Home > Colección Nuevo Inicio > “¡Y luego diréis que somos cinco o seis!”

“¡Y luego diréis que somos cinco o seis!”

Ficha técnica

La prensa libre_H. Belloc

Título: La prensa libre

Autor: Hilaire Belloc

Editorial: Nuevo Inicio

Páginas: 132

Precio: 18€

_

_

_

Pablo Ortiz Soto


La arenga precedente, ya sea enardecida en una manifestación por la defensa de la vida o por la corrupción económica y política que padece actualmente nuestro país, sumada a tantas y tantas expresiones como “¡Televisión, manipulación!”, es el eslogan común dirigido, desde hace un tiempo, hacia los mass media. Pero lo curioso de este vocerío hacia la desinformación de los medios de comunicación es que no solo es manifestada por una línea ideológica concreta. Lo llamativo es que dichos lemas son aupados no solo por una mayoría de diferente pensamiento ideológico, sino que estas proclamas también se están produciendo en otros países democráticos del mundo. Si bien, esta observación no es nueva, viene de lejos:

En una dictadura, el Estado se apropia de los medios de comunicación. En democracia, el propietario de los medios de comunicación se apropia del Estado. […] Éste es el fenómeno político crucial de nuestro tiempo y es el rasgo peculiar distintivo de nuestro país a día de hoy. Su completo desarrollo se ha abatido sobre nosotros repentinamente y nos ha cogido por sorpresa en medio de una terrible guerra. Hace unos pocos años hubiera sido impensable. Hoy es ya el hecho fundamental de todo nuestro sistema político. […] Hoy día no nos gobiernan ni los políticos profesionales ni siquiera quienes los sobornan, sino aquel de entre los propietarios de cadenas de periódicos que, en su momento, tenga más ambición y menos escrúpulos ¿Cómo ha podido ocurrir una catástrofe como ésta?

La cita del párrafo anterior, que bien podría ser un juicio actual, es una crítica que realizó el prolífico escritor Hilaire Belloc, a principios del siglo XX, en la obra que hoy os presento: La prensa libre. Diagnosticando a la prensa de su tiempo, principalmente la inglesa pero también la francesa, en este ensayo el profeta Belloc profundiza en las raíces del poder de los media, su desarrollo y la agresiva influencia sobre sus contemporáneos. Pero lo ingenioso de su análisis es que también aporta soluciones razonables, aunque con ciertos impedimentos por la presión política. Una de ellas es, como asimismo titula a su ensayo, la “prensa libre”. Motivado por la “indignación frente a la ocultación de la verdad y frente al poder sin responsabilidades”, Belloc trabajó a contracorriente para frenar el monopolio del cuarto poder, la prensa oficial, y denunciar la corrupción política.

Para ello, y a pesar de los innumerables obstáculos, Belloc fundaría en 1911 el periódico Eye Witness, editado también por el periodista inglés Cecil Chesterton –hermano de su fiel amigo e ilustre escritor G. K. Chesterton–, y quien en 1912 lo compraría y rebautizaría con el nombre de New Witness. Estos periódicos, cuyo splendor veritatis fue el The New Age (1909 – 1922) –periódico editado por el periodista inglés Alfred Richard Orage, pionero, según Belloc, de la prensa libre–, tenían la pretensión de denunciar la corruptela política –no revelada por la prensa oficial debido a sus relaciones con el poder político y económico–. En este ensayo el escritor y pensador Hilaire Belloc nos desvela el funcionamiento de la prensa de su época –analizando las noticas, la publicidad, las opiniones o el sistema capitalista entre otros aspectos–, profetiza el eje de la actividad actual de los mass media y nos invita a corregir desde el origen, con medidas prácticas y plausibles, las deficiencias y vicios del sistema para redescubrir la misión y finalidad periodística: la de informar con el mayor rigor posible la verdad a sus conciudadanos.

Nuevo-Inicio

Continúa el camino...
Lengua y literatura sobre la violencia contra la mujer
Estado del bienestar: pregunten en Suecia o en Japón
Geopolítica de los islamismos
La mitad ignorada

2 Responses

  1. carlos

    »no solo Belloc describía hace 100 años cosas que siguen pasando hoy, lee lo que Galdós ponía justo en el final del ultimo de los episodios nacionales “Cánovas”:
    “Los políticos se constituirán en casta, dividiéndose hipócritas en dos bandos igualmente dinásticos e igualmente estériles, sin otro móvil que tejer y destejer la jerga de sus provechos particulares en el telar burocrático. No harán nada fecundo; no crearán una Nación;…”,
    ¿es que no hay remedio?

    1. Pablo

      Muy curiosa la predicción de Galdós. En el sistema inglés, más allá de Belloc, no sé si hay realmente remedio pero, como dijo Baroja, en el caso español no parece que lo haya: “Realmente, la política española nunca ha sido nada alto ni nada noble; no era muy difícil convencer a un madrileño de que no debía tener confianza en ella. […] no necesitaba insistir mucho para convencerle de que la política era un arte de granjería.” ¿Será la honestidad y nobleza de Pablo Iglesias, Monedero y Errejón el remedio…? Por aquello de la casta y la granjería, claro está.

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar