Home > Colección Nuevo Inicio > Dios, filosofía, universidades

Dios, filosofía, universidades

Ficha técnica

Dios fiolosofía universidades - Alasdaire MacIntyre

Título: Dios, filosofía, universidades

Autor: Alasdair MacIntyre

Editorial: Nuevo Inicio

Páginas: 356

Precio: 23 €

_

_

_

Pablo Ortiz Soto


Desde hace unas décadas, numerosos intelectuales vienen advirtiendo del sistemático deterioro, devaluación y disgregación de la institución universitaria por el olvido de sus raíces. Uno de ellos, como pudimos leer el mes pasado, es el octogenario y prolífico escritor norteamericano Wendell Berry. Según este ensayista, uno de los efectos es la degenerativa producción académica que, abanderada y dominada por un tiránico régimen de publicaciones al mando de agentes mercantiles, la actividad intelectual universitaria consiste, según Berry, en publicar “cada vez más y más artículos y libros carentes de pasión alguna, llenos de jerga profesional «publicables» pero apenas legibles, en los que una oscuridad pretenciosa y aburrida se disfraza de profundidad”. La búsqueda de la verdad, raíz de la Universidad, queda en un segundo, tercero, cuarto o, simplemente, sin plano.

A finales de la década de los setenta, en la célebre obra La condición postmoderna, el filósofo francés Jean-François Lyotard también reconocía la crisis de la que se hace eco Berry. Mientras ‹‹las Escuelas son funcionales –afirmaba el ensayista–; la universidad es especulativa, es decir, filosófica››. Sin embargo, proseguía Lyotard, en la universidad actual ‹‹la relación con el saber no es la de la realización de la vida del espíritu o la de emancipación de la humanidad; es la de los utilizadores de unos útiles conceptuales y materiales complejos y la de los beneficiarios de esas actuaciones››. Y al hilo de estas críticas, otro contemporáneo, el fenomenólogo francés Michel Henry también diagnosticó en su ensayo La barbarie –en concreto, en el capítulo “La destrucción de la Universidad”– la decadencia y la disgregación de los fundamentos transcendentales de esta institución; como así también recordó Ortega y Gasset en las conferencias impartidas en las Universidades de Madrid y Granada. Unas ponencias, editadas en el libro Misión de la universidad, que recogen las preocupaciones e inquietudes del filósofo español ante el ocaso de la enseñanza universitaria.

Alasdair MacIntyre

Con el paso del tiempo estas proféticas advertencias han ido convirtiéndose en la línea a seguir; la implantación del Plan Bolonia –con el añadido de la deforma que entró en vigor el pasado 30 de enero– no es más que su coronación en nuestro país. Sin embargo, a pesar de este marco de (des)educación como diría Chomsky, algunos inconformistas de nuestro panorama universitario se esfuerzan por denunciarlo. Tal es el caso de Sebastián Montiel, catedrático de la Universidad de Granada, con su artículo “Universidades a la boloñesa”, o como la parodia “Pesadilla en Westminster (o el síndrome de Bolonia)”, de la historiadora Milagrosa Romero (USPCEU). Ambos, sobre los fundamentos y la puesta en práctica de este politizado plan.

Pues bien, me sirvo de esta amplia introducción para presentarles la magnífica obra Dios, filosofía, universidades del ilustre filósofo de la moral escocés Alasdair MacIntyre. Este pensador, miembro de la Real Academia Americana de las Artes y las Ciencias, de la Irlandesa y de la Británica, inquietado y compartiendo las mismas advertencias de sus coetáneos, ahonda en este libro en la tradicional interrelación de la teología y de la filosofía con el resto de saberes de la Universidad. MacIntyre pretende recordarnos, como así también hicieron Lyotard, Henry u Ortega y Gasset, la importancia y necesidad de la filosofía para la comprensión de la misión universitaria y, principalmente, la del hombre. Es decir, el de la búsqueda de la Verdad –raíz de la Universidad medieval– y no el de la imperante, mundana y vana práctica política-mercantil.

En este libro el académico MacIntyre, apoyándose en una breve pero profunda e interesante historia de la filosofía católica, denuncia la desarmonización y especialismo del conjunto de las disciplinas y saberes universitarios por el olvido de sus raíces, de la traditio. El desligamiento de una búsqueda transcendente y especulativa ha dado lugar, comenta el filósofo escocés recordando el término acuñado por Clark Kerr, a ‹‹instituciones fragmentadas y divididas, a las cuales cuadra mejor el nombre de ‘multiversidades’››. En esta obra, el escritor nos redescubre el alma y la esencia que acunaron los filósofos católicos para iluminar aquello que llamaron Universidad. Un espíritu inquieto, transcendente y virtuoso como el que se armonizaría, pictóricamente, en la clásica obra rafaelita La escuela de Atenas.

La escuela de Atenas - Rafael

Nuevo-Inicio

Continúa el camino...
Las “impresiones irlandesas” de Chesterton
El Movimiento de Oxford y J.H. Newman
Cuatro luces de la literatura europea
40 años sin Jan Patocka: sus “Ensayos heréticos”

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar