Home > Libros > La esposa joven

La esposa joven

Ficha técnica

PN936_La esposa jovenLAIA.inddTítulo: La Esposa joven

Autor: Alesandro Baricco

Editorial: Anagrama

Año: 2016

Páginas: 200

Precio: 16,90€

_

_

_

Andrea Reyes de Prado
@AudreyRdP


«Recuerda, cuerpo, no sólo cuánto se te amó, no sólo los lechos donde estuviste echado, más también aquellos deseos que, por ti, en miradas brillaron claramente y en la voz se estremecieron» Constantino Cavafis

«Pero ahora no conozco ninguna historia –dice alguien acariciado en este libro–, mía o de los demás, que no se inicie en el movimiento animal de un cuerpo: una inclinación, una herida, un sesgo, a veces un acto brillante, a menudo instintos obscenos que vienen de lejos. Todo está escrito allí. Los pensamientos vienen luego».

Ante la vida, el primer movimiento es siempre del cuerpo. Dilatarse las pupilas, cerrarse los párpados, erizarse, encogerse, vibrar. Agitarse el ritmo del corazón, la piel alzarse como diminuto gotelé. Sudar, bailar los pies, los labios morderse, buscar con los dedos, huir. Primera señal inconsciente, innata, profunda. Los sentidos antes que su razonamiento. Eso aprende la Esposa joven con la familia del Hijo, a quien ama y con quien, como se estableció años atrás, cumplida ya su mayoría de edad debe casarse. Lo que acontece en un tiempo que ella creía de futuro (esperar el regreso del Hijo) se convierte en un presente en el que, inesperadamente, aprende el lenguaje del cuerpo. A reconocerlo y así reconocerse.

Entre las tapas de sus libros habitan mundos paralelos al nuestro que, a veces, se vuelven perpendiculares y nos impregnan, en un instante mordaz, de esa magia despreocupada e infinita que los ordena. Alessandro Baricco (Turín, 1958) ha añadido a esa hermosa dimensión (y a la nuestra) La Esposa joven, su última novela y homenaje a la literatura hispanoamericana, que comparte con las demás el sabor agridulce de ver muchas verdades ocultas en formas nuestras de pensar o actuar tratadas con esa sencillez, levedad y desnudez tan suyas. «Una vez decidido algo, en esa casa no se cambiaba nunca, por razones obvias de economía de las emociones», escribe de ese norteño lugar italiano de principios del siglo XX adonde llega la Esposa joven para esperar la llegada de su prometido junto a la Madre, el Padre, la Hija, el Tío y Modesto, el mayordomo, único personaje de la vivienda con nombre. Único personaje corriente entre fascinantes seres que, uno a uno, haciéndola con dulzura despojarse necesariamente de la inocencia, van enseñando a la Esposa joven a conocerse a sí misma a través de lo que se ha vivido y se puede vivir por la corporeidad.

Lo sutil hace fluir las palabras y descripciones de esta deleitable novela, haciendo poesía de la sexualidad, el erotismo y el sexo; en ningún caso sinónimos, que pueden surgir uno a uno, de dos en dos, a la vez en una extraordinaria explosión, quizá sólo uno en cada ocasión. «La Hija comenzó de repente a arquear la espalda, de vez en cuando, y a respirar de forma rara, una especie de agonía. Elegante, sin embargo, incluso atractiva, pensó: fuera lo que fuera que la Hija estuviese matando en su interior, su cuerpo parecía haber nacido para ese delito, hasta ese punto se disponía justo en el espacio, como una ola». Hablarlo, aprender a leerlo, a cederle la palabra. Devolverle su espacio y naturalizarlo. Es lo más nuestro, es conocerse. Despojarnos, como la Esposa joven, de tabúes, prejuicios, etiquetas o convencionalismos. Alejar de nosotros las palabras.

Lo sutil hace fluir las palabras y descripciones de esta deleitable novela, haciendo poesía de la sexualidad, el erotismo y el sexo.

Sobre párrafos que casi se acarician, movimientos se deslizan, contraen y sienten la textura de la vida mientras el narrador –que en alguna línea es el propio Baricco y en muchas otras no– hace propios algunos silencios de entre la fábula para reflexionar sobre el oficio de escribir, la propia historia que está narrando o sus personajes, fusionándose con ellos y haciéndolos fusionar, transportando así en ocasiones la primera persona a tercera y viceversa; alejando y aproximando la lectura, alejándonos y aproximándonos a nosotros hacia esa casa y su diálogo.

Deliciosa, desenfadada y libre la lectura de La Esposa joven, «una novela sobre los cuerpos –como definió el propio Baricco, con esa misteriosa y pícara mirada suya que parece esconder parte de esa magia indescifrable de sus obras, en una entrevista realizada por el programa Página Dos–. Aquí todo pasa a través de ellos. Luego el amor es una especie de cosa que existe, pero digamos que la primera realidad que tienes frente a los ojos es el hecho de cuánta experiencia, cuánto saber, pasa a través de lo que hacemos con nuestros cuerpos, no con nuestra cabeza». Vaciar la mente, desenfocar el pensamiento y enfocar las sensaciones. Regresar al animal que somos, en la pureza natural que le y nos define. En su violencia, en su delicadeza, en su precisión. Sólo eso, sólo ser. Dejando caber sentimientos y teorías sólo cuando se requiera. Ir más allá de todo ello, ir al centro. Viajar, dejarse llevar, hacia lo etéreo de nuestra materia.

Continúa el camino...
Breve historia de todos los que han vivido
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
Memoria contra el olvido. Las escritoras de la generación del 27
Umbral de tiempo recogido. Poesía de Mario Vega
Decir Idea alcanza

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar