Home > Historia > Contemporánea > Cultura, patrimonio y Eurovegas

Cultura, patrimonio y Eurovegas

Nuria Rivaya Bustamante

Desde el barco de la vorágine social se divisa allá a lo lejos el sombrío archipiélago ‘cultura’ pidiendo auxilio para ser rescatado. Las islas de ‘cultura’ luchan contra la marea a través de sus pilares forjados de Historia: ‘arqueología’ reivindica su deseo de ver la luz del sol, ‘arte’ su comprensión, ‘etnografía’ su recuerdo…

Parece el comienzo de una épica leyenda, pero es la realidad que se vive respecto del apartheid que sufre la cultura en nuestra sociedad. Nos hemos conformado con museos y exposiciones, con remansos de paz de la tempestad que azotaba ‘Cultura’, pero lo ideal sería que supiésemos convivir con ella.

Hemos sido capaces de viajar a lo largo del pensamiento para desembocar en la Filosofía, atravesando la historia y manifestando la vida en el arte. Esta constatación cultural, a través de distintos soportes: muebles e inmuebles, material e inmaterial; vista desde la perspectiva colectiva de un pueblo que comparte intereses y valores, es lo que se denomina Patrimonio Histórico o Cultural, y es aquí donde juega un papel crucial el Derecho como protector del mismo a través de la norma escrita.

NormasSon múltiples los medios legales con los que cuenta España respecto de la protección del Patrimonio, el más importante es la Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español, que engloba a todos aquellos bienes de interés artístico, histórico, paleontológico, arqueológico, etnográfico, científico técnico. Otro medio sería la denominación de ‘dominio público’ a este tipo de bienes, que les confiere un estatus privilegiado a través de la inembargabilidad, imprescriptibilidad e inalienabilidad, y finalmente no hemos de olvidar la mención que nuestra Constitución hace en sus artículos 44 y 46. Muy lejos de la realidad, la tarea preventiva que desempeñan estas normas se ve mermada por los intereses económicos que chocan con la íntegra conservación del Patrimonio, puesto que, a mi juicio, falta una concienciación social acerca del valor de la cultura y lo que representa.

De poco sirve esta prevención legal si acto seguido una ley autonómica cambia todo este contexto gracias a la competencia cedida por la Constitución a la Autonomía de turno provocando una ‘broma legislativa’. Un claro ejemplo de esto es lo sucedido con el anteproyecto de Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, que atisbando un jugoso Eurovegas, misteriosamente ha ‘olvidado’ incluir dentro del elenco de dominio público los bienes inmuebles, siendo totalmente factible la venta de terrenos en donde descansaban en paz restos desde paleolíticos hasta celtíberos para erigir sobre ellos la meca de los casinos en Europa. Con el fin de acomodar la llegada de dicho macrocomplejo, el Ayuntamiento de Madrid ha promovido este cambio normativo desafiando la misma Constitución, el Derecho Europeo y en última instancia, la labor promovida por organizaciones como la Unesco. Años de lucha por la conservación cultural olvidados en un ‘pestañeo’ legislativo.

Complejo Eurovegas

Visto que estamos lejos de pertenecer a los órgano políticos del país, que toman decisiones globales, tomemos conciencia social de este problema y actuemos a nivel local; seamos inconformistas, descubramos y redescubramos, leamos y preguntémonos. Todos somos un poco historiadores, y ya lo dijo Sartre… Incluso el pasado puede modificarse; los historiadores no paran de demostrarlo.

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar