Home > En portada > Las fronteras del microrrelato español e hispanoamericano

Las fronteras del microrrelato español e hispanoamericano

Ficha técnica

Título: Las fronteras del microrrelato. Teoría y crítica del microrrelato español e hispanoamericano

Editores: Ana Calvo Revilla y Javier de Navascués

Editorial: Iberoamericana-Vervuert

Año: 2012

Páginas: 240

Precio: 22,80 €

 

 

 

Pablo Ortiz Soto
@portizs


«Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí».
(Augusto Monterroso)

Hace poco más de medio siglo, el escritor hondureño Augusto Monterroso publicó en sus Obras completas (y otros cuentos) el microrrelato anterior que, además de ser reconocido como el relato más breve hasta la entrada del siglo XXI, se hizo famoso por la crítica que realizó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de México, al compararlo irónicamente con un dinosaurio por llevar más de setenta años en el poder: toda una historia resumida en una corta frase cargada de significado. Si bien, el texto, más allá del hecho histórico que refleja y la curiosidad narratológica que conserva, habría quedado en una simple anécdota literaria si no fuera porque a finales del siglo XX y principios del XXI este tipo de narrativa se ha ido consolidando, quedando Monterroso como uno de los padres del microrrelato aunque sus raíces se encuentren en el Modernismo y la Vanguardia.

microrrelatoEl cultivo y la difusión de esta hiperbrevedad literaria en el mundo occidental no es una moda pasajera, no es casualidad: es reflejo de la obsesión por la inmediatez, la instantaneidad, la hiperactividad, la reducción y por el constante cambio del mundo en el que vivimos. La literatura, como saben, es el mejor espejo para comprender el pensamiento, las ideas y el estilo de vida de las sociedades; y para entender la nuestra, es fundamental estudiar las nuevas miniaturas narrativas que están proliferando: cortos cinematográficos, microblogs, miniteatros, microrrelatos, microcuentos, ensayos cortos, ¿micronovela? (como la de Manuel Bartual en Twitter), etc. Asimismo, por otro lado aunque intrínsecamente ligado, tampoco es casualidad en esta época el minimalismo artístico e incluso, me atrevería a decir, el culinario.

El cultivo y la difusión de esta hiperbrevedad literaria en el mundo occidental no es una moda pasajera, no es casualidad.

Por eso la microficción –afirma el escritor hispano-uruguayo Fernando Aínsa en la introducción a obra que a continuación les presentaré– es «el mejor espejo para reflejar las gesticulaciones de los individuos balanceándose en la precariedad, la inmediatez y la urgencia que caracteriza nuestro tiempo. Representa el ‘instante’ de la vida y la condensa en la forma que mejor expresa la incapacidad de enfrentamiento del ser humano con un ‘plazo más largo’. […] lo que se ha llamado ‘la inhibición frente al futuro’». Pues bien, si tienen curiosidad por conocer los secretos que guarda este género, es muy recomendable el libro Fronteras del microrrelato. Teoría y crítica del microrrelato español e hispanoamericano (Iberoamericana-Vervuert, 2012).

Editado por los investigadores Ana Calvo Revilla y Javier de Navascués, en esta obra, catorce expertos de varias universidades (USPCEU, UNINE, UNAV, UVA, USAL, US y UAB) estudian este fenómeno literario desde diferentes enfoques (orígenes, estructura, influencias en escritores españoles e hispanoamericanos, impacto en el mercado editorial), permitiéndonos así conocer sus rasgos distintivos que lo hacen diferente de otros géneros breves como pueden ser la greguería, el haiku, la fábula, el chiste, el aforismo o, entre otros muchos, un comentario anecdótico. Dividido en tres partes, en la primera los estudios buscan delimitar la forma de esta minúscula narrativa para comprender la identidad del género y acercar su comprensión al lector:

«La brevedad del microrrelato, a diferencia del cuento clásico, obliga a la condensación y ello conlleva una tensión psicológica que atrapa. […] Lo esencial es la carga emocional que se transmite, la atención que despierta y la reflexión a la que conduce. Pueden o no gustarnos esos apuntes narrativos, pero lo que nunca nos dejan es indiferentes», afirma la investigadora M.ª Dolores Nieto.

Para ello, los autores explican conceptos clave como la microtextualidad, la micronarratividad, la microficción y el microrrelato; estudian las diferencias y semejanzas con el cuento, las diferencias entre el libro de microrrelatos y las novelas fragmentarias (por ejemplo, Nocilla dream de A. Fernández Mallo); la pragmática de estas formas narrativas breves y las pautas temporales del microrrelato en español en las últimas décadas; el uso del mito, secularizado, en los microcuentos; la situación actual del género en el mundo editorial hispánico y los sellos que lo cultivan (como Páginas de espuma, Impedimenta, Menoscuarto, Salto de Página, etc.). Una vez definida su naturaleza literaria, la segunda y tercera parte versan sobre las peculiaridades del microrrelato español e hispanoamericano.

microrrelatoCon respecto a la primera, podrán encontrar estudios tan interesantes como el que ahonda en la plasmación del crimen y los tipos de tramas en la narrativa hiperbreve, estudiando textos de escritores como Sara Gallardo (“A mano”), León Febres-Cordero (“Instinto de curación”), Julia Otxoa (“Avenida Lincoln”), Ednodio Quintero (“Cacería”), David Lagmanovich (“El enemigo”), Marco Denevi (“La reina virgen”) o, entre otros que descubrirán sumergiéndose en la lectura, Juan Sabia (“Últimas palabras”). También es interesante el capítulo que explora la influencia de Borges en la conocida obra Teatro de ceniza, del cordobés Manuel Moyano; el que indaga en la obra Los males menores del académico Luis Mateo Díez y el que examina los amargos microrrelatos de la escritora premio Cervantes Ana María Matute.

«La minificción, afirma Lauro Zavala, puede llegar a ser la escritura más característica del tercer milenio».

Por lo que se refiere a la segunda parte, centrada en analizar los frutos de esta singularidad genérica en la literatura hispanoamericana, hallarán una serie de artículos que tratan los orígenes del microrrelato en México y el importante papel del escritor Couto Castillo; la modalidad del “microrrelato intercalado” y la metaficción en las obras Respiración artificial, del literato argentino Ricardo Piglia, y Nocturno de Chile del escritor chileno Roberto Bolaño; y el estudio de la minificción en la obra de la escritora argentina Rosalba Campra (su fantasía, su libertad, su ironía) y los experimentos lingüísticos con los que se divierte (y nos entretiene) su compatriota Luisa Valenzuela, en su libro Juego de villanos.

En definitiva, recomendamos la lectura de este libro porque es una magnífica oportunidad para conocer la identidad, las características propias y las influencias de esta nueva narrativa que, según el teórico de la literatura Lauro Zavala, «puede llegar a ser la escritura más característica del tercer milenio» por el desarrollo de los medios electrónicos. Pero también porque nos ayudará a comprender aún más el mundo occidental.

microrrelato
Microcuento de Jesús Montiel en la revista Contrapunto (2015). I Premio del Concurso Twitter (Universidad de Alcalá).
Continúa el camino...
«Dibujaron lo inevitable», Sostiene Pereira
Cien años de literatura a la sombra del Gulag (1917-2017)
«El cuento de la criada» ya lo he visto antes
Blancos contra rojos: la Guerra Civil rusa

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar