Home > Historia > Initium Cursus Honorum Caesaris

Initium Cursus Honorum Caesaris

Antonio Miguel Jiménez Serrano

Julio CésarAunque el título anuncia la importancia de la carrera pública de Julio César, no es lo único que trataremos en estas líneas, que pretenden ser el final de la etapa introductoria y menos conocida de la vida del dictador: sus primeros pasos en la política de la ciudad y en sus entresijos ministeriales, y la forja de su fuerte y determinante personalidad.

Como dijimos anteriormente en este monográfico, César, tras chocar con la figura de Sila, se marcha de Roma a la provincia de Asia (Asia Menor), donde su padre había llevado a cabo gran parte de su vida política y donde encontraría a quien el nombre de Julio resultara familiar, rodeándose de ese modo de aliados. De esta forma, bajo las órdenes del gobernador Minucio Termo, César llevó a cabo el servicio militar, en el que, según nos cuentan las fuentes, destacaba por sus incipientes dotes como líder, soldado, estratega y político. También sabemos que, muy probablemente, recibió uno de los más grandes honores militares, la corona civica, por salvar la vida a un soldado en la toma de Mitilene contra el levantisco rey Mitrídates, y que le reportó una grandísima fama en los años venideros. Ya en el 78 a.C. vuelve a Roma tras enterarse de la muerte de Sila.

A partir de este momento es cuando podríamos decir que la vida pública de César como patricio romano y miembro activo en la política de la República se hace notar. Aunque la piedra había caído fuertemente en el agua, las ondas apenas habían llegado a Roma, pero desde su vuelta, empezando a ejercer la abogacía, esta “piedra” no cesará de mojar a todo aquel que esté alrededor del “lago” Roma.

Estructura de las magistraturasEl Curso de los Honores, o cursus honorum romano, era la capacidad que tenía un ciudadano de Roma de ascender puestos en el escalafón político de la ciudad mediante, principalmente, la fama, la buena política y la fortuna. Bien es verdad que las restricciones a los plebeyos fueron relajándose paulatinamente, pero aún así, no todos los ciudadanos podían alcanzar la totalidad de los puestos, como el flaminado de Júpiter (Flamen Dialis, tipo de sacerdocio único para patricios). Como ya dijimos en la anterior entrega, César da comienzo a su carrera política durante el exilio en Asia, más o menos a los diecinueve años, pero no será hasta los veintitrés (aprox.), estando en Roma, cuando su trabajo empiece a dar fruto “al ciento por uno” (Mc 4, 1-9).

Empezó a ejercer la abogacía en los famosos juicios forenses, sonando especialmente el proceso contra Dolabela, personificando César la acusación y siendo la defensa Aurelio Cota (el primo de su madre) y Hortensio (uno de los mejores oradores del momento), donde el joven Julio comenzará a intrigar a los más veteranos magistrados y, especialmente, a sus futuros adversarios políticos, como Marco Tulio Cicerón. Pero fue ésta la principal estrategia de César: no quería ganar juicios, sino dar a conocer sus magníficas dotes como orador y político, quería ser escuchado por todos en el Foro. Pero su juventud e impetuosidad le granjearon enemigos con prontitud, con lo que decidió marchar a Rodas para estudiar oratoria y dialéctica con Apolonio Molón, siendo apresado por unos piratas por el camino (la divertida anécdota la cuenta Plutarco, que os animo a conocer) y liberado después, llegando finalmente a Rodas y poniéndose bajo la tutela de Apolonio. Pero mientras estaba en la isla, llegó la noticia de su elección para el colegio de pontífices, y regresa presto a Roma. Este cargo, aunque dentro de la esfera religiosa, reporta una gran fama a su carrera, algo dormida tras su estancia en la isla. Posteriormente estalla la Guerra de los esclavos siendo él tribuno militar, y posiblemente por su actuación en dicha guerra fue elegido después cuestor para la Hispania Ulterior.

Discurso en el Senado

Edil curulPretorYa en el año 65 a. C., César es elegido edil curul, lo que podríamos decir que asienta de forma definitiva su camino a los cargos más altos, pues los ediles, entre otros derechos, eran los que organizaban los juegos, por lo que la plebe los apreciaba más o menos dependiendo del resultado de éstos. César, según las fuentes, ofreció a la población de Roma excelentes “ludi”, donde destacaron los gladiadores, por lo que la figura de César pasó a estar en la mente de la plebe, lo que es sumamente importante para entender hechos posteriores y de gran relevancia política en cuanto al cambio en la República se refiere. En el año 63 a. C., coincidiendo con la conspiración de Catilina, es elegido Pontifex Maximus, cargo que desempeñó en una difícil situación política, llegando al punto de decirle a su madre, según Suetonio, el día de inicio de su pontificado: “Madre, hoy verás a tu hijo muerto en el Foro o vistiendo la toga del sumo pontífice”. Después fue elegido pretor urbano, siendo ésta su primera magistratura cum imperium (mando militar), el cual no volvería a dejar escapar.

Durante este período, César desarrolla una voluntad férrea para conseguir sus objetivos, una increíble determinación en las acciones políticas y militares y, curiosamente también, siendo esto de lo que más podríamos aprender, un inusual sentido del perdón.

Continúa el camino...
Cartas desde la Revolución Bolchevique. Epístolas y recuerdos de Jacques Sadoul
Atrapados en la revolución rusa
La Revolución de febrero de 1917
Sobre la belleza de la filosofía y espiritualidad rusas

2 Responses

  1. Antoñito, me ha gustado mucho y me ha recordado muchas cosas que ya tenía olvidadas. Enhorabuena, porque en esta ocasión y qsin que sirva de precedente, me parece muy bien resumida la carrera del grandísimo Julio César.

    1. ¡Muchísimas gracias Kiki! No es fácil, como ya sabes, porque personajes como éstos (César, Mario, Sila…) dan para libros y libros, pero cuando al haberlo hecho gusta, me alegra el hacerlo. Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar