Home > Libros > Ensayo > Adiós a la Universidad

Adiós a la Universidad

"Adiós a la Universidad. El eclipse de las humanidades" - Jordi Llovet 1

Fernando Bonete Vizcaino
@ferbovi

Jordi Llovet ha dado ya su último adiós a la Universidad. La cuestión ahora es decidir qué hacemos nosotros. Este libro que les presento puede ser una buena oportunidad para reflexionar sobre ello, sobre la situación de las Universidades, el valor de los clásicos y, por qué no, sobre el sentido que queremos dar a nuestras vidas.

Porque este es, sobre todo, un libro para estudiantes, jóvenes que en sus años de carrera deben elegir entre la sabiduría y el negocio, y cuya preferencia marcará el resto de sus años. A pesar de su tono pesimista, o precisamente gracias al mismo, Adiós a la Universidad podría hacer cambiar de rumbo a más de uno. La derrota narrada del antiguo profesor, puede ser la victoria de los nuevos alumnos. Si leen el libro y lo comprenden.

La lectura de las peripecias vitales e intelectuales de Llovet, mezcladas con el recuerdo y las citas permanentes a los clásicos y su disfrute; la crítica a la Universidad de ahora y de otros tiempos, y el desarrollo interpretativo en la forma de (des)entender el saber en nuestros días son los alicientes de un libro muy atractivo cuyas páginas se devoran.

El autor, Jordi Llovet

Otra reseña, alejada de la introducción y recomendación que les hago hasta ahora, cabe plantearse sobre las preferencias del autor en su mirada hacia la historia y la realidad. Para Llovet, la definición más apurada del humanismo pasa por la formación de hombre virtuosos e ilustrados. Hasta ahí bien, pero ¿con qué finalidad? Según el autor, la perfección del hombre como ciudadano. Al rechazar por sus prejuicios el humanismo cristiano de los grandes doctores y santos de la Iglesia, calificando a San Isidoro de Sevilla y sus saberes como “enormemente ingenuos”, Jordi Llovet se queda en el ciudadano sin caminar hasta la persona. Cree “desmitificar”, cuando en realidad está favoreciendo el nuevo mito omnipresente del utilitarismo en la educación universitaria. 

El autor no termina de ver (o sí lo ve, pero sus planteamientos ideológicos le distraen) que la financiocracia y la mercadocracia que han infectado a la Universidad, y que Llovet critica acertadamente como la mortífera influencia que habría causado finalmente el eclipse de las Humanidades, son en realidad producto del recién inaugurado “cientificismo” de la Ilustración que equivocadamente defiende. Aunque a otro nivel discursivo muy por encima de La civilización del espectáculo, comentada anteriormente aquí, Llovet se encuentra emplazado exactamente en la misma y enorme contradicción de Vargas Llosa.

En definitiva, el intento de Adiós a la Universidad. El eclipse de las humanidades es bueno y perfectamente recomendable. La reflexión es obligada, y la lectura se disfruta. Pero hasta que no superemos la modernidad, de nada sirve llamar la atención sobre la posmodernidad. Y el eclipse sigue avanzando mientras tanto hacia el ocaso final de las Humanidades.

Continúa el camino...
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
‘Yo no soy mi cerebro’: pensar en cómo pensamos
Ángel Herrera Oria: 90 años de estudios periodísticos
Pandolfi, phantasticus

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar