Home > Historia > Alejandro Magno > Las batallas de Alejandro

Las batallas de Alejandro

En anteriores artículos de este monográfico alejandrino hemos desgranado y comentado la formación del ejercito macedonio. La pasada semana analizábamos y narrábamos el sitio de Tiro y la excepcionalidad de la ingeniería militar. En este penúltimo texto repasaremos las tres principales batallas en las que Alejandro se enfrentó al poderoso ejército de Darío. Tres victorias que lo acercarían a la conquista de Persia.

La batalla del río Gránico

Alejandro contó con ventaja numérica en esta batalla, y no la desaprovechó. Su plan de ataque se veía dificultado ya que el río Gránico debía ser atravesado para entablar combate. En cualquier caso, Alejandro cruzó el río con su flanco derecho y atacó a los persas, luchando incluso con los altos generales. Los persas habían cometido un error al colocar a su ejército en pendiente, ya ralentizaba sus movimientos y en favor de la rápida caballería macedonia.

Cuando las falanges consiguieron cruzar el rio, su fuerza de choque arrasó a la infantería persa, que sufría así su primera derrota ante un enemigo que había minusvalorado.

Batalla del río Gránico

La batalla de Issos

En esta batalla, Darío III cometió un error estratégico y desaprovechó su ventaja numérica. Darío encajó a sus tropas entre el mar y las montañas. Alejandro dispuso sus tropas en el orden habitual: las falanges en el centro, con la caballería tesalia y él mismo a la izquierda, y los Compañeros a la derecha.

Alejandro atacó por ambos flancos con la caballería, con el habitual golpe de martillo, pero cuando la victoria parecía resuelta las falanges, que servían como yunque, empezaron a ceder a causa de la diferencia numérica. Alejandro cesó su ataque a la izquierda y comenzó a hostigar los flancos de la infantería, aliviando presión a sus falanges, que retomaron el control. En el flanco izquierdo los tesalios consiguieron vencer pese a tener un gran número de bajas.

La victoria fue clara tras la huida de Darío del campo de batalla, un gesto que quedaría para la historia en el famoso mosaico de la Casa del Fauno de Pompeya.

Mosaico de la Casa del Fauno de Pompeya

La batalla de Gaugamela

La batalla decisiva ante los persas, la más mediática y conocida; muy bien representada en la película de Oliver Stone.

En este caso Darío eligió y preparó un terreno amplio y llano propicio para su ejército. Además, se equipó con carros de combate que portaban guadañas en las ruedas, e incluso se sirvió de unos pocos elefantes de guerra. Alejandro, sabiendo que los persas proyectaban rodearle, realiza una variación en su forma habitual de ataque, el flanco izquierdo lo coloca en forma de gancho para evitar ser traspasado, además el método del gancho le hace más fuerte cuanto más se cierra.

Alejandro comenzó el ataque de forma oblicua, dejando el lado izquierdo más retrasado para provechar, como se explicó en el artículo dedicado a la infantería, la tendencia de los hombres a cubrirse con el escudo del compañero de su derecha. Sus Compañeros atacaron el flanco izquierdo persa realizando un giro para sorprender al enemigo y cortar por el centro sus filas.

Las falanges macedonias supieron moverse a la perfección para evitar los carros enemigos, y los arqueros consiguieron matar a los aurigas persas. Alejandro consiguió romper las filas de Dario y llegar a estar cerca del rey, pero este volvió a huir. Mientras tanto, el flanco izquierdo macedonio, el más débil, había cedido y había un grave peligro de que los persas llegaran al campamento. Alejandro tuvo que volver a renunciar a perseguir a su enemigo y dar media vuelta en ayuda de su ejército.

Darío sería asesinado poco después por sus propios generales. Alejandro entró en Babilonia y fue entronizado. Era el fin de la conquista persa, pero el inicio de la expansión por toda Asia.

[youtube width=”600″ height=”365″ video_id=”ylfbvqKQYAQ”]

Descubre-a-Alejandro-Magno

Continúa el camino...
Gino Bartali, el ciclista que salvó mil vidas y evitó una guerra
Miguel de Cervantes: honores al príncipe de las letras españolas
Hamlet
Hamlet: la valentía del ser o no ser
Graphiclassic: por el bien de la literatura

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar