Home > Libros > El señor Ibrahim: el encuentro tras la mirada

El señor Ibrahim: el encuentro tras la mirada

Ficha técnica

9788423340408Título: El señor Ibrahim y las flores del Corán

Autor: Eric-Emmanuel Schmitt

Editorial: Booket (Destino)

Año: 2010

Páginas: 95

Precio: 5,95€

_

_

_

_

Andrea Reyes de Prado
@AudreyRdP


Mirar. Mirar al Otro. Acercarse a él, y descubrirlo. Y ya está. Porque no hace falta mucho para llegar a lo inmenso. Tan sólo querer y saber mirar. Un querer que ya está integrado en la acción; el conocimiento ya camina junto al deseo, porque quien desee mirar, ya habrá mirado. Mirado hacia lo que le rodea, hacia los demás, en los demás.

La historia de El señor Ibrahim y las flores del Corán es la historia de una mirada. Una mirada al interior, al corazón del ser humano; el de un ser humano no tan distinto a nosotros como los prejuicios nos hacían creer. Moisés y el señor Ibrahim viven en la calle Azul de París. El primero es un muchacho judío que acaba de convertirse en hombre y que comparte casa con un hombre el cual, un día, fue su padre biológico. El segundo, al que todos ven como a un extraño sabio árabe, trabaja silencioso y constante en su tienda. Porque «árabe, Momo, en el mundo del comercio, quiere decir “abierto desde las ocho de la mañana hasta la medianoche, domingos incluidos”». Y es que, cuando se encuentran, cuando se miran; Moisés se convierte en Momo y, el señor Ibrahim, en padre.

«Así marchaba la conversación. Una frase por día. Teníamos tiempo suficiente para hacerlo. Él, porque era viejo; yo, porque era joven».

Para Eric-Emmanuel Schmitt (Francia, 1960), esta tímida, pequeña y poderosa novela fue un regalo «redactado en sólo unos días, en un rincón de mi mesa, para complacer a un amigo, se me impuso sin ruido y sin esfuerzo». Y ya está. Porque no hace falta mucho para llegar a lo inmenso. Sólo lo esencial: la mirada que ofrece el Asombro ante el mundo y su belleza. Schmitt conoce ese lenguaje, y nos lo traduce con una preciosa sencillez en este cuento, a pesar de que su pasión, en realidad, fue siempre el teatro. Lo descubrió de niño, durante una representación de la obra Cyrano de Bergerac de Jean Marais y, a partir de entonces, como sucede siempre cuando uno, al fin, re-conoce su don y su camino; comenzó a escribir de forma imparable hasta hoy. El señor Ibrahim y las flores del Corán, escrita en 2001 y llevada al cine en 2003 bajo la dirección de François Dupeyon, es la más famosa de sus novelas, seguida, probablemente, de Odette Toulemonde y otras historias, escrita en 2006 y también recreada para la gran pantalla.

«–Las autopistas dicen: “Pasen ustedes, aquí no hay nada que ver”. Son para los imbéciles que quieren ir de un punto a otro lo más rápido posible. Nosotros no estamos haciendo geometría, estamos viajando».

El encuentro entre el señor Ibrahim y Momo es una forma, a través de una historia narrada, de simbolizar la necesidad de lo esencial y lo gratificante de lo sencillo. La necesidad que el hombre tiene, aunque no lo sepa, de despojarse de las ataduras inservibles y contaminadas y vivir con lo importante como faro; con el amor hacia otras personas y hacia sí mismo. Y es el reflejo de la consecuencia inmediata que produce, si la sabemos apreciar, el caminar junto al cobijo y guía de esa Luz: la felicidad. «Afortunados quienes ven cosas hermosas en lugares modestos donde otros no ven nada», escribió Camille Pissarro a su hijo mayor en una carta, en 1893. Afortunados, escribe entre líneas Eric-Emmanuel Schmitt en este libro, quienes ven cosas hermosas en personas modestas en las que otros, pobres ignorantes, no ven nada.

«–Tu amor por ella es todo tuyo, eso no te lo quita nadie. Te pertenece. Aunque lo rechace, ella no puede cambiarlo. No lo aprovechará, eso es todo. Todo aquello que des, Momo, será tuyo para siempre; lo que guardes, ¡estará perdido para siempre!».
Continúa el camino...
Libros para cuando navegar
Cartas desde Alejandra Pizarnik
Vincent
De PHotoESPAÑA, su delicadeza

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar