Home > Historia > ‘Remember, remember, the fifth of november’: ¿Quién fue Guy Fawkes?

‘Remember, remember, the fifth of november’: ¿Quién fue Guy Fawkes?

 Antonio Miguel Jiménez Serrano


Podría afirmarse, sin temor a errar, que la figura histórica de Guy Fawkes era prácticamente desconocida en España antes de que llegara al cine la película  titulada V for Vendetta, basada en los cómics del mismo nombre. Y, como más tarde ocurrió con la película 300, basada también en un cómic, no pudo dar peor visión de la realidad. Como historiador no podría dilucidar cuál es el mal menor: si el desconocimiento de estos hechos y personajes históricos o su total y absoluta transformación a gusto de intereses comerciales que, lo mejor de todo, han moldeado débiles maneras de actuar y de pensar.

En Gran Bretaña, por otro lado, y más concretamente en Inglaterra, conocían muy bien a Guy Fawkes, mucho antes de la publicación de los cómics o del estreno de la película en 2005, pues recuerdan la llamada Conspiración de la pólvora cada 5 de noviembre, desde el siglo XVII, en la conocida como Bonfire Night, cuando se recita el famoso poema popular:

Remember, remember!
    The fifth of November,
    The Gunpowder treason and plot; 
    I know of no reason 
    Why the Gunpowder treason 
    Should ever be forgot! 
    Guy Fawkes and his companions 
    Did the scheme contrive, 
    To blow the King and Parliament 
    All up alive. 
    Threescore barrels, laid below, 
    To prove old England’s overthrow. 
    But, by God’s providence, him they catch, 
    With a dark lantern, lighting a match! 
    A stick and a stake 
    For King James’s sake! 
    If you won’t give me one, 
    I’ll take two, 
    The better for me, 
    And the worse for you. 
    A rope, a rope, to hang the Pope, 
    A penn’orth of cheese to choke him, 
    A pint of beer to wash it down, 
    And a jolly good fire to burn him. 
    Holloa, boys! holloa, boys! make the bells ring! 
    Holloa, boys! holloa boys! God save the King! 
    Hip, hip, hooor-r-r-ray!
(Thiselton-Dyer, Rev. T.F. British Popular Customs, Present and Past. London: George Bell and Sons, York Street, Covent Garden, 1876).
the fifth of novembrer
Guido Fawkes

Dicha conspiración, supuestamente gestada por los católicos ingleses entre 1604 y 1605 (“supuestamente” ya que toda la información se obtuvo bajo tortura), pretendía hacer estallar con ingentes cargas de explosivos el Parlamento inglés, controlado por políticos anglicanos y protestantes que, desde 1559, la reina Isabel I había asegurado en los cargos mediante el Decreto de Supremacía y el Acta de Uniformidad.

La verdad es que no hay certeza de que la conspiración fuera real y no un mero truco del Gobierno para quitarse de encima disidentes políticos, pues esto eran los católicos desde la época del reinado de Enrique VIII. Pero, lo que sí es cierto, es que el acontecimiento, real o ficticio, sirvió como acicate nacionalista en que se aunaban las ideas de buen inglés y anglicano, identificando al católico como el enemigo de la nación, cuyo objetivo era socavar los cimientos de la sociedad.

Esta visión politizada de Guy Fawkes dada por la monarquía británica desde el siglo XVII, en que dicho enemigo encarnaba el anarquismo y el desorden, fue tomada por unos guionistas de cómics sumamente inteligentes que explotaron al máximo no al personaje, sino la idea que de él se tenía. Es por ello que hoy puede verse en las calles de nuestro antes católico país la máscara que representa el caos y el desorden en caras con muy pocas arrugas que creen estar desafiando a la autoridad, sin darse cuenta que no participan sino de una orquesta muy bien montada.

La realidad de Guy Fawkes no fue otra que la de uno de esos católicos que tuvo que exiliarse debido a las persecuciones llevadas a cabo por Isabel I de Inglaterra. Así, como otro de tantos que tuvieron que abandonar las Islas, Guy Fawkes decidió unirse a los ejércitos españoles en Flandes, pasando a engrosar un Tercio español para luchar contra los protestantes. Por aquella misma época había en torno a diez mil irlandeses en los Tercios con firmes ideas de llevar a cabo “una Cruzada en Irlanda, pero teniendo que conformarse con pelear en los Países Bajos”, afirma Enrique Gª Hernán, engrosando los ejércitos de la Monarquía Hispánica, compuestos por varias “naciones”, como se conocían entonces. No sería descabellado pensar, pues, que su recuerdo de las persecuciones en Inglaterra y sus años al servicio del rey de España desembocaran en una descarnada aversión, tanto de Fawkes como de sus compañeros, por los anglicanos y protestantes ingleses. Las persecuciones a los católicos, además, no sólo eran activas y cruentas, sino que también eran pasivas, excluyéndose a los católicos de la vida pública, convirtiéndose en ciudadanos de segunda. Edmund Burke, uno de los mayores políticos y oradores de la historia británica, de origen irlandés, tuvo que luchar ardientemente todavía a finales del siglo XVIII para revocar dicha injusticia, y que al menos se reconociera el derecho de voto a los católicos.

the fifth of novembrer
Conmemoración del 400 aniversario del ‘Gun Powder Plot’

En cualquier caso, vemos cómo Guy Fawkes no se asemejó en nada a alguien que persiguiera el caos y la anarquía, como hoy creen muchos, sino más bien lo contrario, alguien lleno de anhelos de libertad, lo que, ciertamente, pudo conducirle, a él y a otros, a buscar venganza, cuestión que siempre le desaconsejaron aquellos jesuitas con los que Fawkes trató, tanto en Flandes como en España e Inglaterra. Fuera la Conspiración de la pólvora real o una farsa, lo cierto es que Fawkes sufrió un destino cruel por enfrentarse a la tiranía, al pensamiento único y a la intolerancia de Westminster, lo que sí se reflejó en la historia del cómic.

Guy Fawkes, York, 13 de abril de 1570 – Londres, 31 de enero de 1606

Continúa el camino...
Los emperadores de Roma
40 años sin Jan Patocka: sus “Ensayos heréticos”
Skanderbeg: el cruzado del Adriático
‘La Guerra de los Doscientos Años’ de Abulafia: una obra necesaria

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar