Home > En portada > «Westworld», el rompecabezas perfecto

«Westworld», el rompecabezas perfecto

Ficha técnica

Título: Westworld

Director: Jonathan Nolan

Guion: Ed Brubaker (basado en la novela de Michael Crichton)

Producción: HBO / Warner Bros / Bad Robot

Fotografía: Paul Cameron

Música: Ramin Djawadi

Reparto: Anthony Hopkins, Ed Harris, Evan Rachel Wood, Jeffrey Wright, Thandie Newton, James Mardsen, Ben Barnes, Rodrigo Santoro

Duración: 60’ (10 episodios)

País: Estados Unidos

Año: 2016

 

 

Jorge Velasco Fernández
@JorgeVF88


El nuevo producto de Jonathan Nolan –hermano del genial director británico Christopher Nolan–, de la mano de la cadena HBO y con la también producción de Warner Bros y Bad Robot –la productora del mecenas J.J.Abrams– es Westworld, la nueva serie futurista basada en la película Almas de metal (Michael Crichton, 1973), y con la que va a tratar de repetir el éxito cosechado con Person of interest.

La serie versa acerca de un parque temático con ambientación en el oeste americano un tanto futurista dirigido por el Dr. Robert Ford (Anthony Hopkins). Allí, los visitantes conviven con androides de apariencia humana con los que podrán vivir experiencias salvajes y sentirse un colono de las estepas norteamericanas teniendo la seguridad que los androides en ningún momento les pueden hacer daño. Entre los androides destaca una joven granjera, Dolores Abernathy (Evan Rachel Wood), su novio, el joven y apuesto Teddy Flood (James Mardsen), una madame del cabaret del pueblo, Maeve Millay (Thandie Newton) y su novio, el «macarra bandolero» Héctor (Rodrigo Santoro). Entre ellos se encuentran civiles como Logan (Ben Barnes) y Wyatt (Sorin Brouwers), dos amigos que van a vivir una aventura como despedida de soltero del segundo. El hombre de negro (Ed Harris), que pulula por el parque a sus anchas, sembrando el pánico y buscando una puerta que le lleve al centro y origen del parque, a la zona prohibida. Una zona donde viven en «paz y armonía» tratando de mejorar el parque y a los androides o, al menos, eso es lo que da a entender.

westworldCuando un androide muere en el parque, es recogido y llevado a las salas de reconstrucción, para que allí el equipo del Dr. Bernard (Jeffrey Wright) vuelva a dar vida a estos personajes principales para estar cuanto antes de vuelta en el parque. El gran quid reside en que estos personajes principales poco a poco van cobrando consciencia gracias a mejoras que introduce en ellos el Dr. Ford. Esto llevará al hombre de negro a visitar el parque una y mil veces hasta dar con ese misterio porque un parque no debería en sí cambiar su apariencia.

¿Los androides finalmente pueden pensar por sí mismos? ¿Los androides son buenos por naturaleza? ¿Y los visitantes, son buenas personas? ¿Realmente qué van buscando?

HBO ha realizado un producto fantástico, muy original y lleno de emoción a medida que van pasando los capítulos. Hemos de advertir que el primer capítulo casi no engancha, y puede llegar a aburrir, pero luego cuando el rompecabezas inicial empieza a cobrar sentido, y cada personaje va desarrollando su historia personal programada y quiere cumplirla hasta el final, va generando en el espectador y en los propios visitantes del parque la sorpresa y emoción de querer llegar al final de dichas tramas. Además, surgen los siguientes interrogantes: ¿los androides finalmente pueden pensar por sí mismos? ¿Los androides son buenos por naturaleza? ¿Y los visitantes, son buenas personas? ¿Realmente qué van buscando?

Nolan ha creado una serie con bastante carga psicológica que va enclaustrando al espectador en la butaca a medida que avanza la serie. Y culpa de ello la tiene el excelente equipo con el que se ha rodeado: un guionista de éxito, un músico en boga tras la banda sonora de Juego de Tronos, y un reparto oscarizado hacen que el producto sea todo un éxito. Westworld es sin duda una de las series más novedosas del panorama. Todo lo que propone es savia nueva, pese a que sea un remake de un filme de 1973. Es cierto que ha corrido el riesgo de jugar a que el espectador tenga que resolver un puzzle a través de los capítulos. Pero es que, además, cuando uno llega al final, y ata todos los cabos, lo que le queda no es más que rendirse ante el estado de gracia del guionista. Así podremos terminar diciendo: ha merecido la pena. Es una serie que deja satisfacción personal en el espectador. Y hacía tiempo que tanto un filme como una serie no lo lograba, lo cual, es sinónimo de éxito.

westworld

Continúa el camino...
«Mindhunter»: buena intención pero fallo de ejecución
La irresponsabilidad de no leer a Jordi Amat
Pablo, el apóstol del que se podría sacar más provecho
Nuccio Ordine: clásicos para salvarnos

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar