Home > Libros > Un cuento, una pesadilla, un loco que era niño

Un cuento, una pesadilla, un loco que era niño

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]
El lugar del hijo - Leopoldo María Panero

Título: El lugar del hijo

Autor: Leopoldo María Panero

Editorial: Tusquets

Año: 2000

Precio: 7,64€

Páginas: 264

[/tab][/tabs]

Pablo Casado Muriel
@pablo_casado


“En al infancia vivimos y después sobrevivimos”, le decía el poeta Leopoldo María Panero a su madre en la genial película El Desencanto. Sin embargo, pasar la vida en busca de un niño que ya no volverá puede tornar el sueño en pesadilla. Y eso es precisamente lo que dejan ver los versos del Panero loco, del Panero maldito que nos dejó hace poco más de tres meses después de un camino que tuvo en los manicomios su particular venta quijotesca.

Esos sueños macabros, esas pesadillas de un Peter Pan que se niega a creer que ha crecido mientras se afeita por las mañanas, son las que pueden leerse en su obra en prosa titulada El lugar del hijo, una colección de cuentos donde la infancia se mezcla con la locura, el misticismo y una delicadeza estética que abruma al lector.

Siete relatos divididos en tres bloques, y que incluyen las adaptaciones de Panero de dos obras de Fitz-James O’Brien. El primero de ellos, aglutinado bajo el nombre de “Cuatro variaciones sobre el filicidio”, es quizá la expresión más cruel de la ida con la que empezábamos este artículo. Sin embargo, los protagonistas de estas historias no vivirán para intentar superar el tortuoso camino del hombre hacia el fin de sus días.

La cultura del autor desborda al lector: desde la alquimia, a la ciencia de los microscopios e incluso la mitología vikinga. Leopoldo María es un compendio de saberes que no duda plasmar en sus textos, impregnándolos a su vez de un exotismo y una belleza únicos. En “Alla donde muere un hombre, las águilas se reúnen”, el barro, la furia vikinga y el esoterismo se entremezclan dando forma a un extenso relato que empapará al lector como la lluvia que cae punitivamente sobre el pueblo Amlodi, protagonista de la historia.

“El trono entre los dos ojos” incluye la versión del poeta maldito del cuento de O’Brien “El lente de diamante”, y quizá en sus páginas se encuentren las letras de mayor belleza de todo el libro, incluyendo una sentencia que invita al lector a reflexionar sobre la existencia, la bibliografía y también la biografía de Leopoldo María Panero: “qué es el ‘genio’ sino un loco afortunado, un loco que se diferencia sólo de los otros que, podría decirse, fracasan en su locura, y son por ello fácilmente cubiertos de oprobio” ¿Fracasó Panero en su locura?

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar