Home > Historia > Contemporánea > Celtic Fringe Festival: cuando Irlanda recordó a los héroes de España

Celtic Fringe Festival: cuando Irlanda recordó a los héroes de España

Celtic Fringe Festival

Antonio Miguel Jiménez Serrano


Hace ya unos días, entre el 22 y el 25 de septiembre, que tuvo lugar en las costas del condado de Sligo, concretamente en la playa de Streedagh, en el noroeste de Irlanda, un curioso festival. En él no se conmemoraba ni a héroes ni gestas irlandesas, sino españolas. Además, el punto central del encuentro era la rendición de honores a los caídos de la Armada española tras el naufragio, en aquellas mismas aguas, de tres naves integrantes de la “Gran Armada” de Felipe II, o, como se denominó allá por 1587, la “Grande y Felicísima Armada” (por favor, nunca “Armada Invencible”, ironía británica del desastre).

Este original evento, bautizado como Celtic Fringe Festival, y que organiza la Grange and Armada Development Association, no ha surgido, ni mucho menos, este año, sino que viene celebrándose desde hace ya bastante tiempo. Personalmente, lo descubrí hace poco más de un año, leyendo en el periódico una noticia que me emocionó: “Homenaje a soldados españoles de la Armada caídos en Irlanda”, y cuya imagen de cabecera mostraba una playa con cientos de cruces dibujadas en la arena, en recuerdo de los marinos y soldados españoles fallecidos en el naufragio. Pues bien, desde entonces no perdí la pista a esta interesante asociación y sus actividades, volcadas constantemente en poner en valor la importancia del acontecimiento. Descubrí que ello no acababa con el curioso festival y las cruces dibujadas en la playa. No. En Irlanda no hacen las cosas como en España. Sino que las hacen bien. Tras descubrir los restos de las embarcaciones y realizar los pertinentes sondeos subacuáticos, se procedió a la extracción de dichos restos que hoy forman parte de la exposición del centro de interpretación que está revitalizando significativamente el lugar.

Celtic Fringe Festival

Además, este año, el Celtic Fringe Festival tuvo un importante aliciente: la participación del patrullero de altura “Centinela”, de la Armada española, en el evento, junto con su oficialidad, que, acompañados por autoridades irlandesas y españolas realizaron el debido homenaje a los soldados y marinos caídos. Como español, poco puedo decir ante un gesto tan bello realizado por un pueblo tan unido históricamente a España, como es Irlanda, a excepción de “mil gracias”. Como historiador, lo mismo, pero por distinto motivo: gracias por recordar, por poner en valor, por socializar la historia y extenderla entre las personas de a pie, para que puedan disfrutarla. Es un alivio, una pequeña sensación de victoria, para el historiador saber que los acontecimientos históricos no abandonan el imaginario colectivo, no se olvidan, para marchar al destierro de los libros, y esperar ser resucitados por el investigador que desee profundizar en el tema, en el mejor de los casos.

En el condado de Sligo no olvidan. No olvidan que Irlanda y la Monarquía Hispánica fueron durante siglos (entre el XVI y el XIX) fieles aliados. Que los irlandeses lucharon en los ejércitos españoles de Flandes, contando con sus propios tercios y cuerpos. Que los españoles apostaron por las ansias de independencia irlandesa contra Inglaterra desde que Enrique VIII se autoproclamara rey de Irlanda en 1541, y que no recuperarían hasta 1916. Que uno de los principales objetivos en el Norte de Europa para el Rey Prudente, y más tarde para su hijo, Felipe III, fue reconquistar Irlanda para los irlandeses. En Sligo no lo olvidan, y por eso rinden homenaje a los soldados y marinos españoles que perdieron la vida en sus costas, en 1588, tras el fracaso de invasión de la Gran Armada.

Celtic Fringe Festival

Por otra parte es digno de lamentar la escasa (si no nula) repercusión que el evento, en el que participó nada más y nada menos que un navío de la Armada española, tuvo en los medios de comunicación de España, atrofiados por la estupidez y la finanza que los nutre. Me extrañó que las noticias sobre el evento, publicadas hasta la saciedad por las redes sociales del Celtic Fringe Festival y la Grange and Armada Development Association, y, en menor medida, aunque también, por la Armada española, no llegaran a los principales medios de comunicación de este país, o, al menos, a los regionales. En efecto: la noticia no había trascendido. Únicamente en un pequeño diario digital y en la página web de la Armada se hizo eco el evento, al que, por otra parte, los medios irlandeses arroparon adecuadamente, desde la RTE (el equivalente irlandés a la RTVE española), hasta los periódicos regionales más modestos.

Es una verdadera lástima que en España no recordemos las hazañas de nuestros antepasados, aunque, por otra parte, es un auténtico orgullo el que haya otros que las conmemoren. Gracias, Irlanda, por recordarnos la grandeza de otra época. Este historiador, por su parte, seguirá atento a los movimientos de la Grange and Armada Development Association, y a la espera del Celtic Fringe Festival 2017 en Grange, condado de Sligo, Irlanda.

Continúa el camino...
Los emperadores de Roma
40 años sin Jan Patocka: sus “Ensayos heréticos”
Skanderbeg: el cruzado del Adriático
‘La Guerra de los Doscientos Años’ de Abulafia: una obra necesaria

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar