Home > Borbones > El último discurso del Rey

El último discurso del Rey

Pablo Casado Muriel
@pablo_casado


El pasado 2 de junio, Juan Carlos I de España anunciaba el fin de su reinado y la abdicación de la corona en su hijo, el en aquel momento Príncipe de Asturias y ahora Rey Felipe VI. Pasado el mediodía, los ciudadanos españoles esperaban el último mensaje de su Rey. Grabado pocos minutos antes en La Zarzuela, estas eran las palabras del monarca:

El comienzo de su discurso es el origen de su reinado, y puede incluso entenderse como una justificación o legitimación de sus inicios. Nombrado sucesor de Franco para “servir a los intereses generales de España”, decide remarcar en sus palabras la intención de convertir España en una democracia moderna, algo que, con ayuda de Adolfo Suárez, el resto de fuerzas políticas españolas, y el pueblo en su conjunto, se logró. Un bloque del discurso que finaliza con el agradecimiento hacia los españoles por el camino iniciado, que no concluido.

Y si don Juan Carlos comienza su último mensaje legitimando sus primeros años de reinado, poco después legitima su posición como Rey, tan criticada por muchos al saltar los derechos en la línea sucesoria de su padre don Juan de Borbón, conde de Barcelona, de quien dice heredar “el legado histórico de la monarquía española” que se remonta hasta el siglo XVIII, como bien explica nuestro compañero Antonio Miguel Jiménez Serrano en el primer artículo de este especial “Borbones”, El paso de los borbones por España.

Tras recordar su unión con el pueblo español, don Juan Carlos comienza a desgranar su decisión de abdicar la corona, algo que decide contextualizar en la crisis económica que padecemos, pero no como algo negativo, sino como oportunidad para seguir adelante y conseguir ser más fuertes, gracias al “espíritu de renovación”. La tarea de conducir el destino de España recae en una “nueva generación”, más joven, y que suelen ser llamados “hijos de la democracia”, pues sus vidas apenas conocieron los postreros años de la dictadura franquista. Se recibe una herencia de “progreso y libertad”.

Juan Carlos y su hijo Felipe VI

Comienza en este momento un tercer bloque en el discurso, quizá el más importante y argumentativo, porque llega el momento de presentar a los españoles al nuevo rey, el que es ya Felipe VI. Don Juan Carlos comienza haciendo referencia a la simbología de la corona como unidad y estabilidad para España, y lo une a la idea de esa nueva generación con “madurez, preparación y el sentido de la responsabilidad”. Cualidades que personaliza en su hijo, el Príncipe de Asturias.

Antes de finalizar el discurso agradeciendo nuevamente al pueblo español su lealtad, y a su esposa, la reina Sofia, su continuo apoyo, Juan Carlos I nos deja un último golpe de orgullo asegurando que ha decidido poner fin a su reinado “una vez recuperado tanto físicamente como en mi actividad institucional”.

Sus últimas palabras no necesitan comentario, pues ya son Historia: “Guardo y guardaré siempre a España en lo más hondo de mi corazón”.

BORBONES

Continúa el camino...
Gino Bartali, el ciclista que salvó mil vidas y evitó una guerra
Miguel de Cervantes: honores al príncipe de las letras españolas
Hamlet
Hamlet: la valentía del ser o no ser
Graphiclassic: por el bien de la literatura

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar