Home > Historia > Contemporánea > La operación “Carne picada”, el golpe maestro del MI5

La operación “Carne picada”, el golpe maestro del MI5

Antonio Miguel Jiménez Serrano


Cuando pensamos en la Segunda Guerra Mundial, no sin razón aparecen en nuestra mente esas imágenes en que grandes carros de combate avanzan por la campiña, la estepa o el desierto, o aquéllas en que divisiones de hombres se lanzan a la batalla arropadas por un constante fuego de artillería o aviación. Podemos pensar, incluso, en las grandes armas de destrucción masiva. Pero hubo otro elemento que, posiblemente, se esté teniendo más en cuenta en la historiografía actual: la actuación de los servicios de inteligencia.

El servicio secreto británico (MI5 para interior y MI6 para exterior) fue el mejor de aquella época. De él aprendieron, sin duda alguna, los protagonistas en espionaje y contraespionaje de la Guerra Fría: los servicios de inteligencia estadounidense, soviético e israelí. Pero en la Segunda Guerra Mundial, el duelo en contraespionaje se jugaba entre la inteligencia británica, MI5, y la alemana, Abwehr.

Así, tras las decisivas victorias aliadas sobre las fuerzas de Rommel en El Alamein, entre julio y noviembre de 1942, tuvo lugar la operación “Antorcha”, plan conjunto angloamericano para realizar un importante desembarco de tropas en el norte de África, y así controlar definitivamente la zona para el bando aliado. Pero dicha operación tenía un objetivo subyacente principal: el salto a Europa. El problema radicaba en las fuertes defensas que Hitler concentraba en torno a los principales puntos de posible desembarco, amén de la importante base de la Luftwaffe en Sicilia. Ante este dilema, es decir, el intento del Alto Mando aliado de planear un desembarco que no conllevara una enorme mortalidad, se recurrió a la inventiva militar de los servicios de inteligencia.

Operación-Antorcha

El mando aliado estaba de acuerdo en que, sin duda, había que realizar un gran desembarco en el sur de Europa, y que el principal objetivo era Sicilia. Pero estaba fuera de su alcance si no querían ocasionar una escabechina para sus tropas. A causa de ello, un capitán de corbeta británico, llamado Ewen Montagu, a la vista de la catástrofe que podría acaecer si no actuaban rápido, propuso un plan, que se había ideado y puesto en práctica anteriormente, de “desinformación” contra los alemanes. Hemos de señalar que este no era un capitán de corbeta cualquiera: pertenecía a la inteligencia naval británica y colaboraba con una rama del MI5 experta en el contraespionaje y desinformación.

Así, comenzó a tramarse la que el propio Montagu denominó como operación “Carne picada”. En ella se concibió la idea de hacer que las autoridades españolas dieran con información falsa que, seguramente, pasaría por manos de la Abwehr germana, y esta, a su vez, enviara dicha información a Berlín, con la esperanza de que el mismo führer despejara el camino para la operación aliada “Husky”, el auténtico desembarco, evitando así fuertes y numerosas defensas.

Para ello se consiguió, de manera algo irregular, un cuerpo de la morgue de un hospital londinense, de un varón de 34 años muerto por neumonía, lo que dio a sus pulmones un aspecto similar al de un ahogado en la mar. El MI5 corrió con los trabajos de falsificación de todo tipo de documentos, tanto oficiales como personales, haciendo de William Martin una persona real a ojos de la administración, incluyendo cartas de amor a una novia inventada y facturas del banco sin pagar. Además le fue concedido, post mortem, el grado de comandante de los Royal Marines, ya que aquella información no podía llevarla cualquiera. Uno de estos documentos se trataba de una carta personal del Segundo Jefe de Estado Mayor del Imperio, el teniente general sir Archibald Nye, al comandante británico en el norte de África, sir Harold Alexander, en que se explicitaba una doble operación de desembarco en Córcega y Cerdeña, por una parte, y Grecia por otra. Se indicaba, además, que se estaban llevando a cabo planes de engaño como la operación “Husky”, de desembarco en Sicilia, que se rebeló, finalmente, como la auténtica operación. Con todo esto, Martin fue abandonado junto a las costas de Punta Umbría, en Huelva, en abril de 1943, donde todo se desarrolló como había previsto el MI5.

sicilia

La trampa funcionó. Los alemanes, meses antes de esto, habían encontrado fortuitamente el cadáver de un oficial británico cerca de Gibraltar con documentación auténtica referente a la operación “Antorcha”, y, creyendo que era un engaño para distraer la atención alemana del frente oriental, hicieron caso omiso, lo que les costó la pérdida del norte de África. Esta vez, el Alto Mando alemán estaba decidido a creer la información portada por el comandante de los Royal Marines, William Martin. Desviaron numerosas divisiones que guardaban Italia hacia el sur de Francia y las islas de Córcega y Cerdeña, y lo mismo hacia Grecia desde varios puntos, incluyendo varias divisiones blindadas del frente oriental, lo que aprovecharon los rusos en la posterior batalla de Kursk, en julio del mismo año. La operación “Husky”, realizada entre julio y agosto de 1943, fue un éxito. No solo se había descuidado la protección de Sicilia, sino que al comenzar la operación aliada no se respondió por parte alemana creyéndose aún que se trataba de una operación de engaño, esperando el ataque en Córcega, Cerdeña y Grecia. Esta fue, sin duda, una de las operaciones decisivas del conflicto, ya que no solo se abrió el frente sur de los aliados, sino que disminuyó la presión en el frente oriental y se infligió una importante derrota a los ejércitos del eje, llegando el fin para el poder de Mussolini, que fue destituido por su propio partido.

El MI5, a través del comandante inventado William Martin, el hombre que nunca existió, salvó miles de vidas de soldados aliados y asestó un durísimo golpe al poderío alemán.

Continúa el camino...
La Revolución de los bolcheviques
El retorno de un rey. La aventura británica en Afganistán 1839–1842
Blitzkrieg, la guerra relámpago de Hitler
Los emperadores de Roma

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar