Home > Libros > William Shakespeare

William Shakespeare

William Shakespeare

Marta García Outón

William Shakespeare es uno de los mejores dramaturgos de la literatura universal. Nacido en 1564 en el condado de Warwick, momento en que reinaba la peste en Londres, el dramaturgo estudió en la escuela de su localidad, Grammar School, a los latinos, y empezó a trabajar como carnicero y maestro de escuela para sacar a su familia de la pobre situación económica. Llegó a Londres hacia 1588, y cuatro años más tarde ganó un notable éxito como dramaturgo y actor teatral con dos de sus primeras obras: Venus y Adonis y La violación de Lucrecia. En 1596 obtiene el escudo de armas y poco después, consiguió el mecenazgo de Henry Wriothesley, tercer conde de Southampton.

Conocido por sus 38 obras, los coetáneos las rechazaron al considerarlas un vulgar entretenimiento; sin embargo, su labor fue aplaudida en la corte hasta ser denominado “King’s Men” (servidor del rey) del rey Jacobo I. Sus obras fueron representadas en la corte de Isabel I y Jacobo I. En 1599, su compañía representó el asesinato del rey Ricardo II, a petición de un grupo de cortesanos que conspiraban contra la reina, aunque la compañía quedó absuelta de la complicidad, y a partir de 1608, la producción de Shakespeare decreció al establecerse en su ciudad natal hasta su muerte, en 1616.

Shakespeare demostraba tener mucha habilidad para crear un perfecto lenguaje poético y estilístico, sirviéndose de recursos dramáticos mediante multiplicidad de expresiones y acciones. No obstante, existen teorías que ponen en tela de juicio la autoría de las obras de Shakespeare, como la cinta Anonymous, de Roland Emmerich, la cual plantea la posibilidad de que Shakespeare no podía ser un individuo corriente, por la complejidad de las tramas y la profundidad de sus críticas políticas y de la corte. Esto invita a considerar que Shakespeare pudo ser un artista que fue enaltecido por el público de la época por presentar unas obras que en realidad fueron creadas por su mecenas: un hombre anónimo de clase aristocrática y noble, educado dentro de los círculos de la corte, que para no perder su vocación de escritor por temor a verse presionado por su posición social, encubrió su identidad bajo un nombre y una identidad falsos.

Shakespeare en la ficción de Anonymous

El teatro dentro del teatro

Teatro isabelinoDurante la época isabelina, las representaciones se hacían en las denominadas inns: posadas donde actuaban los cómicos. Estos espacios tenían una planta poligonal, estrechándose por delante, y los espectadores rodeaban la escena por tres de sus lados; en el fondo del escenario, había una suerte de soportal con un hueco en medio tapado por una cortina y con dos puertas a cada lado para la entrada y salida de los actores; a modo de balcón, había una torrecilla donde tocaban los músicos y sobre todo ello, colocaban una bandera que se izaba al iniciar o terminar la función. En estos teatros, la música era un elemento esencial de acompañamiento de la escena y para separar los actos; aunque no existían los entreactos en el sentido de interrupción de la obra, ya que la representación podía alargarse durante horas.

Teatro isabelino

Al teatro acudían gentes de todas clases, por eso los dramas debían gustar a todo tipo de gente y se procuraban representar todo tipo de temas: guerra, amor… Los actores eran los que pagaban a los autores para interpretar su obra y cada compañía tenía un aristócrata, un apoderado moral. A pesar de ello, el Consejo Real hacía censura a la obra por si había sexo, maldad, manifestaciones en contra de La Iglesia o de la Realeza. William Shakespeare introdujo el término teatro dentro del teatro, que consistía en una reinterpretación dentro de la misma obra, convirtiendo a la representación en un complejo entramado de tramas y subtramas; además, nos presenta la importancia del soliloquio, como potencia de retórica y teatralidad, que nos ayuda a comprender el pensamiento del personaje.

La semana que viene podrás seguir profundizando en el teatro de Shakespeare con nuestro artículo dedicado a “Hamlet”

Continúa el camino...
Memoria contra el olvido. Las escritoras de la generación del 27
Decir Idea alcanza
Los Cinco y yo
Mujer sin hijo

1 Response

  1. Gustavo Artiles

    Este fue el asunto que exploré en mi libro Un enigma llamado Shakespeare, publicado en México y España en 2004 por el Fondo de Cultura Económica de México. Allí pormenorizo las muchas fuentes inglesas que consulté. Tal vez lo conozcas o te pueda interesar hojearlo.
    Gustavo Artiles
    Londres

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar