Home > En portada > «El yo, el poder y las obras». Servir en sociedad

«El yo, el poder y las obras». Servir en sociedad

Ficha técnica

Título: El yo, el poder y las obras

Autor: Luigi Giussani

Año: 2001

Editorial: Encuentro

Páginas: 272

Precio: 21 €

 

 

 

 

Jorge Velasco
@JorgeVF88


Esta obra que les acercamos, El yo, el poder y las obras, de Luigi Giussani (Encuentro, 2001), fundador del movimiento Comunión y Liberación, fue la primera toma de contacto directa del arriba firmante con el sacerdote italiano. Indirectamente fue con la obra de Julián Carrón, La belleza desarmada (Encuentro, 2016), recientemente reseñada aquí en Hombre en camino. Es cierto que hubiera sido mejor empezar con el curso básico de cristianismo, pero el devenir hizo que la primera pieza fuera esta que hoy reseñamos.

Este ensayo es un compendio de varias ponencias que el líder lombardo realizó acerca de los problemas acuciantes de la humanidad, desde qué es el hombre, cuáles son sus dimensiones o su relación con la realidad. Y por este motivo último es importante este conjunto de ensayos, porque el autor establece una conexión entre la naturaleza humana y la realidad.

Luigi Giussani.

Giussani justifica cada elemento humano en sus diferentes quehaceres y la relación con el aparato religioso del hombre. El hombre religado se explica en la faceta personal, en su vida de casa, la vida familiar y la social. En el apartado social se trata la forma de hacer frente al trabajo, a la vida política y a los deberes y derechos sociales. Lo principal, para poder entender el desarrollo social es conocer bien al ser humano y su relación con el Otro, con el infinito. Para luego así poder hacer que el lector caiga en la cuenta de la necesidad de cada engranaje para el resultado final del proceso o relación social en los diversos ámbitos.

«El yo, el poder y las obras», una conexión entre la naturaleza humana y la realidad.

El trabajo es un apartado importante, porque Giussani argumenta con numerosos ejemplos y razones la forma con la que un católico debe llevar a cabo sus obras. También es importante el apartado político, donde el sacerdote italiano trata de dar razones de cómo se debe comportar el hombre y, sobre todo, el hombre religado en este campo tan a menudo convulso. El creyente no puede callarse ciertos aspectos sociales que son denunciables, tampoco debe ser tibio, ni votar o adherirse al mal menor, sino que debe ser consecuente con su espiritualidad para que no le pase lo mismo que a muchos, que vive muerto, o quemado, con la queja constante, en un mundo que merece la pena ser vivido y disfrutado pese a los sufrimientos que uno tenga.

No es un libro de autoayuda, ni un manual de acciones sociales. Simplemente es un ensayo, ténganlo en cuenta. No deja de ser la opinión de un hombre, pero que, si se le presta la atención suficiente, podrán ver que todo aquello que menciona no les va a dejar indiferentes. Seguro que les remueve, y aviva en muchos el motor de cambio de chip para disfrutar su humanidad en la realidad.

Continúa el camino...
Sólo el Asombro conoce
Los coptos. El porqué de una masacre
Pablo d’Ors y «Entusiasmo». Estar habitado por la ficción
Trece razones que apelan al sentimiento y no a la cordura

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar