Home > Historia > Arqueología de la Reconquista

Arqueología de la Reconquista

Fernando Bonete Vizcaino

La Reconquista, una construcción historiográfica (siglos XVI-XIX) es ya una nueva obra a considerar entre el catálogo de aquellas que observan la Historia de lado, que la miran con otros ojos y que se asoman al precipicio de los siglos desde un ángulo diferente. Fruto de un intenso estudio doctoral, la obra de Martín Ríos Saloma propone un nuevo y original acercamiento al proceso de la pérdida y recuperación de España, cuyas motivaciones han sido estudiadas y entendidas de la forma más diversa a lo largo de los cuatro siglos de historiografía que son objeto de análisis.

La aparición tardía del término reconquista (1796) sorprenderá a priori por el común uso que del mismo se hace en la actualidad. Sin embargo, este factor es determinante para comprender que la conciencia historiográfica moderna sobre las luchas hispano-musulmanas no siempre fue acorde con épocas precedentes. Ríos Saloma se plantea precisamente el reto de estudiar esta evolución conceptual que provocó la paulatina sustitución de la “recuperación” de España por la “reconquista”, entendida así por el posicionamiento nacionalista cuya perspectiva positivista y pretensión política fue ganando terreno a la teleología religiosa y étnica a partir del siglo XIX y que perdurará hasta nuestros días.

Con una intención de larga duración y perspectiva histórica, pero siempre unificado por la común metodología que examinará la conquista musulmana de 711 y la posterior resistencia astur y catalana, el recorrido propuesto por Martín Ríos comienza en el siglo XVI.  Las crónicas generales de Garibay, Ocampo, Morales, Sandoval y Mariana son algunos de los escritos que servirán de apoyo documental para este periodo en el que la recuperación de España es entendida como “restauración”, fruto de la concepción eminentemente religiosa de los historiadores del XVI y de que el cristianismo y la monarquía nunca llegó a ser depuesta por la invasión de los “infieles”. La resistencia es comprendida como una vuelta a la libertad de la que ha sido despojada el pueblo visigodo por los pecados cometidos por su clase dirigente. Un castigo de Dios que encontrará el perdón en su intercesión para el favorecimiento de la conquista que iniciará Pelayo posteriormente.

La historiografía del siglo XVII será, en este sentido religioso, continuadora de la línea de comprensión providencial del proceso de resistencia, si bien los nuevos acontecimientos históricos inauguran una nueva vía de aportación de acento político. El acceso de Felipe V al trono y la intención de justificar el quiebre dinástico conlleva la voluntad de eruditos como Núñez de Castro de establecer los antecedentes y correspondiente realidad históricos de al unidad española. Es esta precisamente, en palabra de Martín Ríos Saloma, la verdadera aportación historiográfica del siglo XVII: “la construcción de la moderna identidad nacional hispana”. Es el comienzo del sentimiento unificador, el nacimiento de una patria no solo castellana, en la que todos los reinos son partes de un todo. De ahí que resulte capital para el análisis propuesto la revisión de obras de catalanes como Andreu Bosch, Joseph Blanch o Esteban de Corbera, estudiosos que pretenden justificar la participación del Reino de Cataluña en el proceso de recuperación peninsular.

Esta concepción unificadora ampliará sus dimensiones expresivas en lo cultural, económico y social a finales de siglo, para contar ya en el XVIII con el anhelo de veracidad que el creciente gusto científico imprimió gradualmente al estudio histórico. Los autores de esta centuria intentarán llenar los vacíos existentes y buscarán nuevas explicaciones de carácter riguroso a aquellos episodios imbuidos completamente de un significado religioso que ya no consideran suficiente. Es a finales de este periodo cuando surge el término “reconquista”.

El afán dieciochesco es un paso más hacia la construcción del edificio nacionalista que la nueva tenacidad positivista pretende alzar. Aunque la motivación religiosa sigue siendo factor a tener en cuenta por historiadores y eruditos pertenecientes a toda corriente de pensamiento, pocos son los paralelismos a trazar entre el siglo XVI y la época decimonónica. La irrupción francesa a comienzos del siglo es crucial para entender la reacción de los intelectuales sobre el papel, así como la respuesta a interpretaciones extranjeras sobre los acontecido en el VIII. Se trata de una nueva invasión que servirá a los historiadores para trazar en sus estudios una férrea voluntad de defensa en torno a la cuestión nacionalista y de una España unida que encuentra su apoyo en la reconquista.

La obra de Martín Ríos Saloma es, cuanto menos, exhaustiva; preclara y singular en su novedosa comprensión de la historiografía de una cuestión tan importante para la Historia de España y a la vez tan estudiada, pero nunca desde este inédito prisma. La Reconquista, una construcción historiográfica (siglos XVI-XIX) es, a un mismo tiempo, diligente en sus resultados y también ventana a nuevos interrogantes que surgirán a lo largo de su lectura; cuestiones que merecen futura dedicación para completar la inagotable arqueología que es la Historia.

__________________
– Otras reseñas en la sección Libros

Continúa el camino...
Cien años de literatura a la sombra del Gulag (1917-2017)
Blancos contra rojos: la Guerra Civil rusa
«El mundo». Millás como la calle de tu infancia
Eduardo Halfon: el «Duelo» como proyecto literario

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar