Home > Libros > Elogio a la memoria del pájaro

Elogio a la memoria del pájaro

Ficha técnica

Memoria del pájaroTítulo: Memoria del pájaro

Autor: Jesús Montiel

Editorial: Hiperión

Páginas: 62

Precio: 10€

_

_

_

 

Pablo Ortiz Soto


No hace mucho tiempo, el escritor estadounidense Henry David Thoreau testimonió en su célebre obra Walden, la vida en los bosques su intención vital: “fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentarme solo a los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que la vida tenía que enseñar, y para no descubrir, en el umbral de la muerte, que no había vivido.” Aunque pueda compartir con él su amor por la naturaleza y admirarme ante el baile de su geometría, la risa de sus ríos, la sazón de sus formas, la sabiduría de su savia, la armonía de su coro o el suave soplo de su caricia… creo, disculpen la osadía, que Thoreau se equivocaba al afirmar que la esencia de la vida estuviera solamente en los bosques. Para descubrir la maravillosa locura de ser ciertos, no hay que alejarse de la cotidianidad; lo que hay que hacer es transcender la costumbre, admirarse ante la maravillosa locura de existir porque podríamos no existir y, sin embargo, ¡existimos! Por eso siempre me he sentido más identificado, me ha gustado más la mirada de admiración y asombro, del escritor francés Marcel Proust: “El único viaje real del descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes sino en tener nuevos ojos.” Thoreau, como el joven protagonista del libro Hacia rutas salvajes, Christopher McCandless, buscaba nuevos paisajes para huir de nuestra decadente civilización.

Pues bien, una mirada de admiración muy parecida a la de Proust, de inquietud, esperanza y gratitud es la que el poeta granadino Jesús Montiel nos comparte en toda su obra (Placer adámico, Díptico otoñal, Insectario o La puerta entornada) y, concretamente y de manera más madura tanto poética como vitalmente, en su último libro: Memoria del pájaro, premio nacional de poesía Hiperión (2016). Si bien Montiel tiene muy presente en su diagnóstico poético la percepción sobre nuestro deshumanizado mundo hipermoderno y su consecuente sufrimiento –que ya advirtieron Thoreau, McCandless e incluso Vicent van Gogh, Charles Péguy, Rachel Carson o Albert Einstein–, a diferencia de los dos primeros que se dirigieron al bosque en busca de los pájaros, el poeta granadino no huye de su realidad sino que, como un pájaro ante una tormenta, ante “el arduo sufrimiento que a veces terremota el calendario”, aguarda en su memoria la esperanza de volver a volar tras el paso del invierno. No abandona el mundo moderno; aguarda esperanzado, como el pájaro en su rama, percatándose y transmitiendo a su tan necesitado contemporáneo la transcendencia de lo cotidiano: “Será tu corazón quien decida los bosques”.

memoria del pájaro
Esperanza – FOTO: RUBEN T F

Con respecto a la temática, al principio podrá parecer que el libro no tiene un guión establecido, una unidad. Los temas varían desde la situación económica, política y social hasta la familiar o la naturaleza. Pero, en realidad, si la tiene. El leitmotiv del poemario es la admiración o transcendencia de lo cotidiano y la esperanza en todo aquello que interpela al poeta. Como diría el poeta José Emilio Pacheco, “total misterio a cada instante la vida”; incluso en el sufrimiento. No es casualidad que el poeta granadino inicie su obra con esta oración. Así lo cree Montiel y a eso dedica su vida. Una vida que le gusta aunque no genere, en nuestra época, beneficios económicos. Memoria del pájaro es un manifiesto poético que recuerda la utilidad de lo que, aparentemente, nuestro mundo cree que es inútil (la literatura, el arte, la filosofía… la cultura), como así también homenajea el filósofo italiano Nuccio Ordine en su excelente ensayo. Recordemos, en nuestra primigenia memoria de pájaro que no de pez, que la técnica siempre fue un medio, como la rueda, nunca un fin. No nos equivoquemos. Por eso, recuperar esta mirada cotidiana en la mentalidad Occidental es fundamental para regenerar, entre otras deplorables consecuencias, aquella naturaleza que su inmoral progreso técnico ha destrozado. La inversión económica nunca funcionará, los paisajes ahora sí, cambiarán… deteriorándose, si no se produce antes una catarsis de la mirada.

Memoria del pájaro
Calma – FOTO: RUBEN T F

Ahora bien, se preguntará todavía algún lector, ¿dónde se encuentra esa transcendencia en nuestro día a día? ¿Cómo recuperar la admiración, el asombro? Montiel poéticamente responde en este libro que no solamente se encuentra en los bosques de Thoreau, en las montañas, en los árboles, en las flores, en las semillas o en las primaverales amapolas que brotan tras un devastador incendio en las faldas de Sierra Nevada. La transcendencia, insiste Montiel, también se encuentra en una sonrisa que lo resucita de un mal día o en un abrazo que paraliza el tiempo. La transcendencia, reitera el poeta como un salmo, se encuentra en las petunias que cultiva en su jardín de un octavo piso: en un macetero; la trascendencia se encuentra en esa flor que resucita entre el asfalto, se encuentra en el río que atraviesa la ciudad, en una inquietud que encuentra una certeza y en otra que no haya respuesta. También se encuentra en la aventura del hogar, en una botella de agua Font Vella, en un periódico, en un paseo, en un amor maduro, en un puente, en un vaso, en una maleta, en la muerte, en una réplica, en el perdón, en un beso y también se encuentra, entre otros rincones, o, quizá, ya no se encuentra en la mayoría de hogares, en torno a una mesa, en la conversación de una familia. A todos estos hechos de nuestra día a día, de nuestra cotidianidad, el poeta granadino dedica un poema con una, más que nunca, refinada, sonora, rítmica y melódica métrica. Creo que a Thoreau y a McCandless les hubiera gustado leer este poemario. Habrían experimentado una alegría igual de transcendente que la que Nietzsche percibió, en 1887, al leer a Dostoievski; habrían descubierto aquella Belleza cotidiana que “salvará al mundo”.

Memoria del pájaro
Flor de la Pasión – FOTO: Carlos Ortiz González

En definitiva, recomiendo especialmente este libro, aunque también toda la obra del poeta, porque cada uno de sus versos invita a salir de la costumbre admirándonos por todo aquello que nos rodea: Memoria del pájaro es un elogio a la vida; una invitación a vivirla en plenitud estemos donde estemos. Por eso, si tienes tiempo, estimado lector, si la prisa no te ahoga, si la impaciencia no te apremia, si deseas rememorar la admiración, desempolvar el Asombro primigenio del hombre en camino, si… necesitas descansar o… si te urge ¡resucitar!, te animo no solo a leer este magnífico poemario sino también, como regalo, a escuchar algunos poemas del libro recitados excelentemente por el equipo del programa de radio “El ojo crítico” (RTVE); y a visualizar el poético vídeo, realizado por el artista granadino Pablo F. Morell, sobre el magnífico y lapidario prólogo del libro, “Declaración de intenciones”, que indico más abajo. Espero que esta reseña, y los regalos audiovisuales que comparto, os inspiren a realizar hoy un acto heroico y revolucionario: comprar un poemario. Les aseguro que Memoria del pájaro no os defraudará; prometo que os iluminará y os ayudará a mirar la vida con la admiración proustiana; con la esperanzadora memoria y los nuevos ojos de Jesús Montiel: Memoria del pájaro es una joya literaria que deben leer.

Continúa el camino...
Cien años de literatura a la sombra del Gulag (1917-2017)
Blancos contra rojos: la Guerra Civil rusa
«El mundo». Millás como la calle de tu infancia
¿Cómo se domina el mundo? Las claves de la geopolítica

1 Response

  1. “Muchos imaginan que la trascendencia se halla únicamente en lo excepcional y rarísimo. Sería un orgasmo de luz. Una gran lavativa espiritual. Algo reservado solamente a un pequeño número de elegidos y que se ocultaría a los proletarios del alma […]. En realidad, [como afirma Yves Bonnefoy] ‘la transcendencia es lo más ordinario del mundo’. Está hasta en la amapola, en la rueda de bicicleta y en el tío Raymond.”

    Fabrice Hadjadj, “El paraíso en la puerta. Un ensayo sobre una alegría que perturba”

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar