Home > En portada > El Movimiento de Oxford y J.H. Newman

El Movimiento de Oxford y J.H. Newman

Ficha técnica

Título: El espíritu del Movimiento de Oxford

Autor: Christopher Dawson

Editorial: Rialp

Páginas: 158

Precio: 12 €

 

 

 

 

 

Pablo Ortiz Soto
@portizs


En octubre de 1845, el conocido sacerdote anglicano John Henry Newman se convirtió al catolicismo tras un largo camino de reflexión sobre la historia del cristianismo, los fundamentos de la tradición de la Iglesia católica y los pilares teológicos de la Iglesia de Inglaterra. Pero esta fecha no solo es recordada en el calendario por el acontecimiento precedente. También se subraya como el fin de una importante escuela de renovación teológica e intelectual, ideada por tres profesores de la Universidad de Oxford, que marcaría un antes y un después en el anglicanismo: el Movimiento de Oxford (1833–1845). Esta corriente buscó reformar la Iglesia anglicana, mediante su separación del Estado y la recuperación de las raíces católicas en el culto, para evitar que el secularismo se infiltrara en ella:

“Su ideal no era el sistema político-eclesiástico Tudor, ni la Iglesia estatal de Hooker, y ni siquiera la teocracia cuasibizantina de Laud y Strafford: era la libertad espiritual de la Iglesia Apostólica y la herencia católica de la Iglesia de los Padres”.
Oxford
Universidad de Oxford.

Esta última afirmación la defiende el historiador británico Christopher Dawson en la obra que en esta ocasión os presento: El espíritu del Movimiento de Oxford (Rialp, 2000). Escrito con rigurosidad y viveza, en este libro Dawson narra el origen, desarrollo y decadencia de esta tendencia anglocatólica, ideada por los oxonienses J. Keble, H. Froude y J. H. Newman, con el objetivo de comprender aún más los aciertos y las equivocaciones de esta nota clave del cristianismo histórico. En este sentido, apoyado en las fuentes literarias de los protagonistas (cartas, obras, sermones, poemas y tractos), el autor inicia el recorrido histórico a principios del siglo XIX, explicando el contexto de la Iglesia anglicana, su relación con el Estado (“vínculo casi sacramental que moldeaba la vida interior”) y el liberalismo antiteísta, y cómo esta atmósfera provocó la cuestión decisiva del movimiento: “¿Qué es la Iglesia de Inglaterra? Hacer esta pregunta suponía hacer otras cien. Credos, dogmas, reglamentos, jerarquía, instituciones parlamentarias…”

En los dos siguientes capítulos, el historiador presenta las figuras de los fundadores (Keble, Froude y Newman), observando sus lazos de amistad, sus ideas y sus diferencias, y destacando entre ellos la importancia del profesor Newman que “dio al Movimiento su alto carácter intelectual y ensanchó al mismo tiempo sin medida su espíritu y sus objetivos”. A continuación, Dawson nos narra el viaje que Newman y Froude hicieron por algunos países mediterráneos y el impacto de ambos al observar la expansión del secularismo debido al liberalismo más radical y sus consecuencias en la sociedad; así como su iluminación al descubrir a los Padres de la Iglesia. Este hecho sería fundamental ya que nada más volver a Inglaterra, en el verano de 1833, se formalizaría el Movimiento de Oxford.

Oxford
John Henry Newman

En los últimos capítulos, se adentra en la decisiva transformación que lleva a cabo Newman, ayudado por sus amigos y otros seguidores, mediante la publicación de unos breves artículos (tracts), sobre los principios apostólicos y el ideal de la iglesia cristiana, en los cuales invitaban a sus contemporáneos a la acción para acabar con el establishment liberal anglicano. Finalmente, el autor explica el paulatino alejamiento del líder tractariano de sus raíces para acabar comulgando con el catolicismo, valorando en último lugar las aportaciones de este movimiento que, entre otras cosas que descubrirán sumergiéndose en la lectura, favoreció la apertura ecuménica del anglicanismo además de propiciar que el liberalismo en Inglaterra fuera menos anticlerical. En definitiva, si tienen curiosidad en conocer aún más la historia inglesa del siglo XIX y los problemas que acarrea la relación Estado-Iglesia, si buscan saber más sobre el proceso de secularización, si desean conocer los fundamentos espirituales de este importante movimiento reformador y sus consecuencias o si quieren profundizar en la esencial figura del cardenal Newman, este ensayo es una magnífica oportunidad para responder a sus inquietudes. Por eso lo recomiendo encarecidamente.

 

Continúa el camino...
Libros para cuando navegar
La belleza desarmada: solución a los problemas del hombre
Lo que no está escrito
Las “impresiones irlandesas” de Chesterton

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar