Home > Libros > Ensayo > El Defensor

El Defensor

"El Defensor" - Pedro Salinas

Fernando Bonete Vizcaino
@ferbovi

Acostumbrados, por no decir hartos, de leer tanta crítica a La sociedad del espectáculo, o a La civilización del espectáculo (que hasta en el título se parecen estos intentos que ya nos parecen cansinos), cualquier ensayo que nos huela a análisis del presente posmoderno nos da ya cierta tirria por desgaste.

Pero hechos al ataque desaforado, todavía no hemos probado la defensa. Fiel a la máxima de que el mejor ataque es la mejor defensa, y lejos de hacer gala de su maestría crítica, que sin duda la tenía, Pedro Salinas quiso poner sus esfuerzos en construir, más que destruir, allá por los 40, un tributo a la cultura. Una defensa de la carta, método público de escritura; del libro y sus formas verdaderas de lectura; de las minorías y de la inocencia de los viejos analfabetos; del mismo lenguaje… En definitiva, ¡de la cultura!

Si Salinas mueve a guardar y defender las letras, es siempre desde el cariño, nunca desde el rencor o la violencia. Desde el carácter medido de quien comprende el desarrollo de la modernidad, y admite haber disfrutado, pero no renuncia nunca a su condición de amante melancólico de tiempos pasados. Es la diferencia de perspectiva que hace distinto y original el análisis de Pedro Salinas.

Los aficionados a las citas, y al subrayado de libros para obtenerlas, tendrán que ir a por un cubo de grafito y sumergir El Defensor, tal cual, enterito, hasta el fondo. Porque cada frase es un de un deleite lírico enriquecedor que solo un poeta podía conseguir.

Sin duda que Juan Marichal acierta en su estupendo prólogo:

Salinas no es un ensayista introspectivo o egoísta. Sus ensayos están abiertos hacia la vida de su tiempo, de su mundo histórico. Son ensayos de espectador, o, más precisamente, de “veedor” y de “oidor” de la vida coetánea: porque en sus ensayos Salinas de rienda suelta a sus entusiasmos -¡y qué capacidad la suya para la sanísima admiración-…

Pedro Salinas

Continúa el camino...
‘Yo no soy mi cerebro’: pensar en cómo pensamos
Ángel Herrera Oria: 90 años de estudios periodísticos
Pandolfi, phantasticus
Our Man In Paris

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar