Home > En portada > Apagada la luz se ilumina el firmamento

Apagada la luz se ilumina el firmamento

Ficha técnica

Título: El libro joven del firmamento

Autor: José Luis Comellas

Editorial: Rialp

Páginas: 200

Precio: 15 €

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Ortiz Soto
@portizs


El ser humano siempre ha observado el cielo con admiración, maravilla y curiosidad. Muestra de ello el filósofo presocrático Anaxágoras, el cual afirmaba que estaba «en la Tierra con el fin de contemplar los cielos y el orden total del universo». Pero no solo este pensador griego, también Galileo Galilei, Hipatia de Alejandría o mi padre quien, desde que mis hermanos y yo éramos pequeños y hasta la fecha –ahora, además, con sus nietos–, nos ha enseñado la belleza del firmamento a simple vista y con sus cinco telescopios, potenciando y manteniendo en nosotros el Asombro por la existencia. A este respecto, el pintor neerlandés Vincent van Gogh comentaba que «cuando sentía necesidad de religión, salía de noche y pintaba las estrellas». Esta fascinación, científica y religiosa, sobre el cosmos ha sido una constante en todas las culturas a lo largo de la historia. Sin embargo, no solo hemos contemplado maravillados la misteriosa bóveda celeste, también nos hemos hecho multitud de preguntas. No es casualidad que algunas de las primeras indagaciones filosóficas, como recuerda Aristóteles en su Metafísica, fueran sobre «las peculiaridades de la luna, las del sol y los astros».

firmamento
«Noche estrellada» · Van Gogh · 1889

Por eso, aunque en las actuales ciudades occidentales apenas se aprecie el titilante firmamento debido, paradójicamente, a la contaminación lumínica que nos ciega la contemplación del universo, es probable que en alguna ocasión se hayan preguntado cómo es la Vía Láctea, los planetas, las estrellas, los cometas, las constelaciones o dónde encontrarlas; qué son las nebulosas, las manchas solares, las galaxias… por qué hay estrellas rojas, azules, blancas, dobles y triples… qué podemos ver en cada estación del año, por qué a la estrella Sirio se la conoce como «el Lucero de Navidad» o, entre otras cuestiones, qué instrumentos podemos utilizar para explorar el espacio sideral desde nuestra casa. Pues bien, si quieren responder a estas y otras preguntas son muy recomendables las siguientes obras: el Libro joven del firmamento (Rialp, 2016) y la Guía del firmamento (Rialp, 2013), del ilustre historiador y divulgador astronómico José Luis Comellas.

«El ser humano siempre ha observado el cielo con admiración, maravilla y curiosidad».

En la primera obra, dividida en tres partes desgranadas en más de una docena de capítulos escritos de manera rigurosa y didáctica, con numerosos ejemplos, alegorías, fotografías e ilustraciones (en blanco y negro), el autor ilumina la noche estrellada explicando el origen, la forma, la función, la localización y la composición de los cuerpos celestes más conocidos. Para ello, en primer lugar, se adentra en nuestro entorno más cercano: el milagro de nuestro hogar, el planeta Tierra; la Luna, el satélite que más ha inspirado al hombre de todas las épocas y cuyas fases rigen nuestras semanas y meses; y el Sol, el astro rey de nuestro sistema solar sin el que no podríamos vivir. Asimismo, ahonda en los rasgos de los planetas vecinos (Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), en el concepto de estrella y en las inmensas dimensiones y distancias que existen en el universo: «Si me encuentro en la madrileña Puerta del Sol y separo los brazos, puedo imaginar que el Sol es una canica que tengo en una mano, y la Tierra un diminuto granito de arena que tengo en la otra. De acuerdo con esta escala, la [estrella] 61 de [la constelación] del Cisne tendría el tamaño de un hueso de cereza, y estaría por los alrededores de Zaragoza. […] El universo es tan enorme y tan maravilloso que somos incapaces de concebir su realidad».

«El universo es tan enorme y tan maravilloso que somos incapaces de concebir su realidad».
firmamento
«Guía del firmamento» · J. L. Comellas · Rialp · 2013 · 776 págs · 35 €

En la segunda parte, Comellas explica las constelaciones que podemos ver en cada estación del año y dónde encontrarlas, las peculiaridades de las estrellas que las dibujan en el cielo y los secretos que guardan. Como la principal estrella de la constelación del Cisne, Deneb, «un verdadero monstruo celeste que brilla algo así como 50.000 o tal vez 100.000 soles»; la estrella supergigante Antares, la cual «si pudiéramos reducir la Tierra al tamaño de un perdigón de escopeta, el Sol sería como un balón de fútbol y Antares sería mayor que la cúpula de San Pedro del Vaticano»; o, entre otras impresionantes realidades que podrán descubrir sumergiéndose en esta interesante lectura que recomiendo encarecidamente, la «multitud de galaxias» que cosecha la constelación de Virgo: «Cuando conseguí observar y anotar las cincuenta me acosté, pero no pude dormir de la emoción», afirma el autor. Finalmente, en la tercera parte, el divulgador nos comparte unas muy breves anotaciones sobre lo que se puede ver y lo que no con un telescopio durante la observación del sol, la luna, los planetas y las estrellas. Por ejemplo, de Marte nos recuerda que es casi imposible distinguir el Monte Olimpo: «la montaña más alta que conocemos en el sistema solar, con sus 23.000 kilómetros de cota, casi tres veces el Everest».

Ahora bien, si tras la lectura del libro precedente tienen necesidad de aumentar sus conocimientos, o buscan profundizar aún más en la observación y la localización de las joyas que se encuentran en el espacio exterior, es muy recomendable la conocida Guía del firmamento del autor –que ya va por su novena edición–. Dividida en once capítulos, esta obra que localiza y describe unos 5.000 objetos astronómicos es un magnífico apoyo para saciar la curiosidad de los astrónomos aficionados: «aspira a ser un amigo más del aficionado a la Astronomía, un amigo disponible a todas horas y que –probablemente– conoce más estrellas dobles, más cúmulos globulares y más galaxias que el compañero que nos ha iniciado en la observación de los cielos». Por tanto, este libro no es un farragoso manual teórico. Todo lo contrario: es una potente linterna que nos permite iluminar el camino para recorrer sin problemas el cosmos que observamos desde la Tierra.

La ‘Guía del firmamento’ localiza y describe unos 5.000 objetos astronómicos.

Repleto de mapas actualizados y unos apéndices con tablas de coordenadas para localizar las estrellas, las constelaciones, los cúmulos y las nebulosas, en este volumen Comellas nos guía por el cielo explicándonos los mejores instrumentos y métodos de observación en general (a simple vista, con binoculares y con telescopios), además de describirnos con todo lujo de detalles lo que tenemos que tener en cuenta para observar el Sol (orientación, métodos, manchas, el ciclo solar y los eclipses), la Luna (fases y superficie), los planetas (identificación y satélites), el cielo estrellado (cúmulos, galaxias, nebulosas, estrellas variables y dobles) y lo que se puede ver en primavera, verano, otoño e invierno. En definitiva, si quieren iniciarse a la astronomía, si buscan un guía que les acompañe en su viaje por el cosmos o si pretenden profundizar todavía más en la observación del cielo, estos dos libros son una magnífica oportunidad para responder a sus inquietudes, (re)descubrir la bóveda celeste y disfrutar de la contemplación del universo.

firmamento
Cielo de Salamanca.
Continúa el camino...
«Banderas negras»: en tierra de piratas
En Europa fue posible la concordia
¿Cómo era el París de la Revolución francesa?
Kafka en la frontera: «Los niños perdidos» de Valeria Luiselli

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar