Home > Libros > Ensayo > Chesterton de pie

Chesterton de pie

Reseña de libro: Huéspedes

Ficha técnica

gilbert-chesterton-de-pieTítulo: Chesterton de pie

Editores: Pablo Gutiérrez y M.ª Isabel Abradelo

Editorial: CEU Ediciones

Páginas: 342

Precio: 12 €

_

_

_

Pablo Ortiz Soto
@pablothaumazein


En el año 1905, un escritor predijo el desencadenamiento de la Revolución rusa además del advenimiento y la propagación del marxismo, su consolidación en un imperio así como su posterior desmembración en distintas nacionalidades. También predijo la divinización del Estado moderno, la llegada a la luna (1930), la explosión bélica de la II Guerra Mundial –que “probablemente comenzará en la frontera polaca” (1932)–; el poder económico capitalista de China –“los verdaderos amigos del capitalismo todavía se llamarán comunistas” (1929)–; la religión de la salud y el deporte –“El materialismo moderno es solemne con los deportes porque no tiene otros ritos que solemnizar” (1930)– o, entre otras predicciones, la sobreestimulación comercial, la revolución sexual, el desmembramiento de la familia, los problemas de la contaminación industrial, el control de la natalidad, la aparición de Internet y de Google. ¿Quién creen que firma estos vaticinios? Quizá… ¿Julio Verne? No, en esta ocasión no analizaremos la maravillosa literatura de este visionario francés, sino al genial escritor británico G. K. Chesterton (1874 – 1936). Según los presagios precedentes, ¿podría ser considerado este literato y periodista un profeta? Si entendemos el concepto solamente por don divino, la respuesta será negativa; pero, por el contrario, será positiva en el caso de comprender su gran capacidad de observación, intuición y análisis de su tiempo, y las consecuencias que derivarían de aquella zozobrante época: germen de nuestro hipermoderno tiempo. Esta tesis es la que defiende, entre otros investigadores, Dale Ahlquist –Presidente de la American Chesterton Society–, en el libro que en esta ocasión os presento: Chesterton de pie.

¿Quién era Chesterton? ¿Por qué nos advierte de tantos deprimentes sucesos históricos? ¿Acaso era pesimista? No, todo lo contrario; era profundamente iluminador y esperanzador. Pero también muy lúcido, observador, inquieto, polemista pero amigable, bondadoso, generoso, humilde, gracioso, sensato, brillante, sutil, original, metafórico, profundo y curioso: “Todo pasará, solo quedará el asombro y sobre todo el asombro ante las cosas cotidianas”. Es decir, un genio con muy buen humor. Por eso, su único propósito de compartir estas intuiciones no era otro que el de llamarnos la atención para tener la oportunidad de dar marcha atrás: “Mientras sigamos maldiciendo el sistema, el sistema estará perfectamente a salvo”. […] “A menos que hagamos el amanecer y el pan diario, y los secretos creativos del trabajo interesantes en sí mismos, caerá sobre nuestra civilización un cansancio que es la única enfermedad de la que no se recuperan las civilizaciones.” Ahora bien, ¿por qué se encuentra en este libro de pie? Porque su perspicaz pensamiento tiene todavía hoy muchísima vigencia. Esta es la razón por la cual sus obras han sido paulatinamente traducidas y estudias, además de celebrarse numerosos congresos internacionales como el acontecido en febrero del año 2012, en la Universidad CEU San Pablo, con motivo del 75 aniversario de su muerte.

Chesterton
G. K. Chesterton

Editado por los investigadores Pablo Gutiérrez Carreras y M.ª Isabel Abradelo de Usera, junto a la colaboración de otros muchos estudiosos, este libro pretende abrir una nueva ventana a la figura de este tan interesante escritor británico con el fin de ayudar a comprender nuestra época y auxiliar a nuestro contemporáneo. Así, desde una perspectiva poliédrica (literatura, periodismo, política, educación, filosofía e historia), la obra se estructura en cuatro partes nutridas de 27 capítulos. De todos ellos, para no alargarnos, destacaremos algunos. Como por ejemplo la primera aportación de Ahlquist sobre las profecías chestertonianas. También es muy interesante el iluminador trabajo de Aidan Mackey acerca de las correcciones sobre las falsas críticas de la cuñada de Chesterton hacia él. Asimismo es de obligada lectura la aportación del conocido profesor británico Joseph Pearce el cual compara el camino espiritual de nuestro protagonista con el de los escritores J. K. Huysmans, Ch. Baudelaire y O. Wilde, además de profundizar en la mirada de admiración chestertoniana. Es decir, la mirada que transciende lo cotidiano. De igual modo, con respecto a las aportaciones españolas, son muy necesarios los trabajos de M.ª del Rosario Gutiérrez, sobre la labor periodística de nuestro autor, el estudio de Belén Rincón acerca del seguimiento de la prensa española sobre la visita de Chesterton a nuestro país, y el artículo de Salvador Antuñano quien argumenta las razones por las que Chesterton puede considerarse un filósofo.

Finalmente, a estas glosas de la magna obra chestertoniana, debemos añadir otros muchísimos estudios que aporta el libro firmados por profesores e investigadores de distintas universidades españolas (USPCEU, UCM, UFV, UNAV, UVA, UJA, UGR y UV) sobre educación, sobre su conversión espiritual o sobre la libertad creadora en nuestro autor. También la influencia de El Quijote en Chesterton, la profunda aportación de la literatura fantástica o detectivesca para la compresión de la condición humana, la influencia en el escritor inglés Neil Gaiman, en el Concilio Vaticano II y en el ilustre escritor C. S. Lewis. De igual modo, otros trabajos analizan “la mujer en la narrativa de Chesterton”, críticas a diversas obras suyas (Manalive o El hombre vivo, El hombre que fue jueves, Lo que está mal en el mundo, Los países de colores, Ortodoxia y Charles Dickens), el pensamiento de Chesterton “en tiempos agnósticos”, un diálogo histórico o, incluso, una ingeniosa y divertida entrevista a nuestro querido escritor. En definitiva, esta colección de estudios, además de ser una magnífica oportunidad para conocer o profundizar todavía más en la esperanzadora figura de Chesterton y en su alegre literatura, es un buen libro porque, como dice un antiguo proverbio, “se abre con expectación y se cierra con provecho”. Por eso recomiendo encarecidamente su lectura.

Continúa el camino...
Libros para cuando navegar
La belleza desarmada: solución a los problemas del hombre
Lo que no está escrito
Las “impresiones irlandesas” de Chesterton

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar