Home > Libros > Historia (libros) > Los dioses de la Revolución francesa

Los dioses de la Revolución francesa

Reseña de libro: Los dioses de la Revolución

Ficha técnica

Los dioses de la revolución en Hombre en caminoTítulo: Los dioses de la revolución

Autor: Christopher Dawson

Editorial: Encuentro

Páginas: 216

Precio: 20€

_

_

_

_

Pablo Ortiz Soto


En 1849, el filósofo francés Auguste Comte, padre de la sociología y del positivismo, presentaba al mundo lo que él creía que era un novedoso calendario ideado con el fin de fundar una pseudorreligión que sustituyera el culto de Dios por el de la Humanidad. Se celebrarían fiestas a importantes personajes de la historia como Abraham Lao-Tse, Mahoma, Beethoven, Prometeo o, entre otros, Cervantes. Paradójicamente, su almanaque no incluía a Jesucristo pero sí a san Pablo o a santa Teresa de Jesús. No obstante, aunque de original no tenía nada, no solo porque su fuente de inspiración la encontraba en el calendario republicano que ideó el matemático Gilbert Romme, miembro de la Convención nacional, cincuenta y seis años antes (1793); sino, además, porque era una versión secularizada del cristianismo o “herejía cristiana”, como apuntaría el filósofo Alasdair MacIntyre en su obra Marxismo y cristianismo sobre la ideología de Karl Marx, lo interesante es que Comte volvía a poner de relieve la tesis que defiende el historiador Christopher Dawson en la obra que en esta ocasión os presento, Los dioses de la revolución: toda civilización, afirma Dawson, es sustentada por los pilares de la religión aunque, a veces, el culto se degenera para romper con el sistema anterior (Comte o Romme). Dicho de otro modo, como expresa el historiador Jerónimo Molina Cano en el prólogo, “la religión es el germen de toda civilización y en circunstancias excepcionales la religión se expresa imperiosamente por cauces bastardos”.

Calendario republicano
Calendario republicano

Los revolucionarios franceses, explica Dawson, no solo querían romper con la política del Antiguo régimen, sino también violar los valores milenarios para construir una nueva era. Para ello, lo que sí tenían claro (como Comte) es que la identidad de una civilización necesita la religión. Por eso, su pretensión no fue destruir, sino quebrantar y edificar altares secularizados politizando la religión. Por ejemplo el que se erigió en París, el 10 de noviembre de 1973, con la consagración de la diosa “Razón” en la catedral de Notre-Dame; para, unos meses después, en junio de 1974, celebrar la fiesta del Ser Supremo en el Campo de Marte. A partir de entonces, entre otros dogmas, declaran que “la Cruz es sustituida por el árbol de la Libertad, la Gracia de Dios por la Razón del Hombre y la Redención por la Revolución”. Otra evidencia que nos comparte Dawson es cuando “el presidente de la sociedad de Bergerac saludó ‘la elección de nuestro nuevo obispo (constitucional), el cual derramará en nuestras almas el precioso bálsamo de una constitución fundada en la base inconmovible de la fe sagrada’.” Es decir, como se preguntaba un escritor jacobino: “¿Cómo se estableció la religión cristiana? Por las misiones de los apóstoles del Evangelio. ¿Cómo podremos nosotros establecer sólidamente la constitución? Con las misiones de los apóstoles de la libertad y la igualdad”.

Fiesta en honor de la diosa Razón
Fiesta en honor de la diosa Razón

Esta es la intuición en la que se apoya Dawson para construir su ensayo histórico sobre las causas y las consecuencias de la Revolución francesa. Una postura religiosa escasamente estudiada pero no por ello menos interesante. Precisamente, esta novedad es lo que hace ser muy sugerente el libro. Por eso recomiendo encarecidamente su lectura. Ahora bien, para comprender la eclosión de esta revolución el historiador comienza ahondando en sus raíces protestantes, en el origen histórico del liberalismo, la Ilustración, la independencia de Estados Unidos y el incipiente pensamiento democrático en autores del siglo XVIII como Rousseau. Con respecto a la segunda parte, Dawson explica brillantemente la mentalidad del proceso revolucionario desde la Asamblea Nacional (1789) hasta la instauración del Directorio (1795). Seis años a los que dedica una especial atención al fundamento teológico de los Derechos del hombre, a los altares y al reinado del Terror jacobino. Finalmente, en la tercera parte narra las consecuencias de este proceso, principalmente su influencia teosófica en el romanticismo y su influjo en el desarrollo de las corrientes ideológicas del siglo XIX (socialismo y liberalismo).

Como guinda, el historiador británico concluye el ensayo con una más que sugerente reflexión años más tarde de la II Guerra Mundial: si la cultura occidental no recuerda sus raíces cristianas, e incluso griegas, si fracasa en la restauración de una “unidad moral y espiritual de nuestra civilización […] solo puede significar o la quiebra del cristianismo o la condenación de la civilización moderna”. Puede… que ese momento ya haya llegado, o por lo menos eso pensaba el filósofo francés Philippe Muray cuando advertía a los fundamentalistas islámicos, en su obra Queridos yihadistas, lo siguiente: “Creéis atacar una civilización y sus tendencias profundas, secularizadoras, seductoras, desacralizadoras, obscenas y mercantilistas. Os equivocáis de molinos de viento. No hay civilización.” Tal vez, en la actualidad se encuentre en decadencia, pero… quien sabe si, en las próximas décadas, la actual Francia atea –por poner algún sencillo ejemplo–, que renegó de sus raíces, se convierta al Islam. Esto sería, además de muy paradójico, el punto de partida para una nueva civilización… ¿europea?

Continúa el camino...
Filosofía para bufones
Cartas desde la Revolución Bolchevique. Epístolas y recuerdos de Jacques Sadoul
‘Una mujer en Berlín’: memorias del subsuelo
Los Cinco y yo

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar