Home > Libros > Filosofía para bufones

Filosofía para bufones

Ficha técnica

Título: Filosofía para bufones. Un paseo por la historia del pensamiento a través de las anécdotas de los grandes filósofos

Autor: Pedro González Calero

Editorial: Ariel

Páginas: 188

Precio: 16 €

 

 

 

 

 

 

Pablo Ortiz Soto
@pablothaumazein


No hace mucho tiempo, según relata Platón en el Teeteto, Tales de Mileto cayó en un pozo mientras paseaba contemplado el titilante firmamento. Una criada que presenció el suceso le dijo burlonamente: “¿Qué quieres ver en el cielo si no eres capaz de ver el suelo que pisas?”. En cierta ocasión, Sócrates –que conocía la ininteligible profundidad del pensamiento de Heráclito– graciosamente le espetó: “Tanta profundidad sólo debía de estar al alcance de los nadadores delios (quienes eran expertos en nadar en aguas profundas)”. A lo largo de la historia, las perspicaces ideas, dichos y experiencias de los filósofos del pasado han sido admiradas por su contemporaneidad. Muestra de ello, la siguiente anécdota: “Paseando por los mercados atiborrados de mercancías, Sócrates solía decir: ‘¡Hay que ver la cantidad de cosas… que no necesito!”. Imagínense lo que hubiera pensado hoy día… O lo que se le hubiera pasado por la cabeza a su irritable esposa, Jantipa, “cuando un alfarero le preguntó a Sócrates si debía casarse o permanecer soltero, éste respondió: ‘hagas lo que hagas te arrepentirás’”.

En cuanto al provocador Diógenes de Sinope se cuenta que, cierto día, al enterarse del grabado que un ruin ateniense había inscrito sobre la puerta de su casa –‘nada malo entre por aquí’–, preguntó: “¿Y dónde dormirá ahora el dueño de la casa?”. También, cuenta una leyenda que el filósofo cretense Epiménides, uno de los siete sabios de Grecia, viajó a la India para conocer a Buda. Una de sus preguntas fue la siguiente: “¿Sabrías decirme cuál es la mejor pregunta que puede hacerse y cuál es la mejor respuesta que puede darse?”. Y Buda le contestó: “La mejor pregunta que puede hacerse es la que tú acabas de hacer y la mejor respuesta que puede darse es la que yo te estoy dando”. Por otro lado, y a raíz del debate sobre el tiempo y la creación, muchas personas se han preguntado qué hacía Dios antes de crear el mundo. Pues bien, es célebre la burlesca respuesta de san Agustín: “Antes de la creación del mundo, Dios estaba preparando el infierno para quienes hacen ese tipo de preguntas”. Y continuando con el filósofo de Hipona, en su conocida obra Confesiones, reconoce que de joven pedía a Dios lo siguiente: “Señor, concédeme castidad y continencia, pero todavía no”.

Filosofía
‘La escuela de Atenas’, de Rafael Sanzio.

Sobre santo Tomás de Aquino se dice que, debido a su rechoncha corpulencia y su silenciosa reflexión, sus colegas lo apodaron “el buey mudo”; y, a propósito de este mote, san Alberto Magno afirmó: “Lo llaman el buey silencioso. Pero yo digo que cuando este buey muja, sus mugidos llenarán el mundo”. Entrando ya en la modernidad, y en estos tiempos nuestros de crisis, banqueros y paraísos fiscales, debemos tomar buena nota del consejo que nos compartió el filósofo francés Voltaire: “Si alguna vez ve usted saltar a un banquero suizo por la ventana, salte detrás. Seguro que hay dinero que ganar.” Como ven, ya tenían fama en el siglo XVIII. Ahora bien, cuando a nuestros contemporáneos se les pregunta qué piensan sobre los filósofos, la mayoría responden con adjetivos despectivos. Los epítetos más utilizados suelen tacharlos de locos o aburridos. Pero… ¿alguno de ustedes se ha aburrido con las anécdotas anteriores o, en cambio, están deseando leer más sobre las lúcidas, irónicas y perspicaces ideas y pensamientos de nuestros gigantes precedentes? Pues bien, para ello, les recomiendo el magnífico libro Filosofía para bufones. Un paseo por la historia del pensamiento a través de las anécdotas de los grandes filósofos, del profesor de instituto Pedro González Calero.

En esta anecdótica historia de la filosofía descubriremos las desternillantes ocurrencias que los pensadores tenían acerca de su cotidianidad y que, en muchísimas ocasiones, podrán experimentar su actualidad. El libro se estructura con un prólogo inicial que da paso al comienzo de esta historia: la filosofía antigua. De ahí pasaremos a carcajadas por la oriental, medieval, moderna y contemporánea. Pero además, para comprender aún mejor el contexto donde fueron expresadas, todas las sapienciales travesuras de los filósofos protagonistas están precedidas de una brevísima introducción filosófica histórica. Así, conjuntamente a las anécdotas ya compartidas, nos toparemos con Anaxágoras y su inquietud sobre la muerte, con la célebre tortuga de Zenón, con las salidas del discípulo de Sócrates, Antístenes, o el de Diógenes, Crates.

Filosofía
Ahí vivieron, viven y vivirán personas (y filósofos…).

Pero también nos encontraremos con las burlescas y lapidarias reflexiones de Confucio, Chuang Tzu, san Anselmo de Canterbury, Pedro Abelardo, Ramón Llull, Maquiavelo, Pico della Mirandola, Erasmo de Rotterdam, Descartes, Pascal, Spinoza, Montesquieu, Rousseau, Madame de Staël, Kant, Schopenhauer, Kierkegaard, Nietzsche, Unamuno, Ortega y Gasset, Eugenio d’Ors, Russel, Witgenstein, K. Popper, J. A. Marina o R. Carnap, entre otros numerosos bufones admirados y Asombrados de su propia existencia y de lo que les rodeaba. En definitiva, recomiendo encarecidamente la lectura de esta obra porque, además de invitarnos a pasar un buen rato, nos ayudará a comprender aún mejor la realidad y la historia de la filosofía.

Continúa el camino...
La belleza desarmada: solución a los problemas del hombre
Lo que no está escrito
Las “impresiones irlandesas” de Chesterton
El Movimiento de Oxford y J.H. Newman

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar