Home > Libros > Ensayo > Memoria contra el olvido. Las escritoras de la generación del 27

Memoria contra el olvido. Las escritoras de la generación del 27

Ficha técnica

Título: Memoria contra el olvido. Las escritoras de la generación del 27

 Autor: Jairo García Jaramillo

 Editorial: Atrapasueños

 Páginas: 182

 Precio: 12 €

 

 

 

 

Texto de Pablo Ortiz Soto
@portizs
Ilustraciones de Andrea Reyes
@AudreyRdP


En la primavera del año 2015 se estrenó el documental Las Sinsombrero. Dirigido por Tània Balló, Serrana Torres y Manuel Jiménez Núñez, este largometraje pretende rescatar, dar a conocer y profundizar en las huellas que dejaron algunas mujeres intelectuales de la generación del 27: Concha Méndez, Maruja Mallo, Marga Gil Roësset, Ernestina de Champourcín, M.ª Teresa León, Josefina de la Torre, Rosa Chacel y María Zambrano. El título, que hace honor a los cuatro alegres transgresores (F. García Lorca, M. Manso, S. Dalí y M. Mallo) que fueron apedreados e insultados por ir sin sombrero por el centro de Madrid (prenda que simbolizaba elegancia y clase, y a ellos les “congestionaba las ideas”), abarca a todas aquellas artistas, literatas y filósofas que sufrieron en silencio sus inquietudes existenciales durante la España republicana y el régimen franquista, además de ser olvidadas tras el advenimiento de la democracia. El motivo por el cual no han tenido el mismo reconocimiento que sus afamadas amistades (Lorca, Dalí, Alberti, Picasso, Cernuda, etc.) se debe a la inconsciente mentalidad machista de la época:

“Las mujeres –afirma Balló– estaban predestinadas a ser madres, esposas y beatas, los hombres se enfrentan a un grupo de artistas que no piden permiso. […] Ellos las aceptan pero no las recuerdan, y no porque no sepan sus nombres”.
Generación del 27
Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán y M.ª Teresa León.

A este respecto, curiosamente, unos años antes del lanzamiento de Las Sinsombrero, el profesor de instituto e investigador Jairo García Jaramillo era galardonado con el premio nacional Miguel de Unamuno por su trabajo La mitad ignorada. En torno a las mujeres intelectuales de la Segunda república. Concedido por el Ayuntamiento de Bilbao en el año 2011, en esta obra el autor realiza un recorrido historiográfico desde las mujeres precursoras del feminismo (Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán o María Goyri) hasta centrarse en el “inconsciente patriarcal” social de la II República que frenó a numerosas intelectuales (el autor recuerda a 50 mujeres de varios ámbitos). Una tesis muy interesante ya que demuestra que, paradójicamente, pensadores de la talla de Gregorio Marañón, Clarín, José Ortega y Gasset o, entre otros, Santiago Ramón y Cajal –universalmente conocidos como “progresistas”, al igual que Kant, Rousseau, Darwin, Concordet, Schopenhauer y otros ilustrados, recuerda García Jaramillo–, todavía acunaban la mentalidad misógina de la antigüedad:

“No existe ningún otro ser que posea esta doble condición: ser humano y serlo menos que el varón. […] Alguna vez la mujer se adelanta un poco: Aspasia. ¿Por qué? Porque ha aprendido el saber de los hombres, porque se ha masculinizado”, afirmaba Ortega.

Pues bien, en este contexto, García Jaramillo ha publicado recientemente Memoria contra el olvido. Las escritoras de la generación del 27 (Atrapasueños, 2017), una obra que, teniendo presente la introducción precedente, se centra ahora en analizar cómo vivieron aquellos años ocho escritoras de la generación del 27, así como examinar la riqueza de su obra literaria: las poetas Ernestina de Champourcín, Concha Méndez, Josefina de la Torre y Carmen Conde y las prosistas Rosa Chacel, Luisa Carnés, M.ª Teresa León y María Zambrano. Dividido en cuatro capítulos entre un prólogo y un no epílogo, el libro comienza con la prologuista Ana Moreno Soriano que vindica la lucha a contracorriente de las mujeres y las poetas desde Teresa de Ávila o sor Juan Inés de la Cruz hasta nuestras protagonistas con el fin de “reconocerlas y devolverles el papel que en justicia les corresponde”. En cuando al primer capítulo, “Reanudar la historia”, el autor explica primeramente el origen de la reduccionista etiqueta “generación del 27” –en el que solo hay varones además de que se excluyen a escritores como F. Ayala, J. Bergamín o M. Aub–; para proseguir estudiando la mentalidad machista comentada anteriormente y cómo lo vivieron las escritoras.

“Yo exijo, necesito, quiero toda tu vida […]. Que no sepa yo que te vas con Maruja Mallo. Todo esto no sé si te dolerá. Yo te lo digo, desde luego, para que te duela. […] No enarboles tanto tus conquistas, tus derechos de mujer moderna; sé mía -MÍA-.” Palabras del republicano Antonio Oliver a su novia Carmen Conde.

A este respecto, en el segundo capítulo, García Jaramillo analiza la desmemoria y la estigmatización de las escritoras durante la etapa republicana –relatando, entre otros aspectos, lo que pensaban F. Ayala, D. Alonso o G. Diego de sus conocidas–, la implacable voluntad de destruir a los otros por parte de la dictadura franquista (como en todo totalitarismo, ya sea fascista, comunista o nazi), el “pacto de silencio” durante la transición y las dificultades actuales para recuperar su inestimable valor literario en una época hipermoderna -líquida- “que, como señaló Tony Judt, conmemora demasiado pero no rememora casi nunca”. De ahí que la educación, la inclusión de estas escritoras en los manuales escolares, sea el factor clave para superar las modas conmemorativas, apunta el investigador. Aquí reside la importancia del “no epílogo” que firma Julia Hidalgo Argüeso y que se resume en la frase del poeta vanguardista francés Paul Éluard: “Cojamos de la mano la memoria, cerremos los ojos al recuerdo. El recuerdo es de cada uno, la memoria es de todos y ahí nos encontramos.” Por eso, esta obra no se cierra en la última página; todo lo contrario, se sirve de esta como invitación a abrir el horizonte epistémico y enseñar a nuestros contemporáneos el legado literario de las protagonistas, con el fin de conocer la verdad y transformar la sociedad.

Generación del 27
Ernestina de Champourcín, Concha Méndez, Rosa Chacel y Luisa Carnés.

Ahora bien, una vez expuestos estos capítulos introductorios y teniendo claro el objetivo del ensayo, el autor indaga en las reformas educativas que sirvieron como palanca de cambio en la difícil situación de la mujer; analizando seguidamente el contexto de las precursoras del feminismo español a través de una breve semblanza biográfica de C. Arenal, M. Goyri, I. Oyarzabal o, entre otras intelectuales que descubrirán sumergiéndose en la lectura, C. Baroja. Finalmente, García Jaramillo -refiriéndonos numerosos documentos sobre y de las escritoras- se adentra en sus vidas para comprender cómo vivieron aquella época, la importancia de sus ideas y la calidad literaria de sus obras. De Ernestina de Champourcín, entre otras curiosidades, nos cuenta que Federico García Lorca sintió envidia de que los eximios críticos Melchor Fernández Almagro y Enrique Díez Canedo aplaudieran el segundo libro de la poeta vitoriana (Ahora). De Carmen Conde, además de relatarnos la mala experiencia con su novio que anteriormente hemos hecho mención, nos cuenta el éxito editorial de su poemario Júbilos que fue “declarado libro de lectura oficial en las Escuelas Nacionales”.

De Concha Méndez descubriremos sus afamadas amistades y, entre otros detalles biográficos, su difícil infancia por la mentalidad machista a la que nos hemos referido. En cuanto a Constancia de la Mora se reconoce su autobiografía (Doble esplendor), una obra de inestimable valor para conocer la ideología de la época. Con respecto al duro trabajo de M.ª Teresa León para “adelantar el reloj de España”, descubriremos que fue mucho más valiosa e importante que la simple estela del cometa Alberti, donde la suelen encasillar. Y de la valía de la filósofa María Zambrano, las prosistas Rosa Chacel y Luisa Carnés y la poeta Josefina de la Torre dejo a los lectores que las descubran en la lectura. En definitiva, este libro, además de servirnos como reflexión hacia un fenómeno patriarcal cuyos coletazos todavía hoy padecemos, es una magnífica oportunidad para redescubrir una parte importantísima de nuestro olvidado legado cultural y literario: una gran ocasión para conocer aún más nuestra historia y ayudar a que se perpetúe la admirable memoria de las escritoras de la generación del 27. Por todo esto recomiendo encarecidamente su lectura.

 

Continúa el camino...
Los coptos. El porqué de una masacre
Pablo d’Ors y «Entusiasmo». Estar habitado por la ficción
«La Atlántida roja». El fin del comunismo en Europa
Chantal Maillard y el ‘re-cordis’ de «La razón estética»

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar