Home > En portada > El tesoro de G. Ménage: «Historia de las mujeres filósofas»

El tesoro de G. Ménage: «Historia de las mujeres filósofas»

Ficha técnica

Título: Historia de las mujeres filósofas

Autor: Gilles Ménage

Editorial: Herder

Año: 2009

Páginas: 162

Precio: 14,90 €

 

 

 

 

 

 

Pablo Ortiz Soto
@portizs


En los últimos años, desde una perspectiva poliédrica y en diversos soportes, ha aumentado el interés por recuperar la memoria y el valioso legado literario y artístico de numerosas mujeres intelectuales del pasado, cuyo trabajo quedó silenciado y enterrado por la dominante mentalidad patriarcal de sus épocas y las posteriores. Muestra de ello son las recientes obras Las escritoras de la generación del 27 (Atrapasueños, 2017) y La mitad ignorada (Devenir, 2013), de J. García Jaramillo; Las sinsombrero (Espasa, 2016) de T. Balló; Ellas mismas. Autorretratos de pintoras (Libros de la letra azul, 2016) y Las olvidadas: una historia de mujeres creadoras (Booket, 2007) de Á. Caso; El siglo XVIII en femenino. Las mujeres en el Siglo de las Luces (Síntesis, 2016) de M. Reyes García; Pensadoras del siglo XX (Rialp, 2013) y Pensadoras para el siglo XXI (Rialp, 2017) de I. López Casanova o la magna Historia de las mujeres en Occidente de G. Duby y M. Perrot. Asimismo, conviene recordar el proyecto “Grandes Mujeres Cristianas de la Historia”, del Centro Maryam, a cargo de la investigadora rusa Olga Tabatadze, y la sección “Mujeres con historia” de la periodista Silvia Casasola en el mítico programa de radio La Rosa de los Vientos.

Mujeres
Gilles Ménage (Fuente: Encyclopedia Britannica).

Pues bien, hace más de tres siglos, en 1690 hubo un hombre que se adelantó a su tiempo y a los siglos venideros tras publicar su famosa obra Historia de las mujeres filósofas (Herder, 2009). Editada en Lyon por el humanista, filósofo, latinista y gramático francés Gilles Ménage (Angers, 1613 – París, 1692), en este libro el autor recupera la figura de 65 pensadoras que se encontraban citadas, pero olvidadas, en numerosos textos antiguos (Plutarco, Suidas, Focio, Damascio, Sócrates, Evagrio, Nicéforo Gregoras, Porfirio, san Clemente y un larguísimo etcétera): «No es que no hayan existido mujeres que filosofaran. Es que los filósofos han preferido olvidarlas, tal vez después de haberse apropiado de sus ideas», afirma Umberto Eco en la interesante introducción al libro que firma Rosa Rius Gatell, y en el que esta profesora de la UB da a conocer la curiosa vida de Ménage y las razones por las que decidió escribir la obra.

«No es que no hayan existido mujeres que filosofaran. Es que los filósofos han preferido olvidarlas, tal vez después de haberse apropiado de sus ideas», afirma Umberto Eco.

Agrupadas en once categorías (filósofas de escuela incierta, platónicas, académicas, dialécticas, cirenaicas, megáricas, cínicas, peripatéticas, epicúreas, estoicas y pitagóricas), hay que subrayar que el presente volumen no es una historia de la filosofía en el sentido moderno del concepto; no se analiza el pensamiento de las autoras porque la mayoría de sus obras han desaparecido, sino que Ménage elabora una lista de entradas, de desigual extensión, en las que explica brevemente quiénes eran nuestras protagonistas y en qué fuentes aparecen. A primera vista, este hecho quizá pueda parecer un poco decepcionante, pero en realidad no lo es ya que la clave del libro está en que es una gran oportunidad para conocer la existencia de estas mujeres que, sin el erudito trabajo de este humanista (recordemos la infrecuencia de este tipo de empresas en el pasado), no hubiéramos tenido constancia de su existencia hasta mucho más tarde o, quizá… nunca. Por tanto, también sirvió y sirve de gran ayuda para futuras investigaciones. Por ejemplo, se cuenta en la introducción que la estudiosa Mary Ellen Waithe se inspiró en esta obra para escribir su monumental History of Woman Philosophers (v. I-IV).

Mujeres
Busto de Aspasia, en Museo Pío-Clementino (Vaticano).

De esta manera, a lo largo de las páginas iremos descubriendo a decenas de filósofas que causaron gran asombro y admiración entre sus contemporáneos. Como paradigma, Ana Comneno (1083 – 1148 d. C.) quien, en palabras del historiador Juan Zonaras, estaba «dotada de una muy aguda inteligencia para las especulaciones más abstractas; había conseguido esta facultad, en parte, por don natural y, en parte, por aplicación, pues estaba apegada a los libros y a menudo tenía relación con los eruditos». También descubriremos a Eudacia (s. XI) que «era experta en filosofía pagana […], erudita en letras humanísticas y en los coloquios daba a conocer con gusto cosas diversas que ella misma había leído o que había oído de otra gente, de tal manera que era llamada por los entendidos la otra Teano, la pitagórica o la otra Hipatia». Y asimismo conoceremos a Panipersebasta (s. XIV) de la que se decía «que la facultad de hablar que la había sido concedida por naturaleza era digna no sólo de ella sino también de Pitágoras, de Platón y de los demás filósofos».

De Aspasia (470 – 410 a. C), afirmaba Plutarco, se comentaba que Pericles la eligió como compañera sentimental «porque era prudente y experta en cuestiones políticas. […] qué arte y qué fuerza tan grande poseía esta mujer para tener bajo su poder a los hombres principales de la ciudad y para que los filósofos hicieran mención de ella como ilustre y célebre». Y, entre otras autoras que podrán hallar sumergiéndose en la lectura, encontraremos a Teodora (s. VI) que, según Damascio Damasceno, «era experta en la doctrina filosófica y en todas las cosas que requieren talento, como la poética o la gramática. También se aplicaba a la especulación de la geometría y de la aritmética». En definitiva, recomendamos encarecidamente este tesoro de Gilles Ménage porque es una magnífica oportunidad para redescubrir, dar voz e investigar la vida y el legado de tantas pensadoras que fueron injustamente silenciadas.

Continúa el camino...
Michael Hamburger. Materia de espejo para las palabras
Las fronteras del microrrelato español e hispanoamericano
«El libro de los Baltimore» engancha pero no llena
Marsé: «El embrujo de Shanghai» y del relato

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar