Home > Libros > El hombre corriente que fue extraordinario

El hombre corriente que fue extraordinario

[tabs titles=”Ficha técnica”][tab]

"Las confesiones" - san AgustínTítulo: Las confesiones

Autor: San Agustín

Editorial: Palabra

Páginas: 304

Precio: 11,50€

[/tab][/tabs]

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88

Siempre pensé que era de Hipona. Nunca me había parado a pensar de dónde era San Agustín. Y oh sorpresa la mía cuando leo que es de Tagaste, un pueblo argelino también conocido como Numidia o Souk Ahras. Allí nació Aurelio Agustín un 13 de noviembre del año 354. Este fue el primer golpetazo que me asestó en la primera línea la obra de este santo. Ya no puede parar de leer.

Antes de comenzar a destejer esta obra he de confesar que estaba receloso por lo que me podría encontrar en ella. Pensaba que iba a leer la típica historia del curilla que solo ha vivido por y para Dios. Lo digo de forma despectiva, porque así lo pensaba en su momento, pero me equivoqué. En este testimonio he podido descubrir a un hombre normal, que desde siempre tuvo inquietudes, y que nunca descansaron hasta que se dio cuenta de en quién debía de poner la mirada todo el tiempo.

Buscaba por todas partes, deseaba ese amor, me indignaba conmigo mismo al verme pobre de amor. Yo no lo sabía, pero esos deseos dirigidos a tantas cosas impuras no eran sino hambre de Dios

san Agustín

El texto es sorprendente. Parece mentira que un hombre del siglo IV pueda hablar de una forma tan directa y que me interpele tanto. ¿Qué tiene esta obra para que me conmueva y me mueva a decir que es un libro vivo? ¿Qué es si no verdad? Por eso empatizo, porque me identifico con  el protagonista, con parte de sus vivencias que no son otras que las mismas que puede tener un joven de hoy en día.

Sus reflexiones me ayudan a darme de cuenta de lo que me falta y de lo que verdaderamente busco, por este motivo puedo decir que este texto está vivo y es verdad.

Ojalá hubiera habido alguien que me ayudara a salir de mi miseria, alguien que hubiera encauzado mi deseo de amar, que hubiera orientado mi ansioso deseo de placer para que mis embravecidas olas rompiesen en la playa del matrimonio

Esta obra la recomiendo especialmente a jóvenes que les cuesta encontrar esa paz que tanto ansían, que quieren ser felices, y que se pierden en los placeres terrenales impidiéndole caminar por la vida con pasos firmes. San Agustín ya me demostró en Contra Académicos que debo leerle, ahora con sus Confesiones, me lo ha vuelto a esclarecer. Lean a los clásicos, y no se dejen amedrentar por recelos y prejuicios acerca de las vidas de los santos, la mayoría son muy interesantes para darnos cuenta de que el Señor es el único que puede escribir recto sobre renglones torcidos (nuestras vidas).

Continúa el camino...
Poldark, un caballo ganador
Trece razones que apelan al sentimiento y no a la cordura
Hiddleston, el Infiltrado en casa de Laurie
Nolan, el pintor de batallas

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar