Home > Historia > Alejandro Magno > Los Compañeros de Alejandro

Los Compañeros de Alejandro

Pablo Casado Muriel
@pablo_casado

Alejandro MagnoLa figura de Alejandro Magno es una de las más grandes de la Historia. En su persona se unen verdad y leyenda, mito y realidad.

Pese a que muchos prefieren diseccionar su lado más personal buscando el morbo, grandes historiadores de todas las épocas han estudiado y contemplado la imagen del joven y genial conquistador. El líder que echó abajo el Imperio Persa, una vez que su padre consiguió unir a los griegos.

Abarcar en un breve artículo la magnánima vida de Alejandro sería imposible, por lo que intentaremos acercarnos a diferentes aspectos de su historia en una serie de artículos semanales que cada miércoles se publicarán en Hombre en camino. Empezamos por el magnífico uso que Alejandro Magno hizo de la caballería en el campo de batalla.

Sin entrar en profundidad, es necesario comentar que los ejércitos de la Grecia Clásica apenas usaban la caballería; esta era ligera, y ningún estado contaba con más de 1000 jinetes. La caballería se usaba en los flancos de los ejércitos para desbordar al enemigo o cubrir la posible retirada de la infantería. Sin embargo, los macedonios comprendieron perfectamente la utilidad de la caballería no solo en labores defensivas sino en el ataque. Macedonia usó a los jinetes comandados por su propio rey, Filipo, para asestar los golpes finales en las batallas. Filipo conquistó las tierras altas más allá de sus fronteras y consiguió pastos y espacio para poder crear una estirpe de caballeros que actuara en su ejército. Los caballos griegos eran bastante corpulento,s pero en Macedonia, poco a poco, se fueron haciendo más robustos y veloces, algo que mejoró la actuación bélica.

El ejército que lideró Alejandro Magno, con el que llegó a la India, constaba de tres cuerpos de caballería, los Compañeros, la caballería ligera y la caballería tesalia. De las tres, la más importante, y la que comendaba el propio rey era la de los Compañeros, o Hetairoi, que formaban la élite de la caballería y el grupo más pesado, estaban liderados por el propio Alejandro y la componían los nobles y sus más allegados, aparte de los hombres a los que Alejandro otorgaba el honor de forma parte de la compañía.

"Hetairoi" macedonioLos Compañeros usaban unas lanzas algo más cortas que las sarissas (arma básica de la falange, con unos 5 ó 6 metros de largo) para que fuesen más manejables e incluso arrojadizas; tenían dos puntas, una a cada extremo, para solventar el problema de romper una de las dos. Usaban además espadas de tipo kopis (de tajo). Los Compañeros no usaban escudos, pero si lo podían llevar sus mozos de cuadra, usaban petos de piel y metal de diversos estilos, destacan las protecciones para los brazos y el faldón, que solía tener placas de metal para proteger las partes nobles de los soldados, pero las piernas quedaban totalmente al descubierto. El casco de la caballería era de tipo beocio ya que permitía mayor visibilidad. Destaca que los Compañeros usaran capa. Los caballos no llevaban ninguna protección y el jinete se sentaba sobre una tela acolchada, pero no tenía estribos.

La caballería pesada se dividía en escuadrones de unos 250 hombres denominada ila y guiada por el ilarca, y un escuadrón de 300 denominado escuadrón real y que era comandado por el propio rey Alejandro Magno, en este grupo se encontraban los diadocos, los generales más allegados al rey, incluso considerados amigos, y que a su muerte se repartirían el ejército y el imperio.

Alejandro cruzando el Granico con sus "hetairoi" macedonios en cuñaAunque la caballería usaba también formaciones en cuadrado y en rombo, la táctica de guerra más usada por los reyes macedonios era la formación en cuña, que guiada por el iliarca, bien visible al frente de la formación, permitía a los Compañeros atacar a los puntos más débiles de los ejércitos enemigos, rompiendo así sus filas.

Pronto comentaremos algunas de las batallas más famosas en las que los Hetairoi tuvieron gran importancia. Pronto comprobaremos que la figura de Alejandro Magno merece mucha más consideración de la que tiene. Pronto podrán disfrutar de este gran personaje en Hombre en Camino. 

Descubre-a-Alejandro-Magno

Continúa el camino...
Cartas desde la Revolución Bolchevique. Epístolas y recuerdos de Jacques Sadoul
Atrapados en la revolución rusa
Sobre la belleza de la filosofía y espiritualidad rusas
San Nicolás: el santo desantificado en Occidente

1 Response

  1. Andrea

    Muy interesante 😀
    Dan ganas de ir imprimiéndolos y coleccionarlos para hacer unos apuntes… 😉

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar