Home > Libros > Mujer sin hijo

Mujer sin hijo

Ficha técnica

Mujer-sin-hijo

Título: Mujer sin hijo

Autor: Jenn Díaz

Editorial: Jot Down Books

Año: 2013

Páginas: 168

Precio: 14,21€

 

 

 

 

 

Luis Melgar Blesa
@lluismblesa


Reconozco que tenía muchas ganas de leer a Jenn Díaz (Barcelona, 1988), una de las voces más aclamadas de los nuevos y jóvenes escritores; aquellos a los que aunque les saque algunos años son mi generación. Parte de esas ganas no venían solo por descubrir la nueva ola literaria, sino también por la forma en la que descubrí a la escritora, que fue tan casual como fílmica: mi primer contacto con Jenn Díaz llegó a través de Instagram, pasión por Carmen Martín Gaite mediante, a la que yo he leído poco y ella mucho. Este encuentro me llevó a conocer a la escritora de forma virtual, pero como eso no es forma de conocer a nadie –menos todavía a un autor– empecé a leer algunos de sus cuentos en catorze.cat y más tarde algunos de sus artículos en el Periódico. Sus novelas se me resistían. Díaz publicaba a una velocidad de vértigo y no sabía por dónde empezar, hasta que un día se lo pregunté directamente. Me recomendó que leyera su, por aquel entonces, último libro, Es un decir (2014), o este que he leído ahora, Mujer sin hijo (2013). Tres años he tardado, pero como dice mi madre “al final todo llega”. A Jenn Díaz hay que leerla, entre otras cosas, por ser una de las voces con más proyección de la nueva literatura (no en vano tiene cinco novelas en cuatro años, aparece en dos antologías y colabora en medios de amplia difusión como el Periódico de Catalunya o Jot Down). Además, la escritora aglutina muchos de los propósitos literarios que hace tiempo que intento cumplir y que, hasta donde yo sé, son bastante comunes: leer novedades editoriales; leer a autoras, también el mundo editorial está copado por hombres; y leer a escritores que aparezcan en los medios.

Mujer
La escritora, Jenn Díaz.

Algunos de mis conocidos me habían vendido Mujer sin hijo como una obra de la nueva literatura feminista, y sabía que Jenn Díaz es, según rezan algunas de las estolas de sus libros, la sucesora de Martín Gaite o Ana María Matute. En parte por esas altas expectativas el libro me ha sorprendido y me ha decepcionado un poco. La obra narra la historia de tres (en realidad son cuatro) mujeres sin hijo en una sociedad distópica. Se trata de un lugar desconocido en lo geográfico y en lo temporal. Un país que, tras una guerra, tiene al frente de su gobierno un poder político empeñado en la repoblación nacional hasta el punto de obligar a las mujeres a ser madres. La población lo ha asumido y, sin que aparezca en ningún lugar de la obra, se entiende que la función natural de la mujer es la maternidad. Este argumento conecta la narración a caballo entre la crítica y la ciencia ficción con nuestra sociedad actual, donde el debate por el derecho a decidir sobre el propio cuerpo sigue todavía vigente. Las protagonistas de la novela se revelan, de una u otra forma, contra el mandato gubernamental. Son mujeres valientes que deciden no seguir la deriva y luchar por sus convicciones.

“Rita Albero iba a llegar a casa una hora antes de lo previsto porque en la oficina estaban asustados y los directores de oficina, cuando están asustados, mandan a sus empleados a casa aunque no haya finalizado su jornada laboral. Rita es oficinista, pero no una mujer asustada”
Mujer
Uno de los cuadernos de Jenn Díaz.

La obra se desarrolla mediante un narrador en tercera persona que cuenta más que muestra. Este hecho no es demasiado de mi gusto porque hace que la narración me absorba menos. Pese a eso, el relato es liviano, se sigue bien y es agradable de leer. La obra se divide en tres capítulos –“primera mujer sin hijo”, “segunda mujer sin hijo” y “tercera mujer sin hijo”–, subdivididos, a su vez, en pequeñas partes de pocas páginas cada uno. Estos fragmentos que conforman cada uno de los capítulos y la obra en su conjunto son bonitos. Es decir, la narración tiene un tono lírico bien medido, de lectura amena, que hace que la novela sea literariamente bella. No es ampulosa, todo lo contrario, sino que trasluce una especie de narración oral; muy al estilo de Carmen Martín Gaite, aunque –al menos en este caso– sin conseguir su maestría. Los fragmentos pequeños funcionan bien, pero no me ha parecido tan bien imbricada la historia en general, que en ocasiones me ha parecido inverosímil (personajes chismosos y/o maliciosos que, de repente, dejan de serlo), haciendo que la narración llegue donde la autora quiere conducirla, con una mano exógena demasiado visible.

Sobre el carácter combativo de la obra también esperaba más. Los personajes se empeñan en sus convicciones, pero éstas no siempre son lo que el título promete. No se trata de una crítica a la forma de hacerlo, simplemente no es lo que esperaba encontrar, que era una defensa de la condición de la mujer a no ser madre. Es probable que esté un poco lego en la literatura feminista, la celebro ampliamente, pero reconozco que tengo muchas carencias. Quizá se me haya escapado algo.

En general, no es un mal libro, pero no ha satisfecho todas las expectativas que había puesto en él. Tenía un muy buen recuerdo de sus piezas cortas pero a esta, más larga, me ha costado entrar. No me ha absorbido y ha habido cuestiones que he encontrado poco afinadas. Esta circunstancia no invalida mi creencia en Jenn Díaz como valor literario, quien seguro acabará siendo (ya lo es, de hecho) un nombre muy sonoro en nuestro panorama literario actual.

Continúa el camino...
Los coptos. El porqué de una masacre
Pablo d’Ors y «Entusiasmo». Estar habitado por la ficción
«La Atlántida roja». El fin del comunismo en Europa
Chantal Maillard y el ‘re-cordis’ de «La razón estética»

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar