La flor de la luz

David Coloma García
@Davcolgar

En una tierra gris, en un espacio vacío, dentro de un mundo sombrío se ve una flor.

En medio de tanta desesperación y caos hay escondida una criatura. La cual es perseverante a pesar de que sea gris todo lo que está a su alcance, ella lo transforma haciendo que pueda servir para poder vivir. Vivir en el mundo y dar luz durante más de un segundo, como un rayo de sol perdido dentro de una habitación. Como las paredes antiguas que cantan cubiertas sus melodías.

En toda la tierra hay personas impersonales porque han perdido su flor y no encuentran el latir de su corazón. Corazones descorazonados y tristes con lágrimas de sangre que están abandonados y con mucha hambre.

La flor mira a su alrededor pensando que a lo lejos habrá otro ser igual a ella o más bella porque solo es una flor. Pero si la miras con los ojos penetrantes te darás cuenta en menos de un instante, te darás cuenta que es más de lo que representa. Es el latir del corazón que la gente perdió, es el murmullo del amor.

Si usted caminante, la encuentra por casualidad, seguro que sus puertas le abrirá, para que de este modo llegue a su corazón y pueda volver a latir destruyendo el hechizo que le hizo a usted morir.  Cuando la vea, será usted una persona nueva y podrá iluminar a mucha gente en medio de tanta oscuridad. Con solo unas pocas personas que busquen con ojos limpios y mirada de cristal, encontrarán la rosa cerca de una valla de metal. Encontrarán en su mirada lo que tanto anhelaban.

Con solo unas pocas personas que vuelvan a vivir, bastaría para el mundo convertir. Convertirlo en lo que siempre ha sido, un lugar de paz, de alegría, pero esto se hace con sigilo, poco a poco y día a día.

Aunque la tierra siga gris y oscura, en medio de toda sus inmensidad seguirá viviendo una flor que la devolverá a la realidad.

Flor frágil y perecedera que albergas en tu cuerpo la alegría duradera, flor sencilla que no te crees la más bella y te gusta una estrella. Flor escondida esperando que la encuentren, albergando en sus nutrientes la esencia de la vida.

Quien quisiera llegar hasta ti en medio del páramo gris y de la tierra desolada, pero muchos no te creen otros piensan que estás abandonada y sin nada no puedes subsistir. A pesar de lo que digan todos ellos, en el fondo de mi corazón te creo. Sé que siempre estarás en algún lugar y se te podrá hallar. No pierdo la esperanza de encontrarte aún cuando marche desorientado y errante; en medio de toda esta confusión, tristeza y desolación siempre hay una esperanza.

Flor escondida que viniste sin avisar, como caída del cielo o transportada por una nube del mar. Flor radiante que muestras sin cesar lo más hermoso de toda la humanidad. No tengo palabras para definirte pero sé que tú existes y eres real.

Ya no me queda casi nada por anotar, el tiempo ha pasado, la tinta se ha secado y no quiere hablar. Solo dejo estas dulces palabras para decirlas en tu presencia, mirada con mirada. “En medio de este caos, de esta negrura tu exhalas tu amor y llenas a tu alrededor de blanca hermosura”.

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar