Home > Libros > Placer adámico, la poesía de Jesús Montiel

Placer adámico, la poesía de Jesús Montiel

Reseña de libros: Placer adámico

Ficha técnica

Placer adámicoTítulo: Placer adámico 

Autor: Jesús Montiel López

Editorial: UCM

Páginas: 56

Precio: 8€

_

:

:

:

Pablo Ortiz Soto


Pensábamos que el desarrollo y total implantación de la técnica durante el siglo XX podría optimizar nuestro bienestar. Y así ha sido. Sin embargo no presagiamos que  a pesar de este extraordinario avance, viviendo en la más actualizada época tecnológica de la historia, el hombre no ha conseguido alcanzar aquella premisa de plenitud existencial, que también habíamos augurado, como consecuencia del bienestar conseguido. Pues bien, el poemario Placer adámico del poeta granadino Jesús Montiel López ahonda en la hipótesis precedente a través de un estudio versificado del estupor y la admiración del hombre ante la Creación y de su olvido en la modernidad con las catastróficas consecuencias contemporáneas: como la instigadora industrialización y la progresiva deforestación de los parajes naturales que ya advirtieron algunos pintores decimonónicos –Vincent van Gogh o Paul Gauguin–; pero también los escritores norteamericanos del movimiento Trascendentalista (Ralph Waldo Emerson y Henri David Thoreau) y más tarde la escuela Conservacionista del naturalista John Muir, la bióloga Rachel Carson o, más reciente, el octogenario escritor y agricultor Wendell Berry.

Placer Adámico
Placer adámico – Jesús Montiel López

Jesús Montiel, discípulo del conocido poeta gallego Miguel d’Ors, es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Granada y doctor, por la Universidad Complutense de Madrid, con su tesis Los personajes de Walker Percy: peregrinaje o viaje existencial. Actualmente es profesor de Lengua y Literatura en la Escuela Universitaria de Magisterio La Inmaculada. En lo que se refiere a su haber literario, además de formar parte de diversas antologías como Todo es poesía en Granada (Esdrújula 2015) o Poesía en el jardín (Elena Laura 2015), el escritor posee varios premios: Placer adámico (Premio Nacional Universidad Complutense 2012), Díptico otoñal (Premio Leopoldo de Luis 2012) e Insectario (Premio Internacional de Poesía Alegría 2013) publicado en la editorial Rialp. Pero además, unos meses después de ser galardonado con este último premio, fue finalista en el prestigioso Premio Adonáis; siendo publicado su poemario, en la primavera del año 2015, bajo el título La puerta entornada en la editorial Libros Canto y Cuento del poeta y escritor andaluz José Mateos.

Placer adámico
Paisaje Granada – FOTO: Rubén T F

El poemario Placer adámico propone renacer, de la zozobra y del tedio existencial del hombre posmoderno, su condición primigenia de homo contemplativus. Para ello sus versos recuerdan, y profundizan, en la connatural admiración del hombre grecolatino que hacía transcender la cotidianidad. En sus poemas, Montiel refleja aquella lúcida reflexión que nos compartió un eximio científico del siglo pasado. Albert Einstein afirmaba que “un hombre que ha perdido la capacidad de asombro y veneración, está muerto. Saber que existe una Realidad arcana que se nos descubre como Belleza sublime, saber esto y percibirlo es el núcleo de la verdadera religiosidad”. Este poemario es una invitación, como así dicta el lema aquiniano Contemplari et contemplata aliis tradere, a compartir nuestra contemplación por el maravilloso mysterium de la existencia; porque podríamos no existir y, sin embargo, existimos. Esta percepción, que Montiel define como «Asombro», es el leitmotiv del poemario.

Placer adámico
Agua – FOTO: Rubén T F

En cuanto a la técnica, Montiel utiliza en este libro el verso endecasílabo como pilar para su lírica. Pero también podemos encontrar, a diferencia de sus libros posteriores centrados en la refinada métrica del endecasílabo y el heptasílabo, poemas con algún verso hexasílabo, heptasílabo, eneasílabo, decasílabo y alejandrino. Estos versos blancos de rima asonante se conjugan a su vez con los cuidados acentos en la cuarta sílaba y en la sexta u octava. Todo ello sumado a las numerosas figuras retóricas –metáforas impresionistas y metáforas lexicalizadas, personificaciones, vivificaciones, animalizaciones, símiles, encabalgamientos o dobles encabalgamientos–. En esta cuidada métrica, no solo intuimos la paciente influencia de su maestro d’Ors, sino también la raíz de la perfecta métrica, excelente ritmo y sonoridad y trascendencia poética que Montiel refleja en sus últimos poemarios publicados (Insectario en Rialp, y La puerta entornada en Libros Canto y Cuento). En definitiva, para todos aquellos que opinan, con profusa doxa pero con escasa y supina episteme, que ya no quedan poetas, la literatura de este escritor granadino es una muestra viva de que la melodía poética sigue palpitando en el alma de los escritores y lectores contemporáneos; que la poesía sigue siendo un Placer adámico.

Continúa el camino...
Sólo el Asombro conoce
Los coptos. El porqué de una masacre
«La Atlántida roja». El fin del comunismo en Europa
Pensadores de la nueva izquierda

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar