Home > Libros > La decadencia del Imperio Austrohúngaro

La decadencia del Imperio Austrohúngaro

Ficha técnica

La marcha Radetzky - Joseph RothTítulo: La marcha Radetzky

Autor: Joseph Roth

Editorial: Edhasa

Año: 1932 (1ª edición) / 2010

Páginas: 560

Precio: 10€

_

_

_

_

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88


Acercar la atalaya de Hombre en camino a los grandes literatos de la historia siempre resulta gratificante. En esta ocasión hablaremos de la obra La marcha Radetzkey, del novelista y periodista austriaco Joseph Roth, el cual ya fue reseñado en dos ocasiones, en reseña a relatos como La leyenda del santo bebedor y El triunfo de la bellezaLa historia versa en torno a cuatro generaciones de una familia de soldados y miembros del gobierno del Imperio Austrohúngaro, la familia Trotta. La trama se mueve a lo largo de la línea del tiempo de la llegada al poder del emperador Francisco José, hasta la decadencia de dicho Imperio.

Fue la primera novela en la que el emperador Francisco José tomó la condición de personaje de una obra literaria. En ella bajo el hábito de un buen hombre, trata de llevar a su Imperio hacia el mayor de los éxitos, aunque numerosas veces caerá en equivocaciones, como el desastre de la batalla de Solferino (1850) en el que casi pierde la vida. Vida, por cierto, que fue salvada por el primer Trotta protagonista. De este modo, el que por aquel entonces solo era un teniente, adquiere un rango mayor gracias a la hazaña cosechada. Sin embargo, para Roth, aquello fue más bien la decadencia de ambos personajes. Con este principio, satírico, el autor inicia su crítica a la decadencia del imperio austrohúngaro realizando dicha crítica en paralelo al contar la vida de la familia Trotta, a la que le sigue el mismo devenir que a su patria.

Joseph Roth

Todo el mundo cambia de opinión hacia los Trotta, partiendo desde los propios familiares, hasta los demás compañeros del ejército. Hecho que para una persona humilde y poco dada a ser el centro de atención y demostrar un estatus social alto, se ve obligado a cambiar para moverse en esas altas esferas de acuerdo a su nombramiento de barón.

Pero la gracia de la historia, no queda ahí. El barón Trotta lee en el libro de texto de su hijo la hazaña de Solferino en la que se tergiversaba el desarrollo de la batalla. Por ello decidió acudir a hablar con el propio emperador para pedirle que se contase la verdad de los hechos. Sin embargo, con lo que el barón Trotta no contaba era con la respuesta dada: “se suprimirá por el bien de todos este hito”. De esta manera nadie podría criticar si fue de una manera o fue de otra. Así, el barón Trotta iría cayendo en el olvido. Su acción heroica caería con los años en la condición de mera anécdota. Solo los hombres de avanzada edad recuerdan la historia ya con tintes de leyenda, mientras que los más jóvenes apenas dan relevancia al suceso.

Con todo esto entra en acción el segundo de los Trotta, al cual su padre desestima su ambición de convertirse en soldado de un Imperio en plena decadencia. Sin embargo, acaba siendo funcionario. No terminaría así su nieto, el tercer Trotta, quien entraría a las milicias del ejército con ganas de batalla. Pero ya no había batallas en las que tratar de demostrar lo patriotas que eran todos aquellos que iban la guerra. Ahora la batalla era contra la botella de whisky, contra el juego, las deudas, los duelos, las huelgas y las represiones. Y todo ello con la Marcha Radetzky de Johann Strauss como música de fondo.

José Francisco

Está narrada con la amargura e ironía necesaria para retratar el ocaso de uno de los imperios más importantes de Europa. La forma de contar historias por parte de Roth siempre tiene un punto desgarrador y delicioso. De ritmo pausado, muy centrado en la instrospección de los personajes y en mostrar muy bien la costumbre de la época. La marcha Radetzky es una delicia. Una de esas piezas que deja en el lector el poso de haber leído y contemplado una historia buena, rotunda, fantástica. Además es una novela muy recomendable para el verano. Muchas páginas y una trama que requiere esa pausa que quizás en otro momento del año, no podemos dársela a una pieza literaria de estas características.

Y no queremos dejarles sin apuntar que no es una obra de encefalograma plano, sino una novela para pensar. Con rigor histórico. Y el espíritu y la atmósfera decadentista está perfectamente plasmada. Si son amantes de la buena literatura, La marcha Radetzky tiene que ser una obra obligada en su abanico de lecturas.

Continúa el camino...
Nolan, el pintor de batallas
«Barry Seal», un traficante a medida de su contexto
La belleza desarmada: solución a los problemas del hombre
Falcó: en tiempos de guerra…

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar