Home > Libros > Jack London, vagabundo de las estrellas

Jack London, vagabundo de las estrellas

Ficha técnica

Título: El vagabundo de las estrellas

Autor: Jack London

Editorial: Alianza Editorial 

Páginas: 384

Precio: 12,20 €

 

 

 

 

 

 

Pablo Ortiz Soto
@portizs


Jack London (1876–1916), autor de las conocidas obras Colmillo Blanco y La llamada de lo salvaje, fue un prolífico escritor estadounidense que cultivó la novela, el cuento y el ensayo. En líneas generales, y a pesar de obtener una gran fortuna literaria, su vida fue muy inestable. Muestra de ello su muerte a los 40 años. Las motivaciones de su desequilibrada vida se fraguaron desde su niñez debido a la indiferencia hacia él por parte de sus padres. Tras el abandono de su padre, un astrólogo ambulante, su inestable y joven madre se casaría con un viudo. Pero su nueva familia no sería menos distinta de la anterior. Por problemas económicos, Jack tuvo que dejar la escuela para contribuir en la hacienda familiar. En esta época nuestro escritor comenzaría a destacar por su incipiente curiosidad, sensibilidad, inquietud e intrepidez, por su carácter autodidacta y por su predilección lectora hacia las novelas de aventuras.

Tanto es así que a los diecisiete años (en 1893) embarcaría en un buque con destino a Japón. A su regreso, en ese mismo año, desembarcó en la crisis obrera del 93 motivada por la miseria de los trabajadores de su ciudad, Oakland. Unas manifestaciones que le marcarían profundamente, hasta el punto de enrolarse en las marchas de protesta contra el gobierno de Washington que tenían por fin dignificar al proletariado. Esta situación le haría llevar una vida de vagabundo que, sumado, a la agitación política que incitaba provocaría sus numerosos arrestos. Debido a las detenciones pudo experimentar el maltrato que sistemáticamente se llevaban a cabo en las cárceles estadounidenses hacia los reclusos, así como el proceso de pena de muerte en su país. No obstante, tras la turbadora experiencia precedente y su excarcelación, continuaría sus viajes y aventuras –desde buscador de oro en Klomdyke hasta marinero–, tendría fracasos matrimoniales, problemas con el alcohol y se ganaría la vida con su exitosa literatura publicando en revistas y periódicos. También, en 1904, fue corresponsal en Corea durante la guerra ruso-japonesa.

«Los hombres inteligentes son crueles con frecuencia. Los imbéciles lo son de un modo monstruoso».
Jack London
Terapia de grupo en jaula, cárcel de San Quintín (Fuente: «La información»).

A pesar de su temprana muerte, y de sus continuos viajes, este escritor norteamericano dedicó 17 años de su vida a la literatura. Ejemplo de ello son el medio centenar de obras que cosecha. Entre ellas, la que en esta ocasión les presento: El vagabundo de las estrellas (Alianza Editorial, 2015), novela publicada originariamente en 1915, un año antes de su muerte: «Los hombres inteligentes –afirma Darrell Standing, el protagonista– son crueles con frecuencia. Los imbéciles lo son de un modo monstruoso. Pues bien, los carceleros que me tenían en su poder, del alcaide al último de ellos, eran unos verdaderos fenómenos de idiotismo». Este libro, que tuvo una gran repercusión mediática y que contribuiría al cambio del sistema penitenciario en su país, es un manifiesto contra la pena de muerte, contra la cruel tortura y vejaciones hacia los presos y la impunidad de los carceleros de las penitenciarías estadounidenses de su época. Testimonio, crítica y reivindicación que London experimentaría tras su paso por la cárcel. Pero, también, esta novela es una excelente exposición de la creencia en la reencarnación.

Jack London
La soldado L. England con un preso (cárcel de Abu Ghraib, 2003).

Darrell Standing, narrador de la historia, es un profesor universitario de Agronomía culpable de asesino que se encuentra en el corredor de la muerte de la cárcel californiana de San Quintín. Tras la agresión a un guardia y las injustas fechorías de otros reclusos en su contra, el inconformista y perspicaz protagonista comienza a experimentar los métodos vejatorios (abuso, aislamiento, tortura) e impunidad de la autoridad carcelaria. Para resistir y superar la inhumana situación, el protagonista se sumergirá en un estado cataléptico que le hará rememorar sus vidas pasadas.

De esta manera, Jack London expone la segunda idea de la novela, ya mencionada, la reencarnación. Así, vagabundeando por las estrellas, el personaje nos compartirá sus vidas anteriores: desde un náufrago decimonónico norteamericano que emula a Robinson Crusoe, a un joven marinero que llegará a la península coreana o un vikingo que viajará desde las tierras nórdicas hasta las de Samaria, en tiempos de Poncio Pilatos. O pasando por un joven pionero de Arkansas que cruza las tierras de los mormones, rememorando la famosa matanza del 7 de septiembre de 1857, hasta evocar a un cazador de la Edad de Bronce, entre otras historias que descubrirán sumergiéndose en la lectura. Si bien, todas ellas con un sibilino halo vengativo que resulta desconcertante por la causa primera de la obra.

En definitiva, El vagabundo de las estrellas es una magnífica novela sobre la situación penitenciaria estadounidense a finales del siglo XIX y principios del XX –que, en ocasiones, por desgracia, todavía en el siglo XXI tenemos que recordar como las torturas cometidas por los soldados estadounidenses en la cárcel iraquí de Abu Ghraib (2003). Pero también fue una crítica contra la adormecida y conformista sociedad norteamericana que, teniendo conocimiento de los abusos carcelarios –era un secreto a voces–, no solo participaba con sus impuestos, sino que no se manifestaban contra el abuso. Esta desconocida obra del autor es también una reflexión sobre los límites de la crueldad humana, sobre nuestra capacidad de voluntad, de resistencia, sobre la esperanza, la libertad y la dignidad humana. Por eso recomiendo encarecidamente la lectura de este libro.

Jack London
Ilustración de Andrea Reyes.
Continúa el camino...
¿Cómo se domina el mundo? Las claves de la geopolítica
Michael Hamburger. Materia de espejo para las palabras
Las fronteras del microrrelato español e hispanoamericano
«El libro de los Baltimore» engancha pero no llena

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar