegar
Cartas desde Alejandra Pizarnik
Vincent
De PHotoESPAÑA, su delicadeza

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar